in

Turismo de salud: buen momento para su gran despegue

Turismo de salud: buen momento para su gran despegue
Turismo de salud: buen momento para su gran despegue

Tal vez ahora, como nunca antes, sea el mejor momento para el despegue a gran escala del turismo de salud en Cuba, una modalidad de mucha demanda en estos tiempos, en el ámbito internacional.

Sobran razones para entender que vale la pena aprovechar esta etapa cuando la rama de la salud pública, efectiva y consolidada en el país, resplandece ante los ojos del mundo, por su reconocido avance y la generosidad y el amor por la humanidad demostrados por sus competentes profesionales.

A partir de las diversas campañas de promoción y los paquetes comerciales más difundidos se sabe que las ofertas cubanas se ubican de forma permanente en muchas presentaciones internacionales, de los sectores involucrados con el desarrollo de la modalidad y en disímiles foros de otros contenidos, en los cuales se resaltan logros sociales de la Isla.

Pero, también se ha podido apreciar, al menos en el sector del turismo, que tales programas se destacan como una variante dentro de la diversificación del producto ofrecido.

Las ventajas del momento, son casi inobjetables, pero tampoco significaría abrir competencia ante el turismo convencional de sol y playa, bien posicionado en los mercados como sello distintivo que da tanto realce a esta Isla en el orbe,  aunque muy bien podrían combinarse de manera armoniosa, en tanto se van conquistando espacios de prioridad en los segmentos donde corresponda comercializar mejor el turismo de salud.

Al parecer, este tema cobra más notoriedad en el país. Marcia Cobas, viceministra cubana de Salud Pública, declaró ante la prensa nacional que el turismo de salud es otra línea de negocios de vital importancia para la Isla y que existe el propósito de incrementar notablemente los ingresos por ese concepto. Explicó que con tal propósito se trabaja en las instalaciones de salud para dotarlas de confort, tecnologías, equipamiento y condiciones comparables con las de otras naciones de la región.

Igualmente, en el reciente Foro Empresarial realizado en Panamá, a propósito de la Cumbre de Las Américas, Cuba expuso los avances del sector de turismo. Eduardo Acosta, presidente del Grupo Hotelero Gran Caribe al hablar de las líneas estratégicas de esa esfera mencionó el interés por diversificar la propuesta turística cubana con otras modalidades como el turismo de salud, así como el de naturaleza, la náutica, el crucerismo y los circuitos, con el objetivo de complementar  la oferta de sol y playa.

Hace un par de meses, la página web Granma.cu dio a conocer que “el diario estadounidense The New York Times publicó en su versión impresa un reportaje sobre las potencialidades que se abren para el turismo de salud en Cuba a partir del nuevo escenario de las relaciones entre ambos países”. Aunque también se aclaró que las leyes del bloqueo aún hacen extremadamente engorrosos los trámites para que un estadounidense acceda a los servicios médicos cubanos.

Otro medio de prensa digital explica que” para Cuba el turismo médico constituye un nicho a tener en cuenta y explotar con más fuerza, como parte del propósito y la voluntad gubernamental de gestionar mecanismos nuevos que contribuyan a oxigenar al sector  de la salud, siempre necesitado de dividendos y recursos frescos que se reviertan en función de su propio desarrollo”. Aunque otro reporte de esa misma fuente refiere que el turismo de salud dispone, únicamente, del 1,6% de las habitaciones hoteleras del país.

 Vale añadir datos del cierre del turismo el pasado año, cuando el país disponía de unas 62 500 habitaciones hoteleras. Se ha dicho que para el próximo 2016 las instalaciones ya superarán los 74 000 cuartos; mientras  los planes hasta el año 2020, anuncian el avance continuo para sumar 85 000 capacidades.

No obstante, la carencia de datos impide tener una idea más exacta sobre lo hecho y lo que falta por hacer en esta variante turística que va tomando auge a escala global. Hasta el momento, la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONAI), en sus reportes del año publica la cantidad de visitantes y excursionistas, así como los mercados de donde proceden los viajeros.

Dicha Oficina en el resumen anual sobre algunos indicadores de la gestión del turismo menciona, por ejemplo, los ingresos de las entidades por conceptos como alojamiento, comercio minorista, gastronomía, transporte, recreación y otros, pero nada se dice sobre resultados correspondientes a las modalidades especializadas como es el caso del turismo de salud.

Subtitular: Pero se mueve

Aunque no tenga aún el protagonismo deseado a partir estrategias surgidas de la voluntad estatal, el turismo de salud no está estancado ni inmóvil, por el contrario, siempre ha estado presente en los programas ofrecidos al mercado internacional.

No obstante, se espera que esta modalidad avance mucho más, en concordancia con el vertiginoso desarrollo de otras variantes de la industria turística y al calor del reconocimiento alcanzado por el sistema de salud del país, cuya eficacia la confirman los altos indicadores de salud pública y la demanda mundial de colaboración, que actualmente mantiene a más de 50 000 profesionales del ramo prestando servicios en 67 países.

En esta temática sobresale hasta ahora la compañía Servimed, iniciadora de la modalidad hace unos 20 años, poseedora de amplia infraestructura y sugestivos programas  que le han permitido mantenerse en la avanzada para atraer a los foráneos interesados o necesitados de los diversos servicios médicos cubanos de probada calidad y de programas para el mejoramiento de calidad de vida, que se brindan en esta isla caribeña.

Dicha entidad, en estos tiempos se presenta al mercado con el nombre de Turismo y Salud S.A y trabaja en colaboración con la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos. A finales del pasado año, se supo que para encauzar su labor SERVIMED establece contratos de colaboración con más de 70 touroperadores y agencias internacionales, de diferentes regiones del mundo. Sus principales mercados han sido Canadá, Angola, Brasil, Argentina, Perú, México y las islas anglófonas del Caribe; en tanto, los clientes europeos provienen de Serbia, Rusia, Alemania e Italia.

Alrededor de una decena de programas médicos promueve en su portal web, en el cual se explica que es una empresa especializada en la prestación de servicios de salud en tres direcciones básicas: preventivo, médico asistencial y de  rehabilitación, así como el desarrollo de programas de calidad de vida.

Muy singular resulta la red de farmacias internacionales que posee en el territorio nacional para garantizar “la distribución y venta de medicamentos y accesorios médicos”, precisa el texto promocional. Igualmente gestiona  otra red llamada Ópticas Miramar para “servicios de refracción y contactología, ventas de armaduras oftálmicas de diferentes estilos y reconocidas marcas, lentes orgánicos de visión sencilla, bifocales, progresivos blancos, así como de accesorios ópticos”.

Se suman a las ofertas dos Spa, uno ubicado en Varadero y otro en Cayo Coco, los cuales proponen incontables servicios en torno a la calidad de vida, asimismo, la entidad aprovecha las nuevas tecnologías de las comunicaciones para promover las ventas en línea.

Con sugestivos nombres a tono con el turismo, en las llamadas Clínicas del Sol promueve atención médica primaria las 24 horas del día, y se dice que funcionan como unidades de evaluación, diagnóstico y tratamiento primario en las principales regiones turísticos del país. Las mismas están vinculadas con el Sistema Nacional de Salud para hacer remisiones a centros hospitalarios en caso de urgencias mayores.

Esta compañía especializada en turismo de salud, mediante internet explica a quienes visiten su portal web que “su principal garantía de seguridad y calidad la constituye: Cuba como escenario de un pueblo sano, con un sistema de salud  altamente desarrollado”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Inversión extranjera y turismo: Avances visibles en rama inmobiliaria

Cuba, primer país en eliminar transmisión madre-hijo de VIH y sífilis