in

La reforma entra a la macroeconomía

macroeconomía-cubana1

Tal vez una de las noticias más importantes de la reunión del parlamento cubano fue el anuncio del cierre de las empresas deficitarias. Es una buena y mala noticia porque la macroeconomía necesita librarse de ese lastre si quiere despegar pero implica el despido de muchos trabajadores.

Es imposible que la economía nacional logre avanzar si los beneficios de las empresas productivas se pierden sosteniendo a las improductivas, en vez de dedicarse a mejorar la calidad de vida de los cubanos y a reinvertir para lograr mejores resultados en el futuro. Este paso tiene un costo social que debería compensarse para evitar recetas neoliberales. Los desocupados necesitan una alternativa hoy mismo, sea reconvertidos dentro del trabajo estatal, generando mayor espacio en el cuentapropismo o acelerando los permisos para abrir cooperativas.

Y es de esperar que los directivos de esas empresas improductivas no irán a dirigir otras porque eso sería propagar la peste y muy pronto habría que cerrar otras empresas. No se trata solo de que una persona sea honrada y políticamente confiable, para ocupar un cargo de dirección empresarial también debería ser capaz.

Written by ravsberg

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Balneario contaminado, otra opción del verano para los cubanos

Periódico Escambray: Tras la huella