in

Niño de tres años, abusado por su cuidadora en Círculo Infantil

Loading...

El pequeño Samuel con su tío Materno, Yuniel López (foto del autor)

LA HABANA, Cuba – El pasado dos de septiembre el menor Samuel Orlando Martín Reina, de tres años de edad, fue sometido a intimidación y maltrato físico por parte de la educadora encargada de su cuidado.

El hecho ocurrió en el círculo infantil “Florecitas del naranjo”, ubicado en Calle Armando, entre Mario y Alberto, Reparto Santa Amalia, municipio Arroyo Naranjo.

Loading...

Caridad Allegue Piñeiro, bisabuela del menor, refiere que “cuando el niño llegó a la casa yo le preparé un pomo de leche para que merendara, pero cuando él trató de sostenerlo me dijo que no podía, porque le dolía el bracito. Llamé a mi nieto para que lo revisara, y cuando lo hizo descubrimos que tenía varios moretones y arañazos. Le preguntamos qué le había pasado y nos respondió que la seño (cuidadora) lo había tirado contra el escaparate”.

El nieto de Allegue Piñeiro, Yuniel López O’Farrill, tío materno del niño, declaró que “esperé que mi hermana regresara del trabajo, y cuando llegó la acompañé al círculo infantil para indagar sobre lo que había pasado”.

Loading...

Samuel Orlando Marin Reina, de 3 anhos, muestra las lesiones (foto cortesia del autor)

“Cuando llegamos al círculo, nos recibió la subdirectora”, cuenta Yadira de la Caridad Reina O’Farrill, madre del niño. “Luego de explicarle el problema, muy asustada me dijo que se reuniría con nosotros y las educadoras, para conocer quién había sido la responsable y tomar las medidas pertinentes, pero durante la indagación ninguna de ellas aceptó la responsabilidad por el abuso que recibió mi hijo; entonces, la subdirectora llamó al Municipio de Educación y pidió que le enviaran una inspectora”.

La madre y el tío del niño le hicieron saber a la subdirectora del círculo infantil que llevarían al niño al médico para que lo examinen y extiendan un certificado por lesiones, y después vamos a ir a la policía para denunciar el caso.

Yadira de la caridad asegura que más tarde, “cuando me encontraba próxima al Hospital Infantil Ángel Arturo Aballí, ubicado en Calzada de Bejucal, Reparto Alcázar, municipio Arroyo Naranjo, fui alcanzada por la subdirectora y la educadora Yaumara, quienes me pidieron que no hiciera la denuncia, que el problema podía resolverse internamente”.

La madre del pequeño Samuel comenta que “la petición de la subdirectora y la educadora me molestó mucho y les reiteré mi decisión, así que después que salí del hospital me dirigí a la estación de policía del Capri y formulé la denuncia, donde las autoridades no precisan el nombre de la agresora porque yo aún desconocía su identidad”.

Según el testimonio de la madre y el tío del niño abusado, el día tres de septiembre la inspectora municipal se personó en la instalación educativa y, luego de hablar con el personal del centro, pudo conocer que la educadora nombrada Yaumara, y una de las auxiliares, de nombre Madelín, “confesaron haber forcejeado con el niño, porque tenía una ‘perreta’” y que ese podía ser el motivo de las marcas que presentaba en su bracito, pero que “hay que esperar hasta el martes 8 de septiembre para que el jurídico del municipio firme la sanción laboral que se les aplicará a las responsables”.

El círculo infantil donde ocurrió el hecho (foto cortesía del autor)

Reina O’Farrill y su hermano Yuniel confiesan que “nos quedamos perplejos cuando la inspectora municipal nos dijo que la sanción podía ser una rebaja de salario o la separación temporal del puesto de trabajo por un período de seis meses; pero que hasta entonces, las culpables de la agresión contra el niño conservarían su puesto de trabajo”.

Sin embargo, Omara O’Farrill Allegue –abuela del menor–, comentó: “protesté enérgicamente ante la decisión de la funcionaria de conservar en su puesto de trabajo a las responsables del maltrato a mi nieto mientras se decidía la sanción que le aplicarían, y las autoridades de educación modificaron su acuerdo y ordenaron la separación inmediata, nombrando otras suplentes”.

Días después de realizada la denuncia en la policía, las autoridades visitaron el Círculo Infantil para investigar los hechos. La familia accedió a dicha información a través de una fuente cercana a la institución educativa, que prefirió no revelar su identidad por temor a ser expulsada.

El tío de Samuel Orlando ha dicho que “el jueves 10 de septiembre mi hermana recibió una citación oficial para que se presentara el viernes 11 con mi sobrino en Medicina Legal, ubicada en Rotonda de la Ciudad Deportiva, Avenida Boyeros esquina 26, Plaza de la Revolución, La Habana, para realizarle un examen médico y descartar cualquier secuela que pudiera haberle dejado el maltrato a que fue sometido”.

Refiriéndose al examen médico, Yadira de la Caridad señala que “por suerte el niño no sufrió ninguna lesión interna y ya los moretones han ido desapareciendo”.

Citación de la policía a Yadira de la Caridad para que se presentara con su hijo en el Instituto de Medicina Legal (foto del autor)

En el centro de Medicina Legal se encontraba también el instructor policial Teniente Yordiesky Ramos Alba, oficial actuante en el caso quien, según la madre del menor, “me aseguró que la única responsable del abuso contra mi hijo fue la educadora nombrada Yaumara, y que la sanción penal que le correspondía por el delito que cometió es una multa, aunque no precisó la cantidad”.

Al parecer, la investigación policial exoneró de responsabilidades a la auxiliar nombrada Madelín, aunque la inspectora municipal –de quien no se reveló su identidad– había declarado con anterioridad a la madre del menor que la auxiliar había aceptado estar involucrada en el “forcejeo” que lastimó al niño.

En otro momento de su declaración, la abuela del pequeño Samuel informó que “aún no sabemos, de manera oficial, la sanción laboral que le aplicaron a la ‘educadora’ responsable del abuso contra mi nieto. Es cierto que fue separada inmediatamente del círculo, pero yo espero que esa ‘educadora’  jamás vuelva a poner un pie en un centro escolar”.

La familia de Samuel Orlando quedó a la espera de que en los próximos días la dirección del Círculo Infantil y las autoridades municipales de educación les informen oficialmente sobre la sanción dictada contra la educadora que violentó al pequeño de tres años.

“Vamos a exigir que se nos informe de las conclusiones del caso, tanto la sanción laboral como la penal”, afirma la abuela de Samuel. “No pretendemos magnificar el abuso cometido contra mi nieto ni pretendemos promover un escándalo mediático; pero tampoco vamos a aceptar que las autoridades minimicen la gravedad de los hechos”.

Sin embargo el tío el niño, Yuniel López O’Farrill, el opositor político que se presentó en las últimas elecciones a candidatos municipales del Poder Popular, declaró que “todo lo sucedido con mi sobrino debe ser considerado un crimen y castigado con severidad ejemplarizante. Las autoridades escolares, médicas y policiales han actuado como si nosotros estuviéramos exagerando la gravedad del delito cometido contra mi sobrino. Parece que tenemos que esperar que un niño muera a manos de una ‘educadora’ para que los tribunales movilicen la justicia”.

Written by CubaNet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo mantener “inerte” un sistema socialista

Habana sólo para los fieles