in

Sebastián Martínez cuenta su pesadilla tras realizar un reportaje sobre la prostitución en Cuba (+Video)

El empresario español Sebastián Martínez pasó casi dos años de su vida encerrado en diferentes cárceles por un delito de corrupción de menores sin pruebas contra él.

Sebastián trabajaba como director gerente de una empresa turística de Menorca (Islas Baleares) y un día recibió una llamada desde Cuba para ofrecerle una posibilidad de expandir su negocio. Era una trampa. Viajó desde Estados Unidos, hizo escala en Cancún y nada más aterrizar en el aeropuerto José Martí de La Habana, le quitaron el pasaporte y fue detenido.

Este español, residente en Barcelona, casado, y con una hija, participó en el año 2008 en un reportaje de investigación para la cadena Tele 5 de España donde denunciaba la existencia de redes de prostitución infantil en el país caribeño. Grabó a estudiantes que explicaban como se prostituían por unos dólares con el permiso de los profesores que les dejaban ausentarse de las clases. “A Fidel no le gustó nada las imágenes” y se activó la maquinaria de inteligencia castrista para atraparle.

Primero estuvo en la cárcel de inmigración, en La Habana. Allí permaneció 14 días en una celda de tres por dos metros, donde la letrina era un agujero que servía también para el desagüe del agua de la ducha. Luego, pasó al penal de “100 y Aldabó” donde estuvo 27 días incomunicado. “Me machacaron psicológicamente” cuenta el español que recuerda como los peores momentos de su vida los meses de julio y agosto de 2010, al poco de ser detenido, cuando el gobierno cubano no le daba ninguna explicación a él y jamás contestó ningún escrito realizado por el Consulado español, que siempre estuvo pendiente de su situación.

Más tarde fue trasladado a La Condesa, a 65 kilómetros de La Habana, una cárcel para presos extranjeros donde hay latinoamericanos, italianos, franceses, belgas; la mayoría por tráfico de drogas. Le metieron en el barracón número uno, el más peligroso. Recuerda que había 89 personas hacinadas y “para dormir si estirabas un brazo chocabas con el de otro recluso”. Allí permaneció la mayor parte de su calvario.

Otro recuerdo amargo de su estancia era cuando visitaba el comedor de la cárcel. “Nunca comí ahí, era horrible, cada vez que te llevabas la cuchara a la boca tenías varias moscas en la comida, era asqueroso”. Perdió 20 kilos y realizó varias visitas al hospital porque los médicos temían seriamente por su vida.

Y de La Condesa pasó al penal Villa Marista, un antiguo colegio religioso que Fidel Castro expropió a los Hermanos Maristas cuando triunfó la Revolución. “Allí me torturaron expertos policías que empleaban métodos de la antigua KGB”. Le acusaron de haber vendido el documental que se estaba repitiendo durante esos días en un canal de televisión de Miami.

Había días que pensaba en arrojar la toalla, “no lo hice por mi hija y mi mujer Marian” que le ha apoyado en todo momento presionando al gobierno español que le sacara de ahí. Al final, se terminó la pesadilla en enero de 2012. El laborioso trabajo diplomático realizado por el ministro español de Asuntos Exteriores, García Margallo dio sus frutos y consiguió su excarcelación por razones humanitarias.

“Sé quien ha ido a por mí pero no tengo pruebas para demostrarlo”. Es lo más rabia le da a este español que fue “cazado”, condenado sin pruebas y encarcelado por denunciar los trapos sucios que la dictadura castrista quiere ocultar a todo el mundo.

Publicado en Hispanopostblog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Presidente de Lao inicia visita oficial a Cuba

Una mujer embarazada de 8 meses se lanza al mar para salvar a su pequeño hijo.

Una mujer embarazada de 8 meses se lanza al mar para salvar a su pequeño hijo (+Video)