in ,

Créditos bancarios a sector privado cubano se multiplicó por 4 en 2015

Loading...

La concesión de créditos bancarios a trabajadores del incipiente sector privado de Cuba ascendió en los siete primeros meses del año a más de 129 millones de pesos cubanos (5,3 millones de dólares), cuatro veces más que los 31 millones de pesos (1,3 millones de dólares) otorgados en el conjunto de 2014.

El diario oficial Granma publica hoy estos datos en un reportaje en el que admite que el número total de trabajadores por cuenta propia -que ya superan el medio millón en la isla- que ha accedido a líneas de crédito “aún no es representativo del total”, pero sí se aprecia un “despegue” desde 2014.

Este incremento se debe a las “flexibilizaciones” introducidas a partir de la norma inicial y las acciones organizativas llevadas a cabo en las sucursales bancarias, según afirmó al diario el vicepresidente del Banco Central de Cuba, Francisco Mayobre.

Loading...

Hace apenas un mes, el Banco Popular de Ahorro -que opera en todo el país menos en La Habana y que agrupa más del 65% de los créditos otorgados al sector privado- anunció que los trabajadores por cuenta propia podrán solicitar créditos hasta 10.000 pesos cubanos (400 dólares) sin necesidad de presentar avales económicos o garantes, que podrán ser aprobados en un plazo de tres días.

El “cuentapropismo” o ampliación del sector privado es una de las principales medidas adoptadas por el Gobierno de Raúl Castro en su plan de reformas para “actualizar” el modelo económico de la isla.

Loading...

El reportaje de Granma también señala que, desde que en 2012 se permitiera la concesión de créditos a personas naturales, se han entregado ya 5.100 millones de pesos (212 millones de dólares), el 60% de los cuáles se ha destinado a arreglos en viviendas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A un mes de cese de contrato, Cremata se dirige a sus censores

Casi 2 mil migrantes rescatados en el mar Mediterráneo