in , , ,

El trauma de no haber tenido mascota

Las travesuras de nuestras mascotas nos divierten y liberan de tensiones

Yanelys Nuñez Leyva

Gato-yanelysHAVANA TIMES — Nunca he tenido una mascota. De niña mi mamá ponía innumerables reparos, amén de las buenas razones detrás de las que se escudada.

Como por ejemplo, la presencia constante de alergias en mi hermana o la falta de condiciones para el cuidado adecuado de un animal –aunque cuando en un momento las hubo igual desechó esta posibilidad, en beneficio quizás de su salud mental ante las incontables tareas de la casa que tenía que cumplir al tener dos niñas pequeñas en plena década del noventa- .

En fin…lo importante es que nunca pude disfrutar a cabalidad de las bondades de jugar con un perrito, gatito, puerquito etc., provocando esto quizás un distanciamiento radical entre los animales y yo, hasta el punto de causarme un poco de temor.

El hielo se rompió cuando estudiaba en la universidad, con la convivencia un tanto forzada con una gata callejera, puesto que en las noches se metía por cualquier rendija de la casa en que vivía en aquel tiempo.

Poco a poco me fui acostumbrando a su presencia silenciosa y a su agradable compañía.

Pero la felicidad no duró mucho y, cuando tuve que regresar a mi lugar de origen, no pude llevarla conmigo.

Hace pocos días -gracias a un roedor que pernoctaba en casa- mi mamá demandó la visita de un gato y yo no dudé; quizás luego –pensé- la estancia podría durar más.

Él (o ella) ¡era perfecto! Amigable, cariñoso, escurridizo, asustadizo y un tanto pequeño para la alta labor que se le imponía.

La única noche que pudo estar en casa, casi ni dormí, quería jugar todo el tiempo y yo con miedo de que le rompiese algún preciado búcaro a mi mamá.

Pero era tan bueno, tan lleno de energía que no me pesaba tranquilizarlo, jugar con él, quería que me viera como su familia.

Me sentía tan bien a su lado y, por el contrario, mi madre estaba tan molesta, que al día siguiente decidí devolverlo. No iba a soportar la pena que me causaría cuando ella quisiera deshacerse de él. A lo mejor en algún momento, cuando consiga algo de espacio propio pueda saldar esta deuda conmigo misma y eliminar por completo este trauma.

Written by Havana Times

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cafeteros de Holguín prefieren vender su producto en el ‘mercado negro’

Presidente de Guyana pide mejor educación para entender disputas fronterizas