in ,

Un críptico artículo de la prensa oficial es interpretado como posible crítica a Antonio Castro

Antonio Castro, hijo de Fidel Castro
Loading...

Un enigmático artículo de opinión publicado por el periódico oficial Tribuna de La Habana ha provocado especulaciones en internet sobre si se trata de una crítica a los privilegios de los familiares de dirigentes del régimen y, específicamente, a Antonio Castro, hijo de Fidel Castro.

“Gracias a su padre Gulliver junior viaja bastante seguido. Se le ve de gigante disfrutando en costas del Mediterráneo, o de enano aventurero sin problema en su vida, en su visa”, dice el texto, firmado por el periodista Alexander A. Ricardo y publicado el 24 de octubre.

Loading...

“Zarpa a comparar si el azul de otros cielos es tan intenso como el suyo. Navegar en la flota de papá es un privilegio hereditario. Mientras transita por mares calmados, allá en su tierra, otros marineros solo ven pasar las gaviotas. Posee ‘barcos fantasmas’ poderosos. Muy pocos logran verlos pasar”, añade.

“Cientos de pergaminos narran las vivencias del elegido. Noches pausadas en las márgenes del Aomori. Barriles de vinos abiertos en playas hawaianas. Tardes de pesca en la bahía de Sidney”, continúa.

Loading...

“Una vez en casa no cuenta nada. Engaña a los coterráneos con anécdotas sobre naufragios. Describe olas enormes, tormentas interminables, criaturas marinas y las sirenas que cantan; luego agarra el saco y guarda el botín. Los trabajadores del muelle le llaman ‘mar-tirio'”, agrega.

En lo que parece una alusión a las diferencias de acceso a oportunidades, Alexander A. Ricardo dice: “Quien fabricó su brújula no conoce nuevos horizontes. Pareciera resignado a seguir un único rumbo. Las manos de unos tejen las velas de otros”.

“Vuelve a levar el ancla, esta vez parte al norte, donde la frialdad del clima lo distanciaba tiempo atrás. Está bien abrigado y rodeado por secuaces. Abre el mapa y señala el destino. Mira a las estrellas en busca de buenos augurios, porque cuando niño nunca aprendió a nadar”, concluye.

Las críticas a los altos cargos del régimen en la prensa de la Isla, toda bajo control estatal, son prácticamente inexistentes; también las informaciones sobre actividades y privilegios de los dirigentes y sus familiares, que deberían ser de conocimiento público por la relevancia para el cumplimiento de sus funciones.

“Me imagino a los interpretones de oficio. Deben estar comiéndose hasta el pelo. Los supongo sin saber qué hacer”, dijo en su cuenta en Twitter la periodista oficialista Milena Recio sobre el artículo de Alexander A. Ricardo

Tribuna de La Habana no permitió en su sitio en internet comentarios al texto. Sin embargo, el artículo ha provocado debate en el blog del periodista Fernando Ravsberg, quien lo reprodujo.

“Hace ratón y queso en Cuba abundan los Gulliver, los Colón y los Marco Polo, que viajen no es problema, yo solo me pregunto de dónde sale el dinero”, dijo un lector.

Otros señalaron a Antonio Castro como el posible aludido en el artículo.

El hijo de Fidel Castro causó polémica en junio por unas vacaciones de lujo en Turquía y por el comportamiento de sus guardaespaldas, que agredieron a reporteros intentando evitar que tomaran imágenes.

Los cubanos conocieron el incidente a través de medios de prensa radicados en el exterior, como DIARIO DE CUBA.

“Esto es una prueba de la represión que hay en Cuba. Para referirse a los desmanes del junior Castro hay que envolverlo en estas metáforas donde su padre es un gigante”, opinó otro lector del blog de Ravsberg.

Algunos consideraron el artículo más complicado que un “jeroglífico de las pirámides” de Egipto, pero otros vieron en él una posible “denuncia” e insistieron en la procedencia de los recursos de los privilegiados.

“Si de verdad (las autoridades cubanas) son inteligentes deberían comprender que no se puede defender la moral en calzoncillos. En esta era no es tan fácil engañar a la humanidad”, dijo una lectora identificada como Silvia. “La pregunta sería con qué recursos viaja Gulliver por todo el mundo. ¿Lo hace con los del Estado, es corrupto, o tiene ingresos no declarados, por qué los tiene es rico Gulliver y no lo sabemos? Lo cierto es que no es un médico o un maestro”.

Otros lectores expresaron preocupación por el futuro del autor del texto y de la directora del periódico, Marta Jiménez Sánchez. ¿Tendrá el periodista “algún tío o tía que lo proteja de la tempestad que le viene encima aún estando anclado en tierra y sin posibilidad de barco? Ojalá sea así porque al pájaro se le conoce por la cagá y las dictaduras siempre responden”, dijo un usuario identificado como Malanga.

Varios resaltaron que el texto puede haber pasado inadvertido para la mayoría de los cubanos por la falta de referencias informativas para imaginar su presunto significado.

“En un país normal, este ‘trabajo’ llevaría nombres y apellidos, con foto o caricatura incluida. Aquí, solo queda ‘alegrarnos’ por semejante ‘supuesto atrevimiento'”, afirmó un lector que firma como Alabao.

Written by @diariodecuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, inaugura hoy su Primer Congreso

Fuerzas de seguridad turcas arrestaron hoy a 20 sospechosos de pertenecer al Estado Islámico