in

Santos pide perdón en nombre del Estado por masacre de 1985

Primer mandatario colombiano Juan Manuel Santos/Foto: Archivo
Loading...

 

Primer manadatario colombiano Juan Manuel Santos/Foto: Archivo
Primer mandatario colombiano Juan Manuel Santos/Foto: Archivo

 El Universal-.  El presidente Juan Manuel Santos reconoció este viernes la responsabilidad del Estado colombiano en las consecuencias del asalto guerrillero al Palacio de Justicia el 6 de noviembre de 1985 y pidió perdón por los excesos cometidos en la respuesta militar que dejó 98 muertos y 11 desaparecidos.

En el acto de reparación, ordenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en noviembre de 2014, que contó con la presencia del gabinete ministerial, familiares de las víctimas, y cientos de ciudadanos, Santos aseguró que el perdón lo pide “de corazón” y no “para cumplir una orden”, explicó DPA.

El mandatario aceptó la “responsabilidad del Estado colombiano” y pidió “perdón por las desapariciones forzadas” de los empleados de la cafetería del Palacio, así como la de un magistrado.

Loading...

“Por eso -en nombre del Estado- pido perdón por el incumplimiento al deber de prevención con las personas que se encontraban en el Palacio de Justicia, por la violación de sus derechos a la integridad personal, a las garantías judiciales y a la protección judicial”, señaló Santos.

“Aquí se sacrificó a la Justicia y a sus más altos magistrados, además de abogados, funcionarios y visitantes ocasionales del Palacio, y comenzó la tragedia de otros tantos que hasta este momento se sigue descubriendo en todos sus detalles”, aseguró el presidente desde la céntrica Plaza de Bolívar de Bogotá.

Loading...

Asimismo, el jefe de Estado colombiano, quien mencionó a cada uno de los desaparecidos y reconoció a las personas que sufrieron torturas y maltratos, manifestó a los familiares de las víctimas que lamenta “profundamente lo ocurrido”.

“Porque entendemos y acompañamos su dolor. Por eso, reparar el daño que la guerra les ha causado y evitar que otros nuevos compatriotas se conviertan en nuevas víctimas es nuestro más firme propósito”, agregó el mandatario al referirse a los diálogos que celebra desde 2012 con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Cuba.

Según el presidente, el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se caracteriza “justamente por tener en el centro de la solución a las víctimas” y por buscar “la verdad, la reconciliación y el perdón”.

Finalmente, Santos, quien escuchó atentamente los discursos de varios familiares de las víctimas del asalto y los de diferentes funcionarios, pidió con un tono fuerte “que cese el fuego en Colombia para siempre”.

El asalto al Palacio de Justicia ocurrió hace 30 años, cuando un comando del grupo guerrillero Movimiento 19 de Abril (M-19) tomó como rehenes a decenas de personas que estaban en ese momento en el interior del edificio.

En la toma guerrillera y la respuesta militar, que según una Comisión de la Verdad se caracterizó por el exceso de fuerza durante un enfrentamiento que duró más de 24 horas, murieron 11 magistrados, 35 guerrilleros y otras 52 personas, en tanto que 11 fueron declaradas como desaparecidas.

La Fiscalía General reabrió una investigación en 2006, cuando se divulgaron videos inéditos en los que algunos de los desaparecidos se veían saliendo con vida del lugar en compañía de militares.

La Comisión de la Verdad, que reveló sus conclusiones en 2006, aseguró que durante el tiempo que duró el asalto guerrillero y la operación militar Colombia vivió un “vacío de poder” porque el entonces presidente, Belisario Betancur, dejó la solución de la crisis de rehenes al Ejército.

Recientemente la Fiscalía anunció la identificación de los restos de tres mujeres que estaban declaradas como desaparecidas y llamó a declarar a 14 oficiales del Ejército por presuntas torturas a dos estudiantes de Derecho que realizaban prácticas laborales en el Palacio.

En una sentencia anunciada hace un año, la Corte IDH condenó a Colombia por este caso, debido a un “modus operandi” aplicado por agentes estatales que derivó en la desaparición forzada de personas consideradas como sospechosas de participar en la toma. Los únicos condenados por este caso son los generales retirados del Ejército Jesús Arias y Alfonso Plazas, quienes purgan sentencias de 35 y 30 años de prisión, respectivamente.

 

Written by @norismarnavas

Productora de contenido en Cubanos por el Mundo. Locutora certificada. Profesora universitaria. Investigadora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jennifer Lawrence asombra con llamativo vestido en premier de Sinsajo

Abuelas de Plaza de Mayo recuperan a otro de sus nietos