in , , , ,

Temor a que se derogue “ley de ajuste cubano” dispara salida de cubanos

Por mar. La policía Municipal de Isla Mujeres detuvo durante un operativo a 16 balseros cubanos cuando arribaron a las costas quintanarroenses, al intentar refugiarse y posteriormente pedir ayuda en la carretera principal.Riesgo. Una balsa que fue usada por 16 ciudadanos cubanos para llegar a México. Otros están optando por la vía legal.
Por mar. La policía Municipal de Isla Mujeres detuvo durante un operativo a 16 balseros cubanos cuando arribaron a las costas quintanarroenses, al intentar refugiarse y posteriormente pedir ayuda en la carretera principal.Riesgo. Una balsa que fue usada por 16 ciudadanos cubanos para llegar a México. Otros están optando por la vía legal.
 

Junto a decenas de compatriotas suyos, el cubano Álex González espera que cambie su suerte frente a la Estación Migratoria Siglo XXI en Tapachula, Chiapas, la más grande de América Latina. La frontera sur mexicana está recibiendo una oleada de cubanos que quieren alcanzar Estados Unidos. Salen de Cuba como turistas hacia Ecuador en avión y de ahí siguen el viaje por aire, en autobuses y hasta lanchas para llegar a México, cuenta González.

“Todo el viaje es un calvario, pero vale la pena. Por la vía marítima, por la que también se puede llegar a Estados Unidos, se cuida uno del mal tiempo. Por la ruta de tierra, llegando a Ecuador, se tiene uno que cuidar de todo el mundo: desde los enganchadores y coyotes (traficantes) hasta de los policías que los extorsionan y asaltan”, dice.

Desde que Cuba y Estados Unidos normalizaron sus relaciones en diciembre, el fenómeno se ha intensificado, aparentemente porque muchos cubanos temen que se derogue la llamada “ley de ajuste cubano”, que les permite obtener con facilidad la residencia al pisar suelo estadounidense pese a haber entrado de forma irregular.

Los cubanos arriban en grupos, caminando, a entregarse voluntariamente en Tapachula para obtener un “salvoconducto” que les permita cruzar México sin problemas. Se trata de un permiso que les dan las autoridades para salir del país o regularizarse en un plazo de 20 días. Y todos enfilan hacia el norte.

El tema migratorio es uno de los que se trató el viernes en el marco de la primera visita de Estado que el presidente de Cuba, Raúl Castro, realizó a México.

El trámite para obtener el “salvoconducto” puede durar varios días, incluso meses. Algunos, los que tienen el dinero, optan por alojarse en hoteles. Otros se ven obligados a permanecer dentro de la estación migratoria. Se calcula que hay unos 300 cubanos adentro desde hace meses a la espera de que concluyan sus trámites.

Empresas de transferencias internacionales de dinero, por medio de las cuales los cubanos reciben envíos de sus familiares en el exterior, han tenido escasez de efectivo en Tapachula.

Eso le ocurrió a González. “Mi hermano me envió 600 euros de Italia y aquí dicen que no tienen para pagar cuando es el dinero de nosotros y nos cobran una comisión”, afirma.

Travesía

Él, como decenas de sus connacionales que aguardan en la estación migratoria, salieron de Cuba hace unos 30 a 45 días rumbo a Ecuador, uno de los pocos países que no pide visado de turismo a los cubanos.

“El equipo mío era de 25 personas que logramos llegar, pero en el camino de Ecuador hasta México hemos sufrido robos de parte de policías y de asaltantes, pero ya logramos llegar y esperemos que en unos días más podamos estar en Estados Unidos, en libertad plena”, confía.

Un ingeniero en minas, que prefirió no dar su nombre, relató que su travesía duró 18 días cruzando siete países desde su salida de Cuba hasta su llegada a Tapachula.

“Salí de Cuba en avión hacia Ecuador, de ahí pasé por Colombia, Panamá, Costa Rica, Honduras, Nicaragua y Guatemala, hasta llegar aquí. En todos me presenté a las autoridades migratorias”, señala. Su salida de Cuba fue por motivos económicos.

Hay parejas con hijos que han logrado llegar a México, aunque en estos casos el trámite para el “salvoconducto” tarda más porque, de acuerdo con funcionarios, tienen que verificar que verdaderamente sean los padres de los niños e incluso en algunos casos hacer pruebas de ADN.

Según González, la mayoría sale de Cuba por problemas económicos, falta de oportunidades de trabajo o persecución política, como asegura que ha sido en su caso.

Publicado en La Prensa Gráfica

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fotogalería: Carolina de Mónaco en Cuba

¡Abajo el embargo! ¿Y las libertades ciudadanas?