in ,

Una cubana emprendedora asume la recreación infantil por cuenta propia

Mislenis Gil Gómez habla de su proyecto Mar y Sueños

Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES — En la esquina de Oquendo y Carlos III (Salvador Allende), ocurrió uno de esos tantos derrumbes propios de La Habana actual. Escombrado el lugar, quedaron 900 metros cuadrados clamando por algún empleo útil. Finalmente, Mislenis Gil Gómez consigue reunir cada tarde a cientos de niños compartiendo la iniciativa de un parque inflable.

“Estamos en los comienzos, como usted puede ver, funcionan tres castillos inflables, la cama elástica, una piscina y el área especial para niños pequeños, además de los carritos que pueden pasearse por todo el local. ¡Ah!, no puede faltar, un payaso contratado por nosotros sin pago previo por parte de los visitantes.”

HT: No es común un parque recreativo infantil fuera de la iniciativa estatal. ¿Resultó difícil la licencia?

Llevo aquí dos meses. Licencia y demás acciones legales fueron fáciles. Ningún impedimento estatal, cuando vienen a chequear, por ejemplo, «Higiene y “Epidemiología» hicieron algunos señalamientos válidos, fueron cumplimentados y así vamos. Más bien nos alientan a terminar el proyecto, porque es en función de la comunidad, de los niños.”

HT: Es complejo dedicarse a los más pequeños, ¿Tus afanes se relacionan con tu propia vida?

Yo viví en España 15 años, allí aprendí del capitalismo, de valerme por mí misma, buscar de qué vivir. Me gusta dirigir, emprender algo y verlo realizado. Por supuesto, adoro a los niños y verlos divertirse es un placer. Pensemos que los padres no pueden tener a sus hijos siempre en casa, necesariamente deben llevarlos a algún sitio, ¡ahí estamos nosotros!

HT: ¿Precios? ¿Se cobra la entrada?

La entrada es libre, se cobran las instalaciones a cinco pesos por cinco minutos, siempre en moneda nacional. 25 pesos o su equivalente, un CUC, por media hora tratándose del área especial para menores de cuatro años, donde ofertamos juguetes propios de esa edad. Aclaro que en parques similares, privados, es igual, solamente La Maestranza en La Habana Vieja, estatal, cobra 3 pesos.

Debemos considerar que es un parque de barrio, aunque bien ubicado en Centro Habana. De viajar hasta el casco histórico de la ciudad, los clientes gastarían necesariamente mucho más.

HT: Por cierto Mislenis, al comienzo hablaste de un proyecto en ejecución, ¿qué falta?

Tenemos cinco castillos aún sin montar, el área está todavía subutilizada. La idea es delimitar espacios, con gastronomía de un lado, estancia placentera para padres, madres y familiares; de la otra parte, los chicos disfrutando bajo nuestra total responsabilidad, así la familia se relaja. A plena capacidad serán aproximadamente 150 pequeños a la vez, dadas las obligadas rotaciones, cada día recibiremos miles de visitantes en el pequeño paraíso que estamos creando.

HT: El Estado brinda facilidad de préstamos a los cuenta propistas, ¿te interesa la oferta?

De préstamos nada, no me interesa y ni siquiera he averiguado. Avanzo con lo mío, no deseo estar endeudada. Ni en Cuba ni antes en España pedí créditos, si quería comprarme algo, esperaba a tener el dinero para hacerlo.

Una visita de sábado indica buena concurrencia al caer la tarde. El Payaso “Mantequilla” hace reír a los chicos y a la par vende entradas. El custodio ayuda a un varoncito con cara de “el malo de la película”, guiando su coche por entre los entretenidos presentes. La muchacha usualmente en la taquilla de control va hacia el castillo “Germán”, porque un niño, al parecer, no encuentra su diversión allá dentro. Viene la obligada pregunta:

HT: ¿Cuál es tu criterio a la hora de seleccionar a los trabajadores?

Creo en los jóvenes con sangre en las venas, energía, simpáticos y pacientes a la vez. Cuando los veo caminar sé si valen para este trabajo. Tenemos cinco trabajadores. De acuerdo con la ley, podemos contratar cinco personas adicionales sin necesidad de impuestos extras, eso pertenece al futuro.

HT: ¿El salario, tal vez lo más polémico entre cubanos?

El mínimo obligado por ley ronda los 500 pesos, pagamos mucho más, aún cuando estamos en camino. Inculco a mis trabajadores la necesidad de enfrentar obligaciones, estar aquí es mejor que en la calle. Esto es capitalismo, soy la dueña y les pago para que trabajen. Si juntos avanzamos, el futuro será mejor para todos, aumentará el salario, trabajarán en buenas condiciones, con niños, se sentirán útiles y parte de un proyecto común.

HT: ¿Cómo aprecias el futuro?

Organizo mis prioridades, esta semana arreglo una pared, la próxima otra y la que viene arriba tal vez el baño. Nunca dejamos de abrir, ni siquiera un día en el mes, muchas veces el dinero solamente cubre los gastos, es suficiente porque mantenemos abierto el lugar, no defraudamos las expectativas.

HT: Rechazas la ayuda estatal, ¿podrías resumir tu filosofía?

Dejar a cada cual hacer con su proyecto, avanzar por sí mismos, que cada persona sea responsable de lo que está haciendo. A mí que me dejen, lo que yo sea capaz de hacer es lo que yo voy a tener. Si la casa es tuya, arréglala tú.
—–
Vicente Morín Aguado: [email protected]

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentro teórico destaca en el Visuarte de Cienfuegos.

Cuba enfrentará a Corea del Sur en cuartos del Premier 12