in ,

Cubanos en Costa Rica: ‘Nos han ayudado y eso lo vamos a recordar por siempre’

consejo de ministros de Belice continúa reunido decidiendo ayuda para los cubanos
Cubanos varados en Costa Rica. (

Tras dos semanas varados en Costa Rica, los emigrantes cubanos han entablado lazos afectivos con los ciudadanos del país, en su mayoría colaboradores de los albergues.

“Los ticos son maravillosos. Nosotros sabemos que es agotador para ellos tener que atender esta situación durante tanto tiempo, sin embargo nos tratan de manera agradable. No me puedo quejar”, dice Julio César Martínez, albergado en el Colegio Nocturno de La Cruz, provincia de Guanacaste.

De los 2.000 cubanos que se encuentran en ese pueblo, ubicado en la frontera con Nicaragua, algunos han tenido la suerte de ser recibidos en casas familiares.

Lázaro Fernández está desde hace diez días, junto con su esposa Teresa y su hijo Pedro, en el hogar de Gabriela Ureña.

“Ya somos parte de la familia”, comenta Fernández entre risas. Asegura que, a pesar de la difícil situación, el trato ha sido “de lo mejor”.

Ureña, que es jefa de hogar y tiene solo una hija de ocho años, afirma que la experiencia la ha enriquecido. “Me gusta saber que estoy ayudando a gente que lo necesita. Han sido personas maravillosas, muy llenas de Dios y con una fe enorme. De verdad espero que puedan cumplir su sueño de llegar a Estados Unidos.

Con respecto a los gastos de la casa, asegura que sus huéspedes “básicamente cubren sus propias necesidades. Nosotras les damos el techo”.

Enrique Castro vive una situación diferente. Viaja con amigos y se tuvo que acoger a un albergue. Explica que no es fácil pasar los días en suelo tico, pero “no podría pedir más”.

“El costarricense es ‘pura vida’, como dicen aquí, son muy simpáticos y amables, y sus mujeres son hermosas. En todo momento nos han ayudado y eso lo vamos a recordar por siempre”, recalca.

Compara la acogida de los costarricenses con el trato que recibieron hace 15 días en Nicaragua, de donde fueron expulsados por el Ejército.

Eliana Madrigal es colaboradora en el albergue del salón multiusos del cantón de Upala. Lleva cinco días brindando sus servicios de forma gratuita para la atención de los cubanos.

“Son de admirar”, dice. “He escuchado la historia de muchos y de lo que han vivido para llegar hasta aquí y estoy sorprendida porque no pierden su carisma, son muy chistosos. A veces ponemos música para bajarles el estrés de su espera aquí y muchos se apuntan a bailar; creo que ese sabor lo traen en la sangre”, opina.

Si bien es cierto que no todo es color de rosa en la estancia de los cubanos, los involucrados en la crisis defienden que el saldo del despliegue de emergencia es positivo.

“No se puede tapar el Sol con un dedo, hemos tenido inconvenientes con algunos de ellos a la hora de hacer las filas para repartir las comidas y en la noche, a la hora de cerrar los albergues. A pesar de esto, se trata de una minoría. Lo cierto es que los cubanos han demostrado ser personas buenas y agradecidas”, señala Gloria Bolaños, coordinadora del albergue de Guatuso.

“Pasamos mucho tiempo con ellos y eso ha servido para hacer amistad; algunos llegan y me cuentan sus problemas y preocupaciones y me gusta escucharlos para ver cómo puedo ayudar”, concluye.

Unos 4.000 cubanos están varados en territorio costarricense. La mitad de ellos se concentra en albergues del cantón fronterizo de La Cruz.

Written by @diariodecuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La naturaleza contraataca y la reunión de París

cubanos

57 menores y una docena de embarazadas entre los migrantes