in

Futuro de la Exploración Petrolera de Cuba en Aguas Profundas del Golfo de México y La Protección al Medio Ambiente (parte 1)

Mapa-del-Golfo

Entre las medidas anunciadas por el presidente de los Estados Unidos el 17 de diciembre de 2014, dentro del marco de la nueva política de normalización de relaciones diplomáticas y comerciales entre Cuba y los EEUU, están la protección del medio ambiente y la de negociar la frontera marítima compartida con México del Polígono Oriental del Golfo de México.

Un posible acuerdo tripartito entre los EEUU, México y Cuba sobre los límites de la plataforma continental del Polígono Oriental del Golfo de México abrirá amplias oportunidades para Cuba poder explorar nuevas áreas que pueden tener grandes reservas de hidrocarburos por descubrir. Esto pudiera significar un punto decisivo a largo plazo para el desarrollo económico de Cuba y su futura seguridad energética, así como la protección medio ambiental del Golfo de México; un ecosistema de una superficie de 1.5 millones de kilómetros cuadrados compartidos entre los EEUU, México y Cuba.

“Los Estados Unidos trabajará con Cuba sobre asuntos de interés mutuo y que avanzan los intereses nacionales, como… la protección del medio ambiente… entre otros temas.” “Establecimiento de negociaciones con los gobiernos de Cuba y México para discutir la frontera marítima no resuelta en el Golfo de México:

• Los acuerdos previos entre Estados Unidos y Cuba delimitan el espacio marítimo entre los dos países dentro de 200 millas náuticas de la costa. Los Estados Unidos, Cuba y México extendieron la plataforma continental en un área dentro del Golfo de México en donde los tres países aún no delimitan frontera alguna.

• Los Estados Unidos están preparados para invitar a los gobiernos de Cuba y México para negociar las fronteras marítimas compartidas en el Golfo de México.” The White House, Office of the Press Secretary, December 17, 2014; FACT SHEET: Charting a New Course on Cuba.

Los resultados de compañías internacionales de petróleo en sus actividades exploratorias en aguas profundas al norte de Cuba en el 2012 fueron desalentadoras; pero no significa necesariamente que no existan importantes reservas de petróleo o gas natural en los 112,000 kilómetros cuadrados de la zona económica exclusiva(ZEE)¹ cubana del Golfo de México. El área explorada solamente representa aproximadamente un cinco por ciento de la superficie total de la ZEE cubana del Golfo de México; lo que significa mucho más trabajo por hacer.

Es cierto que los avances tecnológicos de los últimos diez años, como las variaciones en las propiedades magnéticas de las formaciones rocosas, las pruebas de conductividad eléctrica, la medición de la velocidad de las ondas sísmicas, y el desarrollo de complejas imágenes sísmicas en 3D y 4D han aumentado las probabilidades de un descubrimiento comercial de hidrocarburos; pero en zonas vírgenes la industria está aún plagada por una proliferación de “pozos secos”. Las tasas de éxito para la perforación exploratoria es de alrededor de un 35% en Estados Unidos. De acuerdo con cifras publicadas por el Departamento de Energía de Estados Unidos en el año 2001 se perforaron 3,142 pozos exploratorios de los cuales 1,733 (55%) fueron “pozos secos”. Esa misma tasa en el año 2011 fue de un 36%; 1,073 pozos secos de un total de 2,978 pozos exploratorios.

La multinacional estadounidense Conoco-Phillips recientemente reporto dos pozos secos en aguas profundas; el pozo Omosi en Angola, a una profundidad total de 20,666pies (6,299 m), y el pozo Harrier en el Golfo de México a una profundidad total de19,400 pies (5,913 m). El costo total de estos dos fracasados proyectos fue de $482 millones usd; demostrando una vez más la complejidad y alto costo que enfrenta la industria en sus actividades exploratorias en aguas profundas.

Written by ravsberg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Peso argentino se deprecia 42% tras fin de restricciones cambiarias

Disidentes cubanos rechazan en Washington acercamiento Obama-Castro