in ,

EEUU reitera que, por ahora, no planea cambiar la Ley de Ajuste Cubano

 

Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca

Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca

HAVANA TIMES (dpa) — La Casa Blanca reiteró hoy que no planea cambiar la Ley de Ajuste Cubano, que muchos consideran que es la causante de la actual crisis migratoria de cubanos en Centroamérica.

“No hay planes de momento de cambiar esa política”, dijo en rueda de prensa el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, al ser consultado por un periodista sobre los aproximadamente 8.000 cubanos varados en Costa Rica que esperan poder atravesar legalmente Centroamérica y México para emigrar a Estados Unidos.

El portavoz de la Casa Blanca recordó que la Ley de Ajuste Cubano data de los años 60. “El objetivo de esa ley es ofrecer a los cubanos una forma segura, ordenada y legal de emigrar a Estados Unidos”, dijo Earnest, que recordó que “este proceso es único para los migrantes cubanos por la situación política única en su país de origen”.

Unos 8.000 migrantes tienen pasaporte y se encuentran en Costa Rica con visa temporal desde hace varias semanas, después de que en noviembre Nicaragua, primero, y Guatemala y Belice, después, cerraran sus fronteras y no les permitieran el paso por su territorio en su recorrido hacia Estados Unidos, su destino final.

El Gobierno de Raúl Castro y el exilio cubano de Miami coinciden en la necesidad de derogar la Ley de Ajuste Cubano y la política de “pies secos-pies mojados”, al considerar que alimentan la inmigración ilegal y que han provocado esa crisis migratoria en Centroamérica.

Pero el Gobierno de Barack Obama se resiste ante el temor de que el anuncio del fin de esa medida provoque una avalancha de inmigrantes de la isla antes de que cambie la ley.

La Ley de Ajuste Cubano de 1966 ofrece a los cubanos que llegan a Estados Unidos, independientemente de si lo han hecho legal o ilegalmente, una vía rápida a la residencia -un año y 1 día después de llegar al país- y más tarde a la ciudadanía estadounidense.

Según la política de “pies secos-pies mojados”, Estados Unidos repatria a todos los cubanos que intercepta en el mar (“pies mojados”) en su intento de entrar de forma irregular en el país. Los que pisan suelo norteamericano (“pies secos”) pueden tramitar un permiso de residencia permanente.

Además, al igual que otros refugiados, los cubanos pueden recibir cupones de alimentos y beneficiarse de Medicaid, la sanidad pública para sectores de bajos recursos, y de Medicare, para los mayores de 65 años.

El deshielo entre Washington y La Habana ha puesto en tela de juicio las prerrogativas estadounidenses para inmigrantes cubanos.

Muchos inmigrantes de otros países consideran injusto el trato que reciben los cubanos. El resto de inmigrantes pueden demorar décadas en conseguir la residencia legal y, si han entrado en el país ilegalmente, se arriesgan a ser deportados.

En Estados Unidos no hay indocumentados cubanos, ya que los que logran llegar al país piden ser acogidos al amparo de esa legislación especial.

Estados Unidos y Cuba restablecieron formalmente relaciones bilaterales en julio, después de más de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cegados por el Estado Islámico

Herederos de Mahoma: chiíes contra sunníes, un conflicto milenario