in

Expertos advierten sobre una tendencia al incremento de la drogodependencia entre los jóvenes

Diario de Cuba.- Marlene Rodríguez es santaclareña y madre de una joven que sufre las consecuencias del consumo de drogas.

Más de 1.300 personas fueron sentenciadas en Bolivia por delitos relacionados con el narcotráfico durante el 2015|Foto: Archivo

“Son muchos los muchachos que consumen drogas, pues es muy fácil conseguirlas en los centros de recreación donde se reúnen”, dijo afligida. Relató que su hija Geidy se involucró con sustancias de ese tipo “en fiestas con sus amigos”.

“Son indescriptibles los momentos que he tenido que pasar”, aseguró. Añadió que llegó a vigilar a su hija porque le robaba el dinero o “se llevaba cualquier cosa para venderla”.

“Aquello era un infierno. Incluso, me costó el divorcio con su padre”, lamentó Marlene, de 43 años de edad, con lágrimas en los ojos.

Casos como este no son inusuales en Villa Clara, donde “las drogas que más afectan son las legales: el alcohol, tabaco y los psicotrópicos”, afirmó la doctora Yolanda Díaz Espinosa, especialista en Psiquiatría.

Mercedes Barrios, experta en Toxicología del Ministerio de Salud de Villa Clara, advirtió que en el país las provincias más afectadas son La Habana, Holguín, Santiago de Cuba y Villa Clara.

Tendencia al incremento

Si bien es cierto que Cuba se encuentra entre los países con más bajo por ciento de drogodependencias, en los últimos 15 años ha habido una tendencia al incremento, señalan los especialistas.

En noviembre pasado se detectaron en Villa Clara 22 casos de intoxicación por consumir drogas, récord para un mes en el territorio.

“Los pacientes consumieron, de forma ilegal, psicofármacos como Parquisonil, Amitriptilina, Levomepromazina, entre otros medicamentos que, unidos al alcohol, tienen efectos nocivos”, aseguró una fuente del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de la provincia que pidió el anonimato.

La venta de dichos productos en las farmacias es estrictamente controlada por las autoridades sanitarias, pero se pueden encontrar en el mercado negro.

“Lamentablemente se obtienen mediante desvíos, sobornos, robos en fábricas, almacenes o farmacias, o en centros de salud en los que se viola, en no pocos casos, la venta de medicamentos sin receta”, dijo la fuente del MINSAP.

En los últimos meses, además, “se ha reportado el consumo de marihuana y cocaína”, añadió.

La fuente agregó que mensualmente “son atendidas un promedio de 15 personas con síntomas de envenenamiento por consumir estas sustancias”, más del 90 por ciento “son menores de 30 años”.

Sentirse ‘bien rico’

Sentirse “bien rico”, probar algo nuevo, hacer lo que hacen otros, vencer la timidez, cambiar el carácter, asumir el reto… son algunas de las razones esgrimidas por una parte de los adolescentes y jóvenes que “juegan” con mezclas fatales de medicamentos y bebidas alcohólicas.

En busca de esas razones, se realizó un encuentro con 30 jóvenes de entre 14 y 20 años que residen o estudian en los municipios de Santa Clara y Placetas. Se comprobó que, aunque pueden comprender los peligros que para su salud implica esta práctica, la mayoría la asocian a la diversión.

Se constató que tanto mujeres como hombres consumen los fármacos en ambientes festivos, en discotecas o en parques, con los amigos, aunque algunos afirmaron “echarle mano a las pastillas” en la escuela o en casa.

“En muchos países el uso de drogas de prescripción con fines no médicos ha desplazado al consumo de algunas drogas clásicas”, dijo la psiquiatra Díaz Espinosa.

Señaló además, que el hecho de que muchos medicamentos se encuentren en los hogares, “favorece su accesibilidad y, por consiguiente, su mezcla con otras sustancias”.

“Es medular tocar este tema pues el empleo de psicofármacos con estos fines, se registra a nivel mundial entre el tercero y cuarto lugar de las drogas más consumidas”, dijo la experta.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el consumo nocivo de bebidas alcohólicas causa 2,5 millones de muertes cada año. Son alrededor de 320.000 jóvenes de entre 15 y 29 años de edad los que mueren, lo que representa un 9% de las defunciones en ese grupo poblacional.

Se considera que en Cuba existen 400.000 alcohólicos, 800.000 “bebedores de riesgo” y aproximadamente 1.200.000 familiares convivientes que sufren.

Sara González Alejo, profesora de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Central Marta Abreu, de Las Villas, aseguró que la incidencia del alcoholismo “tiende a ir en aumento en Cuba”. Señaló que el porcentaje de personas que ingieren bebidas alcohólicas “es mayor al descrito en el análisis de la situación de salud”.

González Alejo dijo que es significativo cómo los adolescentes y jóvenes en el país “consumen con alta frecuencia bebidas alcohólicas”, y advirtió que los esfuerzos contra las sustancias tóxicas “deben dirigirse a la prevención”.

“Hay que hacer conciencia porque las drogas legales son el canal primario para el uso de otras de carácter ilegales”, sentenció.

Written by @diariodecuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tú no me engañas, “mascarita”

¿Por qué ha disminuido el número de cuentapropistas?