in , ,

#Especial El Legado de Chávez y las colas: ¡Exprópiese!

Vestido de verde militar y rodeado de lacayos, fue como Hugo Chávez popularizó esta palabra que marcó precedente en la historia de la revolución bolivariana, ¡Exprópiese! Reiteraba el “comandante” quien con el dedo índice señalaba los comercios que debían ser arrebatados a sus dueños para ser puestos al servicio del “pueblo”. Esto durante una alocución en su programa Aló Presidente transmitido todos los domingos.

Fue así como comenzó la decadencia en la economía venezolana, los comerciantes debían entregar sus empresas a personas que no tenían ni la más mínima idea de cómo se administraba un comercio.

Sorpresivamente, todas las empresas que eran expropiadas, disminuían con el paso del tiempo sus niveles de producción. Comenzó a escasear el arroz, la harina, la leche, el pollo y pare usted de contar. El desespero formó parte de la vida del venezolano.

De las tantas empresas que pasaron a la administración pública, hay casos muy puntuales que demuestran la incapacidad del gobierno venezolano para regir una industria.

La cadena de Hipermercado fue expropiado dejando a miles de venezolanos desempleados / Foto: Cortesia
La cadena de Hipermercado fue expropiado dejando a miles de venezolanos desempleados / Foto: Cortesia

La cadena Éxito, era conocida por sus grandes establecimientos donde se podría comprar desde tomates hasta televisores de última generación y se encontraban en las principales ciudades de Venezuela. Hasta que un día, el presidente socialista denunció públicamente a los dueños de esta cadena, de especulación y acaparamiento, por lo que pidió la expropiación de sus edificios para convertirlos en Abastos Bicentenario, hoy en día una muestra latente de la escasez, corrupción y decadencia económica.

CONSUMOEXITO
Los venezolanos asistían masivamente a los establecimientos Exito / Foto: Cortesia

El gobierno propuso otra empresa para la distribución de alimentos a la que denominó Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos – PDVAL por sus siglas. Este era su As bajo la manga para acabar con el «acaparamiento que los productores privados llevaban a cabo» a pesar de las constantes visitas que recibían por la Intendencia de Precios Justos.

En el mes de julio de 2010, alrededor de 170 mil toneladas de alimentos descompuestos fueron encontrados en el almacén de PDVAL de Puerto Cabello. El Servicio de Inteligencia Bolivariana (SEBIN) allanó el patio de contenedores y pusó bajo arresto a tres importantes directivos.

El presidente Chávez catalogó el escenario como “grave” sin tomar medidas contundentes en contra de los directivos. La oposición venezolana había denunciado desde el 2009, la existencia de productos vencidos.

PDVAL, (o como es conocido dentro del circulo opositor, “PUDREVAL”), es sólo una muestra de la incapacidad del gobierno bolivariano para resolver los problemas de escasez que agobian a los venezolanos. Exportaron más alimentos de los que se podían distribuir aùn cuando el sector privado se encontraba a disposición para la distribución y largas colas adornaban los Abastos Bicentenarios y los PDVAL.

Hoy día, la escasez se ha extendido a varios sectores comerciales. Los vehículos no pueden circular por falta de cauchos o baterías, centros comerciales cerrados por racionamiento eléctrico, la comida no se consigue con facilidad, los venezolanos mueren por falta de medicamentos y la administración de Maduro no parece rectificar lo que el extinto presidente Chávez inicio de manera incorrecta.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Existe una sociedad civil en Cuba?

Periodista español fascinado con fisonomía cubana