in

Boda con cubanos: a ver ¿quién usa a quien?

Boda con cubanos: a ver ¿quién usa a quien?
Boda con cubanos: a ver ¿quién usa a quien?

Cuando mis amigos viajan a Cuba y se enamoran de un cubano (o una cubana) siempre me buscan para ‘consultar’ acerca de la veracidad de su relación. Tengo una amiga Canadiense, por ejemplo, que se enamoró perdidamente de un Habanero en su pasado viaje a Cuba. De regreso a Canadá vino a ‘consultarme’ y me decía cosas como estas:

“Pues te cuento, que enseguida que nos conocimos hicimos un ‘click’ maravilloso. Será verdadero el ‘click’? Con solo 5 días de conocerme, me dijo que me quería. Será verdad o será que quiere que lo saque del país? Me estará usando? Yo lo llamo todos los días, y me dice que me es fiel. Tú crees que me es fiel? Se enamoran así los cubanos?”couple on the beach silhouette

Y aunque comprendí la ansiedad que provocó en mi amiga una relación tan rápidamente intensa –sobre todo con la reputación que tenemos los cubanos en estos temas – el mero hecho de ser cubana no me da el derecho de dar opiniones de ese tipo acerca de alguien un muchacho que no conozco. Simplemente me negué a responder las preguntas de mi amiga.

Los cubanos no te están usando, los cubanos están viviendo “hoy”

De responderle tenía que decirle que si, que los cubanos se enamoran así. Que son amorosos, cariñosos, apasionados y entregados a lo que la vida les da hoy. Que da igual si conoció a una canadiense, una polaca, una española o una cubana, el cubano se entrega al momento si esa persona despertó algo lindo en él.

Y ese concepto de “hoy” es el que parece confundir al mundo. Sobre todo al mundo de los países más desarrollados como Canadá y muchos otros en Europa, donde existen tantas trabas sociales para disfrutar el “hoy”. Donde el hombre, para decirle un piropo a una mujer tiene que pedirle permiso a la lengua y pasar el piropo por un tedioso filtro corrector. Donde para decir te quiero las estipulaciones exigen más de 5 días.

En Cuba simplemente no existen reglas así. Y para añadir a la confusión, se escuchan mil historias de cubanos y cubanas que ‘usan’ a los extranjeros para irse del país.(ver una de las historias aquí).

No se puede negar que hay un poco de verdad en eso de que algunos cubanos busca relaciones con extranjeros, pues ofrecen una mejor vida que lo que puede ofrecer cualquier relación en la isla. Cuba tiene los mayores índices de divorcio de Latinoamérica. La realidad es que entre cubanos se hace verdaderamente difícil sustentar una relación (ver razones del divorcio entre cubanos aquí).

Los cubanos no son los que salen en busca de extranjerosfile0001914872762

Muchos cubanos logran irse de cuba casados con extranjeros. Pero a las noticia jamas llegan las historias de los muchos cubanos que felizmente duran siglos casados con sus extranjeros y hacen parejas muy lindas en el exterior.

Independientemente de la cultura, la necesidad y la propaganda, al final no son los cubanos que van a otros países en busca de extranjeros. La realidad es que son los extranjeros quienes viajan a Cuba en busca de lo mejor que ofrece la isla: el calor de los cubanos. Y ante tanto calor humano, se enamoran, a veces perdidamente y dan todo lo que tienen por sacarlos del país. Otros quizás no se enamoran tanto, pero simplemente se siente tan a gusto con los cubanos que deciden llevárselos a su país de ‘suvenir’.

Como me dijo un amigo mexicano una vez, “en mi tierra no las hay como en la tuya, así tengo que ir a Cuba a conseguirme una”. Hablaba de las cubanas como quien habla de las cajas de tabaco que son tan famosas en la isla. Luego me confesó que había tenido una relación con una cubana y desde entonces no se había podido sentir a gusto con gente de ninguna otra nacionalidad. Así que andaba buscando una cubana para casarse y terminar los días de su vida feliz con una paisana mía.

Quién usa a quien?

Y todo eso está bien pues “para gusto los colores” como decimos en Cuba y nadie los debe criticar. El problema comienza cuando las cosas no van bien en estas relaciones, y la culpa siempre acaba siendo de los cubanos. Por ejemplo, la embajada Canadiense en la Habana reporta 25% de los matrimonios entre canadiense y cubanos son falsos. Oficiales que conozco han trabajado allá me cuentan de las repetidas veces que atienden a canadienses de 70 años casándose con una joven cubana para llevárselas a Canadá. Y las noticias luego hablan de cubanas abusando de las pobres víctimas canadienses.Yo creo que los os planes de “volar” se

La pregunta es, quien realmente está abusando y quien es la víctima aquí?, la cubana que se va en busca de mejor vida, o el viejo que va a Cuba en busca de carne fresca que jamás encontraría en su país?. Como el abuelo de una amiga en España, que tiene mucho dinero. El dice que él va a Cuba en busca de mujeres jóvenes porque “pudiendo gastar su dinero en carne fresca, para que gastárselo en pellejo”.

A la hora de juzgar

Aun en estos casos más extremos, no podemos cuestionar el sentimiento de nadie – ni el de los cubanos, ni el de los extranjeros que se desviven por ellos. Porque los sentimientos son secretos muy íntimos y sagrados que solo los conoce el corazón de cada cual.

Pero, sin querer juzgar, les confieso que en todo este proceso de ser ‘consultada’ por el mundo acerca de la relación con los míos, algo me crea un gran conflicto: Y es el oír al mundo asumir 1) que el cubano ofrece un amor irreal porque quiere irse del país y 2) el amor del cubano es cuestionable por el mero hecho de ser pobre.

La verdad es que nadie obligó a083 mi amiga canadiense a enamorarse del Habanero cuando estuvo allá de viaje. Nadie obliga a mi amigo mejicano a querer encontrar una cubana para disfrutar de la idiosincrasia que le gusta por el resto de su vida. Nadie obliga a los hombres de pasada edad a querer gastar su dinero en jóvenes cubanas.

Todo eso son gustos y decisiones muy personales de los extranjeros que van a Cuba. Por ende, nadie puede concluir definitivamente que los cubanos ‘usan’ al extranjero para salir del país. Y mucho menos que los extranjeros que van allá son victimas.

Más bien, la verdad es al revés. Los extranjeros van a Cuba en busca de cubanos y muchos ‘usan’ a los cubanos para vivir felices con lo que nunca encontrarían en su país.

Por eso, si quiere casarse con un cubano (o cubana), antes de poner en duda nuestros valores, póngase a pensar a ver “quién usa a quien”.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arrolla a adolescente que le robó minutos antes

VIDEO | Mira cómo se desquito del ladrón de su tenis

El karma es redondo y viene en cajas cuadradas