in , ,

Gastronomía, muchedumbre y libros

Loading...

Irina Echarry

feriaenamorados8HAVANA TIMES — Las noticias dicen que la XXV Feria Internacional del Libro de La Habana trae una amplia propuesta editorial. Anuncian que más de cuatro millones de ejemplares se venderán en las distintas sedes; uno de los libros más esperados por el público es 1984, de George Orwell, publicado por primera vez y vendido en moneda nacional.

El país invitado de honor es la República Oriental del Uruguay y, por supuesto, se homenajeará a Mario Benedetti y a Eduardo Galeano.

Loading...

La Feria del Libro ha llegado a ser el evento más concurrido del año, incluso, más que el Festival Internacional de Cine.

El domingo 14, en el complejo Morro-Cabaña no se podía dar un paso. Multitudes de jóvenes, niños y adultos llenaban el recinto, pisoteando el césped recién cortado, tirando basura al suelo y sacudiendo el ambiente con sus gritos.

Loading...

Lo primero que llama la atención al entrar a la Cabaña es el colorido de los parques infantiles inflables, lástima que no exista una regulación sobre la música que utilizan sus propietarios para atraer al público; el reguetón y sus peores letras son el atractivo.

“No hay más ná, ¿a dónde podemos llevar a los niños pá que corran y retocen? ¿En qué lugar pueden reunirse los jóvenes sin gastar tanto? Es una realidad, la Feria es un espacio socio-cultural más que una cita literaria”. Así hablaba una conocida periodista a sus amigos, convencida de que muy pocos van por libros. Para nadie es un secreto que los incentivos más fuertes del gran público son la comida, el esparcimiento y la pacotilla impresa.

feriacomida2No hay que negar que es la oportunidad para socializar con escritores y personas del mundo editorial de diferentes países, pero ¿a cuántos les interesa eso? Las salas de presentación permanecen casi vacías, a menos que se trate de textos utilitarios. Los afiches del equipo de fútbol favorito, de Barbie o de algún grupo musical de moda, junto a unos corazones inflables, es lo que más se compra, a pesar de que el precio es en divisas.

Por ejemplo, siempre que se venden libros de cocina se agotan inmediatamente, sin embargo, la sala 2 del Pabellón A-5, donde el estudioso Jorge Méndez ofreció una conferencia sobre el diseño y la gráfica en la literatura gastronómica, no tuvo buena concurrencia. Solo cambiar los términos y ya la gente se confunde. El espacio Degustando la palabra es una de las novedades traídas a esta edición por el proyecto Cocina y Cultura alimentaria.

Con muchos asientos vacíos recorrimos, a través de las palabras de Méndez, la historia de las publicaciones relacionadas con la culinaria. Así supimos sobre la Gastrosofía, el gusto por la cocina vinculado al arte y los sentimientos; y que el creador de la crítica gastronómica fue Jean Anthelme Brillat-Savarin con La fisiología del gusto, donde sostiene que la gastronomía es una ciencia.

Aterrizando en Cuba, mostró imágenes del Manual del cocinero cubano, publicado en 1914. Recalcó que antes de los 60 era común la divulgación de recetarios de cocina, casi todas las revistas –¿el machismo era peor que ahora?- incluían una sección destinada al público femenino. Luego de muchos años sin ver este tipo de libros–algunos dicen que era un tema tabú debido a las escaseces que vivíamos-, en la segunda mitad de la década del ‘90 volvieron a aparecer.

feriaenamorados1Mención aparte mereció Nitza Villapol, aquella señora que -junto a Margot- guio al pueblo en su diario comer; sin recursos e inventando. Entre los ilustradores que han dedicado su empeño y su arte a graficar esos textos, nombraron a algunos del mundo del diseño, la pintura y la fotografía: Gerda Andux Collazo, Raúl Martínez, Ángel Alderete, José Alberto Figueroa, Rolando Pujols, FERVAL y Alain Gutiérrez.

Hasta hace unos años, ser cocinero no era nada que inspirara gran respeto, sin embargo, a medida que el turismo se ha ido colando en la Isla y la gastronomía ha tomado categoría, los chefs –hombres y mujeres- han proliferado, y cada vez más personas se acercan a ese mundo.

Nadie recordó que el precio de la comida sigue subiendo, y que una cosa es la cocina de restaurantes y otra muy distinta la de la lucha diaria en la casa.

En ese mismo lugar, minutos después, dos chefs de una paladar privada de Jaimanitas, Santy Pescador, hicieron una demostración -con degustación incluida- de la comida japonesa que ofrecen a sus clientes. O sea, comedera en el ambiente y casi nadie se enteró.

Mientras todo eso acontecía en el interior de una sala, gran parte de la muchedumbre que asistió a la Feria el domingo 14 -Día de los Enamorados- se divertía afuera, exhibiendo corazones henchidos de aire, y flores de cualquier tipo: plásticas, naturales o de tela. Esperemos las estadísticas oficiales, pero ese día -aunque pocos compraron libros- no se podía dar un paso en La Cabaña.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

China amenaza a Estados Unidos por el nombre de una plaza de Washington

Escasez y precios en los mercados cubanos: empezar por el final