in

Policía confiscó alimentos destinados a desamparados en Santiago de Cuba

Los alimentos estaban destinados a personas necesitadas y a desamparados|martinoticias.com
Loading...
Los alimentos estaban destinados a personas necesitadas y a desamparados|martinoticias.com
Los alimentos estaban destinados a personas necesitadas y a desamparados|martinoticias.com

martinoticias-com.- El Departamento de Operaciones Criminales y la Policía confiscaron el pasado 29 de enero alimentos destinados a desamparados de un reparto en Santiago de Cuba, y dispositivos electrónicos pertenecientes al activista Carlos Oliva Rivery, de la opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y propietario de la casa donde realizaron el allanamiento.

Alimentos confiscados: 150 libras de arroz, 100 de chícharos, 50 de azúcar, pastas, sal, 100 libras de boniatos y plátanos, 12 libras de carne de cerdo deshuesada, 3 libras de aceite y 16 picadillo de pollo.

Dispositivos electrónicos y otros: una computadora de mesa, 2 discos externos, varios DVD con informaciones variadas, documentos de UNPACU, dos teléfonos móviles y más de 150 CUC, dijo Oliva.

Loading...

Los alimentos estaban destinados al proyecto comunitario “Mi pueblo primero” que ofrece alimentos a personas necesitadas y a desamparados, dijeron este martes en el programa Cuba al Día, de Radio Martí, Carlos Oliva y la reportera Katherine Mojena.

Los activistas explicaron que al día siguiente del allanamiento, Oliva realizó el trámite de reclamación en Fiscalía, y que 15 días después la respuesta fue que se negaron a devolverle lo ocupado.

Loading...

“No es la primera vez, pero nosotros insistimos en presentar la demanda para que “se vea claro que son las autoridades las que incumplen sus propias leyes“, dijo Mojena.

Written by @martinoticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jeanette Dousdebés, la discreta e influyente colombiana casada con Rubio

Acuerdo por deuda dará a Argentina oxígeno para su estancada economía