in

María Teresa de Luxemburgo desea viajar a la Isla para desarrollar microfinanzas

La Gran duquesa María Teresa de Luxemburgo y Enrique de Luxemburgo. (DIVINITY.ES)
La Gran duquesa María Teresa de Luxemburgo y Enrique de Luxemburgo. (DIVINITY.ES)
La Gran duquesa María Teresa de Luxemburgo y Enrique de Luxemburgo. (DIVINITY.ES)

(Diario de Cuba)– La Gran duquesa María Teresa de Luxemburgo sueña con viajar a la Isla, su país natal, junto a Muhamad Yunus, inventor del microcrédito y premio Nobel de la paz 2006, para desarrollar proyectos de microfinanzas, señala la AFP.

«Algo que me brindaría enorme placer sería poder viajar a Cuba junto al profesor Yunus para lanzar microcréditos», explica la esposa del soberano Enrique de Luxemburgo, de origen cubano, en una entrevista con reporteros de la agencia francesa de noticias.

Según su biografía oficial, la Gran duquesa está muy compenetrada con las microfinanzas y trabaja junto al economista bangladesí desde hace varios años.

«Es algo que me apasionaría. No sé si la apertura es ya suficiente como para hacerlo ahora, pero es un sueño que tengo», dice María Teresa, en una audiencia caracterizada por la sencillez en un salón del castillo de Colmar-Berg (centro del gran ducado), la residencia de los soberanos luxemburgueses, según describe el medio.

A la edad de 3 años, esta hija de banqueros cubanos abandonó La Habana junto a su familia en octubre de 1959, con la llegada al poder de Fidel Castro.

«No era ni amigo ni enemigo. Era la persona a causa de la cual toda mi familia tuvo que dejar la Isla de Cuba. No era una situación fácil», recuerda.

No obstante, cuando se comprometió con su futuro esposo Enrique, el 7 de noviembre de 1980, fue el primero en felicitarla: «lo primero en llegar al palacio fue un enorme ramo de rosas rojas, junto una carta de Fidel Castro con todas sus felicitaciones».

Años después de su casamiento, el 14 de febrero de 1981, y el ascenso al trono de su marido en octubre de 2000, se entrevistaría con el dictador en La Habana por iniciativa de un primo hermano de ella cercano al régimen.

Saludando el proceso hacia la normalización de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, la soberana de Luxemburgo se declara «muy feliz por la población cubana, que tanto ha sufrido durante muchos años».

«Los cubanos son un pueblo que se encuentra geográficamente cerca de Estados Unidos, pero cuyo corazón y mirada están en Europa. Espero que Europa esté muy presente en este momento de cambio en Cuba», aspira la monarca.

«Desde el punto de vista económico hay muchísimo por hacer en la Isla, pero también sé que el pueblo es muy trabajador y que las cosas en Cuba pueden cambiar muy rápidamente», anticipa María Teresa.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un ‘café amargo’ y triste

Un día cualquiera en Cuba