in ,

Pederastia clerical: Cardenal Pell se reúne en Roma con víctimas de abusos sexual

El cardenal George Pell. EFE/Archivo
El cardenal George Pell. EFE/Archivo
El cardenal George Pell. EFE/Archivo

(EFE).- El cardenal y exarzobispo australiano George Pell, encargado de las finanzas del Vaticano, llegó hoy al hotel Quirinale en Roma para reunirse con las víctimas y familiares de los casos de pederastia en la Iglesia Católica de Australia.

El “ministro” de Economía vaticano y arzobispo de Melbourne cuando sucedieron los hechos ha prestado declaración en los últimos cuatro días desde este hotel romano por videoconferencia, en el proceso por los abusos a menores cometidos entre las décadas de los años 70 y 90 en las ciudades australianas de Ballarat y Melbourne.

Pell había informado en un comunicado que estaba dispuesto a reunirse con las víctimas de los abusos que habían viajado a Roma para seguir su declaración y pedir un encuentro con el papa Francisco.

Papa Francisco /Foto: Archivo
Papa Francisco /Foto: Archivo

Por otra parte, otro grupo de los 15, entre víctimas y familiares, que acudieron a Roma también mantuvieron una reunión con el padre Hans Zollner, vicerrector de la Universidad Gregoriana y responsable del departamento de Psicología, y que forma parte de la Comisión para la Tutela de Menores que el papa constituyó en 2014.

La pederastia clerical se ha extendido en todas las latitudes del planeta, un flagelo que se ha constituido en la “piedra en el zapato de Francisco” aun sin resolver, cada vez son más casos|EFE

La reunión con este jesuita se celebró en la Universidad Gregoriana, mientras que aún no se ha confirmado si Francisco recibirá a las víctimas.

En estos cuatro días en los que el cardenal compareció ante la justicia australiana por videoconferencia, ya que había alegado la imposibilidad de viajar por su estado de salud, Pell reconoció que la Iglesia había cometido “enormes errores” si bien negó siempre que conociera en profundidad, encubriera o protegiera a los sacerdotes pederastas con los que trabajó o conoció.

Pell, de 74 años, también admitió que en la Iglesia Católica existía la tendencia generalizada de no dar crédito a las denuncias de los menores en una época en que se buscaba “proteger de la vergüenza a la institución”.

El prelado, además, justificó su inacción por su falta de autoridad o por el engaño y ocultación de información incriminatoria por parte de otros religiosos o de sus superiores sobre los delitos, pese a que éstos eran conocidos por la comunidad.

Las víctimas manifestaron en estos días a los medios de comunicación que Pell tendría que dimitir de su cargo como prefecto de la Secretaria Económica de la Santa Sede, organismo constituido por Francisco, aunque no es eso lo que han venido a pedir a Roma.

Written by @norismarnavas

Productora de contenido en Cubanos por el Mundo. Locutora certificada. Profesora universitaria. Investigadora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Socialista sin saberlo

Telescopio de largo alcance de la ESO muestra reino de gigantes enterradas