in ,

¿Como será trabajar con un robot?

Un hombre hace una demostración en la Global Robot Expo | EFE
Loading...
Un hombre hace una demostración en la Global Robot Expo | EFE
Un hombre hace una demostración en la Global Robot Expo | EFE

Gracias a los avances de la tecnología, algunas empresas utilizan robots para determinadas funciones en las oficinas

El Comercio.- A fines del año pasado, Pepper, un robot de última generación, capaz de producir artificialmente sus propias emociones, comenzó a trabajar como recepcionista en el banco japonés SoftBank.

En esta institución, Pepper se presenta como el nuevo empleado de la oficina, dándole la bienvenida a los clientes, explicando incluso las características de algunos de los productos financieros.

Capaz de comunicarse con personas e interpretar sus emociones, este robot también se encarga de entretener a los clientes, recitando sofisticados trabalenguas. De solo 120 centímetros de alto, Pepper transmite sus estados de ánimo a través de una pantalla LED ubicada en su pecho, donde aparecen rostros felices o tristes según su estado de ánimo.

En el siglo XIX, después de la industrialización, y más tarde en el XX, gracias al desarrollo de la cibernética, la idea de crear aparatos electromecánicos con capacidad para interactuar con su entorno de manera inteligente se volvió un reto que fue más allá de la ciencia ficción.

Hoy, en pleno siglo XXI, con mascotas artificiales, robots aspiradora y androides que bailan con ritmo el pole dance’, la idea de contar con algo parecido a un C-3PO en la oficina dejó de ser una fantasía de las películas del cine para convertirse en una realidad potencial. ¿Pero de qué forma estos nuevos invitados afectarán la vida en la oficina? ¿Y de qué manera se incorporarán estos a la dinámica de las necesidades de las empresas?

Se llama Pepper, el robot sensible que es capaz de comunicarse con las personas. Foto: EFE

ROBOTS EN LA OFICINA

Desde Isaac Asimov, decenas de futurólogos predicen que próximamente conviviremos con robots con mayor frecuencia en casa, en lugares públicos, hospitales, escuelas, entre otros. Por lo tanto, es fácil imaginar que la oficina, como lugar en el que se requieren ejecutar labores administrativas, desde sacar fotocopias o hacer mandados, hasta llevar la contabilidad o llevar la planilla, será el próximo espacio en el que las labores de un robot se confundirán con las responsabilidades de los humanos.

Pensando en eso, en septiembre de 2015, los directivos de la revista Wired hicieron un experimento, poniendo a prueba su propia redacción, al introducir un robot en la oficina.

El dispositivo que utilizaron fue Double 2, un robot que recorre los pasillos de las oficinas en un monopatín con una pantalla, que transmite imágenes de la persona que lo dirige, similar al “Shelbot” de la serie The Big Bang Theory. Este robot permite que determinados empleados clave, como jefes, directivos e incluso empleadas que acaban de dar a luz, estén presentes sin necesidad de ir a la oficina.

Según el artículo de Wired, Emily Dreyfuss, editor de opinión de Wired, “trabajó” en la revista entre los meses de mayo y septiembre a través de Double 2. Según Emily, después de pocas semanas, “Embot” se ganó su humanidad y a pesar de su aleación de aluminio se le consideró un empleado más en la redacción.

Según el portavoz de Double Robotics, Jay Liew, “mientras más ven al robot, más se vuelve normal. Una vez que el entusiasmo del principio pasa, eso no es sólo un robot. Es John. EsConnie, de la oficina de Seattle“, explica Liew.

Para Jeremy Bailenson, director de Virtual HumanInteraction Lab, de la Universidad de Stanford, estos encuentros entre avatares pueden incluso mejorar la experiencia de contacto entre personas. “Dicen que nada puede sustituir el apretón de manos y el contacto visual, pero yo concibo sistemas que permiten tener ese apretón de manos y ese contacto visual”.

Prácticamente hay robots para todos los gustos, bienvenido el siglo XXI | EFE

Explica que la persona puede modificar su avatar o el tono de voz para añadir rasgos de carácter con el objetivo de mejorar la calidad de la comunicación. “Puedo hacer cosas en una reunión virtual que pueden convertirme en mejor líder”, sostiene.

Para estos expertos, el personaje virtual puede ofrecer muchas ventajas: reducir los costos de combustible y los accidentes de carretera, así como elevar la productividad de los empleados. No obstante, para que los trabajadores adopten masivamente estos personajes virtuales, señalan que deberán hacerse diseños menos mecánicos, eliminándoles los voluminosos cascos y sensores.

¿Se imagina estando solo en su oficina, dándole órdenes a un grupo de robots? Pues parece que así serán las oficinas del futuro

Written by @norismarnavas

Productora de contenido en Cubanos por el Mundo. Locutora certificada. Profesora universitaria. Investigadora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube: ¿Por qué un vídeo se vuelve viral? (+Vídeos)

¡De Repente! Maduro emprende viaje hacia Cuba mañana