in , ,

El Negocio y la Fumigación…

Fumigacion contra dengue y zika/foto: ARR
Fumigacion contra dengue y zika/foto: ARR
Fumigacion contra dengue y zika/foto: ARR

Hace un par de días puse en Facebook la foto de arriba, acompañada por el siguiente texto:

#ViernesdeFumigacion. Día glorioso para la salud pero nefasto para los negocios. La ONAT debería enterarse. Y rebajarnos 3 o 4 quilos por cada día afectado”.

Luego, en la calle, un socio desconectado me dice: “qué bolá, te vi ahí conecta’o en el parque,… verdad que ustedes los cuentapropistas ya están que trabajan cuando les da la gana”; y entonces le cuento de la pausa forzada por fumigación, y le muestro la foto.

Él me dice que no, que soy tremendo exagera’o: que al final la afectación es de apenas una hora de mierda; ¿cuántos clientes se pueden perder en una hora?; ¿cuánto dinero?; ¿qué carajo tiene que ver la ONAT con todo eso?

Realmente la ONAT no tiene nada que ver con la campaña de fumigación intensiva que vivimos hoy en Cuba para matar la mayor cantidad posible de mosquitos y prevenir la expansión del Zica.

También es verdad que el impuesto que cobra la ONAT a un negocio michi-michi como el mío, es ya bastante michi-michi en sí mismo como para ponerse a rezongarlo. En una horita de mierda se pierden muy pocos clientes, y cualquier tipo de compensación significaría nada desde el punto de vista material.

Sin embargo, una consideración tributaria, por ínfima que fuera, sí significaría mucho desde el punto de vista del respeto al cuentapropista como actor económico en la sociedad cubana. Porque a las Tiendas Estafadoras de Divisas (TRD), por ejemplo, las fumigan fuera del horario laboral. Un privilegio exclusivo.

Además, la ONAT no tendrá nada que ver con la campaña antivectorial, pero tampoco tiene que ver la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) con la aptitud y capacidades intelectuales para estudiar Periodismo en Camagüey, y sin su aval político no es posible hacerlo.

No tiene nada que ver el Ministerio de Finanzas y Precios con el de Trabajo y Seguridad Social, y sin embargo nadie puede solicitarle una licencia de cuentapropista al último si haber buscado antes un papelito que dice que no tienes deudas con el primero por una olla arrocera… ¿?

Hasta donde sé— porque así indica la lógica elemental— para poder pagar una deuda hay que tener dinero, y el dinero se consigue trabajando, y si no te dejan trabajar por tener deudas pendientes, ¿de dónde coño se supone que vayas a sacar dinero para saldarlas?

Si el aparto burocrático cubano es tan bueno inventando las más alucinadas relaciones interinstitucionales, debería serlo también a la hora de inventar dinámicas que sirvan para algo.

Miren esta, por ejemplo:

Dicen que algunas tiendas michi-michis del Ministerio de Comercio Interior no le venden la canastilla estatal a una embarazada si esta no lleva y enseña el alta médica estomatológica… ¡WTF!

No tienen nada que ver las muelas con los culeros, pero el retruécano resulta en algo bueno: …“un pomo de talco por cada sonrisa limpia”, pudiera ser el eslogan.

Otros podrán argumentar que se trata de una violación  flagrante del Derecho Humano a tener la boca podrida, pero igual yo me sigo alegrando.

Entonces, ¿afecta mucho la actual campaña antivectorial a los negocios privados en Cuba? No tanto.

Pero, ¿sería bueno que la ONAT se involucrara en estimular la cooperación del sector no estatal en ese sentido, al menos en tiempos como este, de campaña atípica? Sí tanto.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lección de cómo tender un puente

Turistas en Cuba / Imagen de Archivo

Cuba vista desde un descapotable