in

Nerviosismo con el peso convertible

Personas esperan frente a una casa de cambio CADECA / Foto: Cortesía
Loading...

Nadie sabe quién comenzó la bola. Así corren los chismes, como las capicúas, cabeza y cola se empalman, se muerden una a otra en un círculo que arrastra a multitudes a su paso.

“El CUC valdrá 18 pesos”, dijeron en la calle. Cienfuegos, Sancti Spíritus y Santa Clara se movilizaron primero. Decenas de personas han acudido en los últimos días a las Casas de Cambio. Había quien llevaba maletines y mochilas, dicen que con miles dentro. “¿Puede haber gente en Cuba con tanto dinero?”,  escuché decir. Fulana llama a Mengana por teléfono: “Apúrate, mi’ja, y convierte el dinero del banco a moneda nacional o te vas a quedar sin ná”.

Loading...

En la esquina del parque Vidal, de Santa Clara, se aglutinaron la mañana del miércoles decenas de personas. La fila de desesperados cubría toda la acera. Igual ocurrió en muchas otras localidades del país. La disponibilidad de la llamada “MN” en las CADECA acabó pronto. Este viernes 29 de abril, a las 10:00 am, ya no había “dinero cubano” en el local del emblemático edificio habanero FOCSA.

Las colas, no obstante, se mantuvieron, a pesar de que la radio provincial de Villa Clara y el periódico de Sancti Spíritus desmintieron el rumor.

Loading...

“Debido a que las operaciones han aumentado pueden presentarse baches en el servicio, tanto en Sancti Spíritus como en Ciego de Ávila, por el reabastecimiento del efectivo, pues trabajamos con un límite de dinero, pero existe garantía monetaria y por tanto la población puede tener confianza”, dijo el director de la CADECA local a medios espirituanos.

Las versiones de una supuesta disminución de la tasa de cambio son infundadas, le agregó a la misma prensa Luis Amor Martín, Director Provincial del Banco Popular de Ahorro en la provincia. “(…) cuando llegue el momento de la unificación de la moneda, el dinero en manos de la población o el existente en cuentas en el Banco, será no solo protegido, sino respetado en su integridad”.

Pero la gente no se fía, no se tranquiliza. Desde el exterior, el padre contacta al hijo por el chat de Facebook e indaga por la situación. “No te quedes atrás”, le dice.

Foto: Yariel Valdés González
Foto: Yariel Valdés González

En Santa Clara, este viernes, Yorday Millán comenta que vino a cambiar “…igual que todo el mundo. Yo no sé si es mentira pero hay que actuar rápido. No podemos perder los quilos. Ni los vendedores de viandas quieren aceptarte la divisa. Ayer tuve que pedir prestado para pagar la motoneta en la que me monté. La gente está asustada”.

Julián Artiles necesita pagar un crédito y como los bancos no le aceptan el pago en CUC, debe cambiar a CUP. Pero el fondo disponible se ha acabado todos estos días muy rápido. “No puedo cambiar mi dinero en la calle, porque pierdo”, asegura.

“Tuve que vender 10 CUC a 20 pesos porque nadie quería cobrármelos en la calle y no me quedaba moneda nacional”, cuenta Adrián Montes de Oca, dueño de 40 pesos cubanos menos, por la extraoficial conversión. “Fui a CADECA y la cola era kilométrica,  y en algunos bancos no había corriente. Oye, que nadie quiere aceptar el CUC”, insiste.

La mayoría de los paladares y carretilleros santaclareños no quieren aceptar el pago en divisa. Otros colocan carteles en sus negocios que advierten la no aceptación de la moneda convertible. Como es lógico, “nadie quiere echarse el muerto encima”, dice uno de sus dueños.

“Un rumor que pudo tener como acicate una situación coyuntural de desabastecimiento de moneda nacional en algún sitio, pudo generar esta necesidad de algunos de salir de sus reservas en CUC”, comenta a OnCuba el economista Juan Triana Cordoví.

“También pueden existir personas interesadas en generar este tipo de rumor, porque son grandes tenedores de dinero, que compran el CUC ahora más barato y luego lo venden”, apunta.

Para el profesor, no obstante, es muy improbable que fuera cierta la intención de bajar el precio del CUC de 25 a 18 pesos CUP, como temieron algunos, a mitad de año y sin aviso previo.

“Hay un compromiso de las máximas autoridades de respetar los ahorros de las personas, y también antecedentes de cómo se han manejado situaciones de este tipo. En el 2004, cuando salió el dólar norteamericano de circulación, se dio un tiempo para que la gente cambiara a la tasa establecida, y luego se modificó la tasa”, explica.

Sin embargo, hay quien prefiere asegurar su dinero. Tal es el caso de Alfredo Gutiérrez: “La otra vez me dijeron que era mentira, cuando la bola de que iban a bajarlo a 24, y sí lo hicieron al final”, recuerda en referencia a la última vez que fue modificada la tasa de cambio entre las dos monedas nacionales. Hasta ese momento las tarifas fluctuaban según una relación de oferta y demanda en el mercado de divisas.

“Yo no veo mal que lo bajen, pero no lo pueden hacer sin previo aviso—agrega Yanira Vázquez—Si lo dicen a 72 horas, ese tiempo no alcanza. Puede ser que ocurra mañana, pero tienen que darle un plazo a la gente”.

Tomado de OnCuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

José Daniel Ferrer, líder de UNPACU|martinoticias.com

VÍDEO| Vencer el miedo, esa es la cuestión

EEUU: Opositores venezolanos se reúnen con Roberta Jacobson