in ,

#Breadface , la nueva etiqueta viral de Instagram

1462820484608x304_photo1539789_NoticiaAmpliadaCada cierto tiempo, las redes sociales nos sorprenden con fotografías y vídeos que dan la vuelta al mundo en pocos segundos y consiguen millones de visualizaciones, se convierten entonces en los llamados virales. Cuanto más absurdo o polémica genere, más se popularizará y, si a esto le añadimos alguna cara conocida, el éxito del viral está asegurado.

Internet nunca dejará de sorprendernos y cuando pensábamos que lo habíamos visto todo, aparece un nuevo viral en Instagram que nos deja con cara de poker y bastante confusos, se trata del #Breadface o #Breadfacing. La tendencia comenzó con una cuenta de Instagram,@breadfaceblog, creada por una joven asiática anónima para compartir con el mundo su pasión por el pan de una manera nunca antes vista. La joven no se come el pan, sino que lo acaricia con su cara, en ocasiones más que una suave caricia la estampa con pasión, todo esto mientras suena música pop de fondo.

Pan de molde, de centeno, tortitas de maíz, pan árabe, bizcochos, muffins… no se le resiste ningún tipo de alimento con algo de miga, todos son merecedores de pasar por sus mejillas. Lo sorprendente, además de esta extraña afición, es que la cuenta tiene más de 77000 seguidores y sus vídeos suman miles de “me gustas” y comentarios además de crear tendencia contando ya con imitadores y muchas personas que se han apuntado a llevar también sus caras al pan cambiando el refrán popular.

¿Los motivos? Ninguno. Ya lo anuncia su creadora en la descripción de la cuenta “dándole a la gente algo que nunca pidió”, desde luego razón no le falta.

1462820485FullSizeRender_3_NoticiaAmpliada

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La Habana achaca la destitución de Rousseff a una ‘contraofensiva reaccionaria’

En Camagüey no tiembla la tierra, pero se derrumban los edificios

En Camagüey no tiembla la tierra, pero se derrumban los edificios