in

OPINION, ENTREVISTA | El lento deshielo entre los bancos cubanos y estadounidenses

Banco Nacional de Cuba | banconacionaldecuba.com
Loading...

El año pasado, Stonegate Bank, con sede en Pompano Beach, Florida, hizo sus primeras incursiones en un intento de volver a conectar los sistemas bancarios de Estados Unidos y Cuba. En julio de 2015, inmediatamente después de la reapertura de la embajada de EE.UU. en Cuba y la embajada de Cuba en Washington, D.C, Stonegate firmó un acuerdo bancario con el Banco Internacional de Comercio de La Habana. Luego, en noviembre, el banco introdujo la tarjeta de débito MasterCard para los estadounidenses con acceso a la isla.

Muchas cosas han pasado desde entonces, dice el fundador y consejero delegado del banco, Dave Seleski. En la segunda Cumbre Oportunidades en Cuba, celebrada en Nueva York el pasado mes de marzo, Seleski concedió una entrevista durante el programa de [email protected] en la Wharton Business Radio del canal SiriusXM 111 acerca de la profundización de las relaciones entre EE.UU. y Cuba, y el área sorprendente en que los bancos de la isla tienen un rendimiento superior a sus contrapartes estadounidenses. (La cumbre fue organizada por [email protected], El Instituto Lauder y Momentum.)

A continuación, una transcripción editada de la conversación.

Loading...

[email protected]: Hace un año, se hablaba mucho de la nueva relación entre EE.UU. y Cuba. ¿Cómo ha sido el año para usted?

Dave Seleski: Para nosotros, ha sido muy bueno. Pero creo que para las empresas estadounidenses, ha sido genial. No hay más que mirar el número de empresas que mantienen relaciones con Cuba: las aerolíneas, los cruceros. Verizon, Sprint; que están hablando actualmente con AT&T, Starwood. Yo diría que probablemente cerca de 100 compañías del Fortune 500 ya han estado allí o al menos están explorado esa posibilidad.

Loading...

[El año pasado, la gente decía]: “Bueno, tal vez haga algún acercamiento, tal vez investigue lo que está pasando; vamos a ver qué oportunidades surgen”. Ahora, la situación es fantástica. Obama visitó la isla. Creo que eso sólo tendrá resultados buenos.

[email protected]: ¿En qué medida la visita del presidente Obama contribuyó a esa situación? La visita, creo, señala hacia dónde se dirige [esa relación].

Seleski: Así es. Tiene que ver con la permanencia. El hecho de que Obama haya estado en Cuba es un ejemplo más de la permanencia de esos cambios y de cómo esa relación ya no puede deshacerse a estas alturas. Creo que la visita pone un énfasis en eso, además de ser también un legado, es decir, se trata de un cambio que va a tener un impacto significativo en el pueblo cubano.

[email protected]: ¿Qué hizo durante el último año para ampliar su presencia en Cuba y construir la infraestructura bancaria en la isla?

Seleski: Hemos estado más centrados en ayudar a las empresas estadounidenses en contacto con la isla y sus necesidades financieras allí. Ese es el tipo de relación que está en vigor. Lo más importante era averiguar cómo conseguir transferir dinero de una parte a otra y viceversa de forma puntual. Eso ha sido un gran problema en los últimos nueve meses. Ahora, podemos obtener dinero a través de un banco intermediario en 24 horas o menos, que creo que es un proceso más rápido que con el resto. Formamos nuestro grupo bancario en Cuba internamente con dos personas que se ocupan de todo lo relacionado con la isla. Emitimos tarjetas de débito para los viajeros que se dirigen al país, y eso es especialmente importante para los viajeros comerciales que tienen necesidades continuas.

Y estamos trabajando en algunas otras cosas …. [Cuando] se es un poco pionero, hay una gran cantidad de costos de investigación y desarrollo con los que lidiar a la hora de poner las cosas en funcionamiento. Así que lleva un poco más de tiempo, pero estamos muy satisfechos con los resultados hasta el momento.

[email protected]: ¿Cuál es la próxima etapa de todo este proceso?

Seleski: Bueno, existen algunos otros productos y servicios en que estamos trabajando, pero creo que es más una cuestión de simplemente ayudar a estas empresas estadounidenses a entrar allí, ser capaces de navegar por el sistema financiero, ayudarlas, agregar valor. Ya sabe cómo es, un banco es un banco. Si usted hace un préstamo para comprar un coche, hace un préstamo para comprar un coche. Son todos iguales, ¿verdad?

[email protected]: Por supuesto.

Seleski: Tal vez la tasa de interés sea un poco diferente, pero en realidad se trata de un servicio, y de ser capaces de agregar valor. Lo importante es ayudarles a navegar por el sistema bancario cubano, por ejemplo, para poder ayudar con los sistemas de pago de manera que se atienda a ambos extremos. Creo que realmente va a ser el componente crítico de aquello en que estamos trabajando.

[email protected]: ¿Cuáles son las diferencias básicas entre nuestro sistema bancario en los Estados Unidos y lo que tenemos ahora mismo en Cuba?

Seleski: Bueno, su sistema bancario es sofisticado. Es decir, hay cerca de cinco o seis bancos, y todos son 100% propiedad del Gobierno, pero es sofisticado. Tienen todos los productos que nosotros tenemos normalmente. Pero hay dos bancos, en particular, que se centran en los negocios internacionales y tienen un volumen grande de relaciones correspondientes. Estamos en contacto con los dos bancos —hay cuestiones culturales, hay problemas de idioma y aspectos tecnológicos que necesitan ser resueltos. Esperamos ser capaces de cerrar la brecha para las empresas estadounidenses, para que no tengan que preocuparse de eso.

[email protected]: Imagino que todo eso le da una buena perspectiva general acerca de qué cambios tienen que ocurrir todavía en Cuba. Lo que observamos al conversar con una gran cantidad de personas, es que hay muchas cosas que necesitan ser actualizadas para llegar a un nivel básico.

Seleski: Sí, pero creo que buena parte de ello consiste en la creación de empresas privadas en Cuba, y trabajadores que trabajen por cuenta propia. Creo que hay medio millón de empresas de propiedad privada en Cuba, y una gran cantidad de ellas generarán riqueza. Es la velocidad del dinero. En realidad, a fin de cuentas —porque como usted ha dicho, la infraestructura y todo lo demás se ha descuidado durante muchos años— se necesita una cantidad significativa de capital.

Se puede conseguir a través de inversión extranjera o de forma local mediante la mejora de las empresas en Cuba. Con suerte, con la unión de las dos cosas, esa transformación ocurrirá.

[email protected]: Imagino que el enfoque en las empresas locales —ya sea a través de emprendedores, pequeños negocios o turismo— es una pieza muy importante de esto. Es fundamental que esa pieza del rompecabezas del lado cubano se consolide. La inversión extranjera directa está bien, pero es importante que también ocurra dentro del propio país, porque así la economía y el capital crecen.

Seleski: Bueno, obviamente, ha habido una gran cantidad de inmigración de Cuba a los Estados Unidos, y hemos visto cómo los cubanos han contribuido tanto a la sociedad americana. Acabamos de tener dos candidatos presidenciales que son de origen cubano. Así que, dada la oportunidad, estoy seguro de que el pueblo cubano sacará el máximo provecho de ella.

Y creo que muchas de las medidas que hemos tomado serán beneficiosas, sobre todo la última orden ejecutiva, que eliminó algunas de las restricciones de viaje, lo que debería aumentar el volumen de turismo, y obviamente generará más dinero en Cuba. Estamos permitiendo a los nacionales cubanos abrir cuentas bancarias en EE.UU. Se les había permitido antes, pero había un montón de restricciones. Si había un empresario cubano que necesitaba comprar materiales, se iba a Florida o donde sea, y estaba muy limitado sobre cómo podía utilizar la cuenta de EE.UU. para hacer eso. Ahora lo puede hacer. Eso es apoyar al empresario cubano, eso es apoyar a la empresa privada de allí y trabajar en armonía con ella.

[email protected]: Usted está en Miami, y cuando hablamos con usted anteriormente, también hablamos de cómo la población cubana de Miami estaba reaccionando. Obviamente, durante décadas, prevaleció una visión negativa en relación a la isla entre los cubanos de Estados Unidos. Si no recuerdo mal, usted dijo que estaba empezando a sentir que ese escenario estaba cambiando, debido a que los millenials, obviamente, no se vieron afectados directamente por la revolución de Castro como los cubanos estadounidenses mayores.

Seleski: Creo que eso es cierto. Y creo que ahora hay también una gran cantidad de personas que tal vez no estén de acuerdo con la [nueva] política pero entienden que es imposible lograr que la política retroceda a estas alturas.

Así que lo mejor es apoyar la política actual —a pesar de que no están de acuerdo con ella— porque estamos haciendo esto en interés del pueblo cubano. Ellos tienen familiares en Cuba, por lo que les están ayudando haciendo eso. Creo que muchas personas se han vuelto mucho más pragmáticas sobre la idea de que el tren ya ha salido de la estación, y es el momento de embarcarse. Son pocos, por tanto, los comentarios negativos acerca de lo que está pasando.

[email protected]: ¿Cómo se siente al participar en un evento como éste? Siendo una de las primeras empresas con ese nivel de contacto con Cuba y las empresas cubanas, me imagino que le estarán haciendo muchas preguntas acerca de su experiencia.

Seleski: En realidad es bastante gratificante. En general, sueles ir a un evento, en que todo el mundo se mira, pero no hay ninguna interacción real. Pero observe la energía de esta sala …. Es emocionante formar parte de ello. Espero que más bancos se acaben involucrando, de manera que no seamos los únicos. Creo que ese es el objetivo final. Pero es emocionante ver lo que está pasando aquí.

[email protected]: ¿Cuál es la importancia de las delegaciones y las empresas que visitan Cuba? ¿Y hay otras naciones en el Caribe que hagan esto también? ¿Estas son también piezas importantes, verdad?

Seleski: Estoy de acuerdo, y yo creo que es un proceso educativo para ambas partes. Usted está educando a la delegación de Nueva York, Texas o Virginia acerca de lo que es la cultura cubana, pero también está educando al otro lado, hasta cierto punto, sobre la forma en que hacemos negocios. Hay una curva de aprendizaje para ellos también.

En mi opinión, es un modelo socialista, y continuará siéndolo en ciertos aspectos. La educación y la atención sanitaria son algunas áreas en las que han tenido mucho éxito. Pero es una curva de aprendizaje en ambos lados, así que cuanto más contacto, mejor.

[email protected]: ¿Cuál fue la curva de aprendizaje en su caso?

Seleski: No fue mi acentuada, porque un banco es un banco.

[email protected]: Entiendo. Es algo muy objetivo.

Seleski: Es gracioso, un banquero me dijo: “sabe, el crecimiento de sus préstamos está siendo un poco bajo; no es lo que era antes”. Así que estamos preocupados por las mismas cosas: no tener pérdidas, cuestiones operativas, lavado de dinero y cosas por el estilo. Es probable que suceda lo mismo en una reunión de abogados, la diferencia cultural no es muy grande.

[email protected]: Es interesante que salga a relucir el lavado de dinero, porque estábamos hablando con alguien de [Royal Bank of Canada] antes, y no pensaba que fuera una preocupación para muchos bancos que tienen operaciones en sitios como Cuba.

Seleski: Así es. Sus procedimientos contra el lavado de dinero son en realidad más rigurosos que los nuestros … Me refiero a que se combate en todas partes, pero sus normas son más duras que las nuestras.

[email protected]: ¿En serio?

Seleski: Sí.

[email protected]: ¿El control lo hace el Gobierno o los bancos?

Seleski: No. Sólo pienso que se toma muy en serio. Ya sabes, fue divertido. Tenía una funcionaria encargada del secreto bancario en Cuba, y ella es muy dura. Fuimos visitando sucursales, y tienen una persona cumpliendo esa función en cada oficina.

[email protected]: ¡Ah!

Seleski: … Ellos lo supervisan muy de cerca. Lo toman muy en serio. Toman el tráfico de drogas muy en serio. Ya sabe, el lavado de dinero y todo lo demás que lo acompaña.

[email protected]: Entonces las preocupaciones que escuchamos de vez en cuando en Estados Unidos sobre el potencial de los hackers en el sistema cubano y la perturbación del sector financiero, ¿no son realmente preocupaciones válidas?

Seleski: Yo no lo creo. El problema para los bancos es que todavía no se ha suspendido el embargo. Si vas a transferir dinero o si estás haciendo transacciones en Cuba o con las personas que hacen negocios con Cuba, hay que entender cuáles son las ramificaciones y lo que es legal o no. Y creo que a una gran cantidad de bancos no les interesa lidiar con eso. Es simplemente demasiado dolor de cabeza. Por eso tenemos un grupo especializado en ese asunto. Es decir, probablemente pueden recitar de memoria las regulaciones. Pero ese es el principal obstáculo para los bancos entren en Cuba. Así que una vez que el embargo desaparezca, o algunas partes por lo menos, creo que veremos otros bancos más comprometidos con el país.

Tomado de: knowledgeatwharton

Written by María Fernanda Muñóz

Periodista venezolana. ¿La mejor arma? Humanidad. Pasión se escribe con P de periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

De los 30 artículos que componen la DUDH, en Cuba se violan sistemáticamente 19 de ellos

¡SIN PUDOR! Opositores cubanos denuncian uso de reclusas para golpear a Damas de Blanco

Destrozan cajeros automáticos en avenida de La Habana