in ,

Por 180 dólares al mes, cada 30 días 500 cubanos se van a EE.UU.

La ruta que siguen los cubanos por centroamerica/Infografia: Martin
 

Desde octubre pasado cerca de tres mil 500 cubanos han abandonado la Isla por temor a que las garantías migratorias de las que gozan en Estados Unidos se deroguen.

En precarias embarcaciones, regularmente de fabricación casera, salen de Cuba con dirección hacia Florida.

El avance del restablecimiento de relaciones diplomáticas con el país del norte siembra en los isleños el temor de que los privilegios migratorios terminen.

Consideran que el Congreso de EE.UU puede derogar la Ley de Ajuste Cubano de 1996, que les da privilegio de residencia automática un año después de haber llegado al país. Algunos señalan que  la vida en su país sigue siendo “muy difícil”, en especial para los que viven fuera de la capital.

La libertad de expresión y los bajos ingreso salariales son los problemas que más les preocupan. Los inmigrantes denuncian ser víctimas de un sistema económico y político que les impide tener una vida digna.

RECOMENDADO: ¡HAY ESPERANZA! Exilio presentará amparo a favor de 19 cubanos que llegaron a faro en EE.UU.

Salarios que no superan los 20 dólares mensuales, prohibiciones para autoemplearse, carencias alimenticias y económicas así como la ausencia de libertades religiosas y políticas son algunos de los motivos que han impulsado a miles de personas a abandonar el país.

“Hemos tenido tanta suerte para llegar. He tenido más aquí que en ocho días que en 42 años en Cuba”, afirmó Yosvanys Chineas  una semana después de que arribara a Miami.

Chineas, un carpintero que dejo a sus dos hijos y su esposa en la Isla consideró que los cambios en las relaciones con EE.UU no han suscitado ningún cambio que beneficie a sus connacionales. Cubanos en el exilio y disidentes en la nación caribeña han solicitado en repetidas ocasiones que la normalización de las relaciones con Washington también implique una flexibilización del régimen. Libertad de expresión y elecciones democráticas son las principales demandas de los grupos opositores a Castro.

Desde 1994 EE.UU implementó la política de Pies Secos-Pies Mojados, que contempla legalizar la situación migratoria de aquellos cubanos que lleguen por tierra o por mar sin ser detenidos.

Reciben dinero, asistencia médica, vales…

Desde 1994 Estados Unidos implementó una serie de políticas migratorias que favorecen de manera especial a los ciudadanos cubanos, ya que pueden obtener beneficios médicos, sanitarios y monetarios.

Momento en que los balseros eran rescatados por el grupo de guardacostas de Estados Unidos / Foto: UNIVISION
Momento en que los balseros eran rescatados por el grupo de guardacostas de Estados Unidos / Foto: UNIVISION

La llamada Ley de Ajuste Cubano permite que aquellos inmigrantes que logren llegar por tierra o por mar a territorio estadounidense, sin ser detenidos por la autoridades, puedan acceder a la residencia permanente después de 12 meses y un día de estadía en el país.

VEA TAMBIÉN: ¡CRISIS MIGRATORIA! Cubanos en Colombia no se moverán hasta poder continuar a EE.UU. 

El trámite para conseguir la ciudadanía sólo dura seis días.

Además, el gobierno les brinda una ayuda económica mensual equivalente a 180 dólares más 194 dólares en vales de despensa. Otro de los beneficios de los que gozan es que al llegar a EU pueden tener acceso al sistema de salud de manera gratuita, para ello cuentan con una tarjeta conocida como medicare.

Es el único grupo de inmigrantes que tienen beneficios de este tipo. En los últimos años esa política ha derivado en que la mayoría de las entradas a Estados Unidos se realizan a través de la frontera con México, es lo que se conoce como pies con polvo, en referencia al desierto.

Al entrar en territorio estadounidense no pueden ser deportados.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El ‘burgués’ culto al cuerpo en Cuba (Video)

‘La Casona de 17’, un modelo de la gestión privada