in ,

Holguín está seca

Loading...

HOLGUIN, Cuba.- La cola para comprar el agua potable dobla la esquina. Tanquetas y los pomos vacíos yacen colocados uno detrás del otro por todo el borde de la calle. A medida que pasa el tiempo se suman más personas, pero el camión cisterna que abastece el céntrico punto de venta de la calle Miró, en Holguín, no da señales de llegar.

Sin embargo los presentes, en su mayoría de la tercera edad, todavía tienen la esperanza de llevar el preciado líquido a la casa. “No puedo regresar sin agua, no tenemos ni para tomar ni para cocinar”, comenta a CubaNet Juan Ramón, que hace el número ocho en la cola. Habitualmente la venta comienza a las nueve de la mañana, pero “ya son pasadas las once y los tanques del punto siguen secos”, refiere.

Loading...

Escenas como esta se repiten en los lugares de venta de agua potable en el municipio capital, el más afectado de la provincia por una intensa sequía que ha dejado fuera de servicio a Cacoyugüín, una de las presas que abastece a la ciudad. Las autoridades califican la situación como crítica, y en el intento de encontrar una solución se construye  un trasvase que permitirá traer el agua a la urbe desde los embalses de Nipe y Mayarí, actualmente al 90% y 100% por ciento de llenado, respectivamente.

El escenario se ha vuelto más dramático porque los ciclos de abasto de agua a la población superan los 15 días. A pesar de las recientes lluvias, todavía los especialistas consideran que la situación hidrológica es extrema.

Loading...

La ausencia prolongada de precipitaciones no es la única causa. También influyen las roturas continuas de las estaciones de bombeo de Gibara y Güirabo, “como consecuencia de la intensa explotación de sus motores y bombas hidráulicas”, según informa el semanario oficial ¡Ahora!

La publicación precisa que se trabaja día y noche, con ayuda de técnicos de otras provincias, en la instalación de nuevos equipos recién llegados al territorio.

Sin embargo, muchos culpan al gobierno de la crisis por no haber previsto una situación como esta. “Toman las medidas cuando aparece el problema y no antes. El pueblo siempre paga las consecuencias”, opina Gloria, que de tanto esperar en la cola se ha sentado en el contén de la calle.

En medio de la intensa sequía, en la población ha causado malestar la decisión de las autoridades de que una pipa cisterna se haya destinado a regar las plantas ornamentales sembradas a lo largo de la avenida 20 aniversario. El recorrido, realizado en horas de la noche, abarca más de un kilómetro y comienza frente a la sede del Partido Comunista en la provincia. “Es indignante ver esa pipa regando las plantas, con la necesidad de agua que tiene la gente”, afirma Carlos Alberto, vecino del lugar.

Otra arista del asunto es el deterioro de las redes hidráulicas, lo que provoca salideros y que el agua corra por las calles. De cada cien litros que pasan por la potabilizadora, sesenta son despilfarrados, declaró a la televisión local de Francisco Carrillo Díaz, director municipal de la empresa de Acueducto y Alcantarillado.

“No hicieron buen trabajo cuando instalaron la tubería”, opina Diógenes, vecino de la calle ocho del reparto La Quinta. Hay tubos soterrados que quedaron casi en la superficie. Por eso, “cuando pasan los carros los tubos se rompen porque reciben todo el peso”, precisa.

En otros puntos de la red los empates no quedaron con calidad y se quiebran al recibir la presión del agua. “Mira cuánto se despilfarra y todavía no han venido a arreglar la rotura, a pesar de que ya lo informamos a la empresa de acueducto”, lamenta Diógenes.

Ante la escasez, los precios se han disparado. Los particulares que comercializan el agua cobran casi el doble de su precio.

Sin embargo, la situación hubiera sido menos caótica de haberse conservado los pozos abiertos en los barrios durante la anterior sequía en los que se invirtieron cuantiosos recursos.  “Llenaron de pozos muchos repartos de la ciudad y las autoridades no se preocuparon por conservarlos”, comenta Misael, vecino del reparto Nuevo Llano.

“Volvió la sequía y ahora traen el agua en un carro cisterna; y es un desperdicio de combustible, pudiéndose resolver ese problema en la zona donde están esos pozos”, opina.

Con la falta del vital líquido, las autoridades sanitarias temen un rebrote de cólera. Esther, enfermera del policlínico “René Ávila”, estima que en los próximos días los enfermos aumentarán. “Si no hay agua, no hay higiene; y esta es la principal razón para que se propague las enfermedades gastrointestinales como el cólera”, afirma la especialista.

La sequía también afecta a la producción agrícola. Cifras oficiales dan cuenta de que 28 micropresas de la agricultura están deprimidas, más de 2 400 pozos están totalmente secos y 3 730 hectáreas permanecen sin riego. Asimismo, se cuantifican afectaciones de miles de toneladas de granos, viandas y frutas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuba es el segundo país con mayor hacinamiento carcelario

¡HAMBRE Y DESESPERO! “Queremos comida” gritaban venezolanos en intento de saqueo (+VIDEO)