in ,

Muhammad Ali vs. Teófilo Stevenson: la gran pelea que nunca fue (+Video)

https://mlovwpym4fqw.i.optimole.com/MfvdP1g.iasr~65e57/w:auto/h:auto/q:auto/https://cubanosporelmundo.com/wp-content/uploads/2016/06/teofilo_2245894i-580x362.jpg
Teófilo Stevenson y Muhammad Alí en La Habana en agosto de 1996.
Loading...
Teófilo Stevenson y Muhammad Alí en La Habana en agosto de 1996.
Teófilo Stevenson y Muhammad Alí en La Habana en agosto de 1996.

La palabra “apuesta” siempre ha vivido en las sombras de Cuba, pero la primera vez que la escuché vino asociada a los nombres de Muhammad Alí y Teófilo Stevenson, haciéndola más atrevida, más proscrita, viviendo en los límites de lo permitido.

Sin embargo, en 1977 lo permitido era bien poco en Cuba y el hecho de que los mayores de mi barrio se apasionaran tanto con la posibilidad de un choque entre el mejor de los profesionales y el mejor de los amateurs levantaba en lo posible el manto de secretismo al hablar de lo que no se podía hablar.

“Te apuesto una caja de cerveza”, dijo uno. “Sé hombre y apuesta dinero”, le respondió otro. Y mi barrio tan calmo e insípido se despertaba de la abulia con la sola visión de esos dos gigantes juntos encima de un ring. ¿Acaso lo imposible podría suceder? La Cuba de los 70 vivía el cerrojo ideológico que nos traía la dependiente relación con el campo socialista, ahogando criterios, proyectos y fantasías.

Loading...

Pero por alguna razón se conocía de la posibilidad de este choque y todo el mundo hablaba de algo distinto, que rompería la monotonía de sus vidas. Se sabía, por ejemplo, que Fidel Castro había dado su visto bueno, que Stevenson había firmado un contrato de intención que le había presentado el entonces joven promotor Bob Arum, y solo se esperaba la respuesta de Alí.


Leer más aquí

Loading...

One Comment

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En una bodega acondicionada en Turbo, más de cien migrantes cubanos esperan una solución para seguir hacia Estados Unidos. Están hacinados, casi uno encima de otro, y decididos a tomar la selva antes que permitir la deportación. FOTO manuel saldarriaga

Cubanos en Turbo: “No queremos volver a Cuba”

Video: Se llevan caja repleta de mercancía de mercado y nadie se percata