in ,

EN TESTIMONIO: ¿Cómo lucha un cubano por llegar a Estados Unidos?

Loading...

Atravesar la selva panameña, en medio de una agresiva fauna, insectos y plantas, fue una odisea para Rodolfo Peña. Intentó no caer en las manos de la guerrilla colombiana y logró llegar a Houston.

A sus 29 años de edad, el peligro lo vio de cerca. Él es un nombre, en un grupo de 80 personas insertadas en la selva de Darién. “Ahí le pones precio a tu vida, uno muy bajo. En la selva pasa de todo.”

Desde Octubre, más de 26 mil cubanos han cruzado la frontera de Texas, número que en el primer semestre del año, estaría superando el total del año 2015, donde 29 mil arribaron a Estados Unidos. Un 80 por ciento más que hace una década, la nueva y masiva oleada de cubanos desesperados por huir de la Isla.

Loading...

El ritmo de estos migrantes hacia el norte ha abrumado no sólo las agencias de reasentamiento aquí , sino también a los gobiernos de toda América Latina. Algunos países, como Panamá y Nicaragua, han cerrado sus fronteras a los cubanos, lo que provocó una crisis de refugiados que no muestra signos de disminuir, sino que se traslada de un lugar a otro.

” No tenemos la capacidad para servir a todos”, dijo Wafa Abdin , vicepresidente de servicios de inmigración y refugio en Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Galveston- Houston.

Loading...

La organización ha ayudado a más de 1500 cubanos en los ocho meses desde octubre, que lo que hizo para el período de 12 meses entre octubre de 2014 y septiembre de 2015. Es más del doble que se vio en el mismo intervalo de tiempo del año anterior , y otra agencias de refugiados de la zona reportan un alza similar.

A diferencia de la mayor parte del siglo pasado, las corrientes peligrosas del estrecho de Florida ya no son la vanguardia de la migración cubana .En cambio , la mayoría de los cubanos toman la vía de Centroamérica, desde Ecuador hacia Colombia y hacia arriba a través de la selva de Panamá hasta la frontera de Texas. A partir de ahí , muchos hacen su camino a Houston en lugar de Miami . La afluencia comenzó a confiscar la atención nacional en 2014 .

Nicaragua, un aliado cercano de La Habana, decidió cerrar sus fronteras a finales del año pasado, creando un cuello de botella en Costa Rica. En enero, Costa Rica junto a Panamá organizaron el transporte aéreo de más de 8 mil cubanos a El Salvador, y luego a México.

¿Por qué la estampida? 

Desde el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, mucho ha cambiado. Ver una bandera estadounidense en suelo americano, luego de más de media década de aislamiento, pero continuar siendo testigo del carácter represivo de los Castro, obliga a los cubanos a salir sin mirar atrás.

El gobierno cubano da pasos de tortuga para mostrar un cambio. Hay indicios de apertura a nivel económico pero que no son digeribles para el cubano de a pie, que continúa pidiendo libertades civiles, derechos políticos, dignidad humana.

Cubanos cubanos 2

Funcionarios de la Guardia Costera de Estados Unidos dicen que en el último par de años no solo han visto un fuerte incremento en el número de cubanos que tratan de llegar a Estados Unidos por mar, sino también que tienden a llegar en barcos más pequeños, en lugar de grandes operaciones de varias docenas gente.

El número de prohibiciones en particular, saltó en enero el año 2015 en medio de rumores de la Ley de Ajuste Cubano sería revocada.

“Hemos estado utilizando todos los recursos que podamos con el fin de atender las necesidades inmediatas, y no simplemente no es suficiente”, dijo Abdin. “Las cifras siguen aumentando

La diferencia entre los cubanos y el resto de inmigrantes del mundo, es que los isleños cuentan con la Ley de Ajuste Cubano, camino expedito hacia la ciudadanía, un mecanismo que buscaba respaldar a los disidentes de la Guerra Fría y que ha sido cuestionado en los últimos años, por el impacto económico para Norteamérica.

Ante el temor de que esta ley sea derogada,  los cubanos dicen que están obligados a venir ahora, antes de quedar encerrados en medio de un sistema comunista que continúa cercenando los derechos de todo un país.

Los  cubanos luchan para sobrevivir en un país donde el salario mensual medio siguen siendo un precio tan bajo como $ 24 y tal vez más apremiante: No ven ningún cambio significativo inminente hasta que Fidel y Raúl Castro mueran.

Fuente: VICE

Por ahora, dicen que van a seguir apostando por este camino , que por muchos medios de ahorro durante años , los peligros de viajar a través de América Central y del Sur de hasta 24 meses, continúa siendo mejor que morir en una isla encapsulada en el tiempo.

Para Peña , su éxodo de Cuba comenzó ” el día en que nació”, dijo, describiendo un sueño de toda la vida para venir a Estados Unidos. El plan, sin embargo , parecía alcanzable sólo una vez que Cuba levantó las restricciones de viaje para sus ciudadanos en 2013, que les permite viajar en otro lugar si obtienen una visa para ese país.

Sin embargo, muchos países son reacios a conceder visados cubanos debido al temor de que no van a volver a la isla. Desde que Ecuador en 2008 eliminó la visa para los turistas, la multitud de cubanos que llegan a la frontera entre Texas y México se ha disparado.

El país andino anuló ese beneficio a finales del año pasado para frenar la migración cubana pero decenas de miles de cubanos permanecen allí o en Venezuela, cuyo gobierno tiene una estrecha relación con La Habana.

Como carpintero con su propia pequeña empresa, Peña obtuvo un salario relativamente bueno para la isla, cerca de $120 al mes. Pero con un hijo de 5 años de edad que vive con su madre en el interior en la pobreza y decenas de amigos que habían tenido éxito en el viaje en el Ecuador y los EE.UU., Peña decidió que él también buscaría salir.

Ahorró durante un año para comprar el billete de avión $ 850 y unos unos pocos cientos de sobra antes de abordar su vuelo en julio de 2015.

En principio Peña pensó que se quedaría en Ecuador, donde aproximadamente 41.000 cubanos entraron en vuelos comerciales en 2014, un aumento del 70 por ciento respecto del año anterior. Estaba viviendo con amigos, trabajando trabajos de construcción y hacía cinco veces más dinero que en La Habana.

“Mi hijo finalmente podría tener juguetes ” 

Pero cuando vio que no sería capaz de obtener una visa de trabajo, Peña decidió ir hacia el norte, sabiendo que podía obtener una tarjeta verde, por lo que decidió irse en un viaje en taxi de cinco horas a Ipiales, ciudad fronteriza con Colombia, un viaje de ocho -horas viaje en autobús a Cali, otro paseo de ocho horas en bus a Medellín y finalmente un viaje en autobús de seis horas de Turbo, una ciudad arenosa en el extremo sureste del Tapón del Darién de Panamá en el último tramo de carretera asfaltada en el norte de Colombia.

Esta ruta ha adquirido mala fama no sólo entre los inmigrantes cubanos, sino también en los propios colombianos, porque la delincuencia, lo ha convertido en un negocio muy lucrativo.

“Los cubanos están ganando dinero” dijo Peña, que describe la forma en que fue acosado en cada parada por los delincuentes a sabiendas de que los migrantes llevan dinero en efectivo. Algunos cubanos han relatado haber sido golpeados, y las mujeres han informado de violaciones brutales.

La peor y más peligrosa de su viaje, sin embargo, estaba aún por llegar: Un viaje en barco de tres horas en la oscuridad a eludir a las autoridades de la última frontera de Colombia de Capurganá y otro viaje en barco hasta Puerto Obaldía de Panamá. A continuación, la caminata temida por la selva del Darién.

Cuando Peña finalmente llegó a la Ciudad de Panamá a mediados de abril, estaba agotado y casi sin dinero. Para entonces, el gobierno de Panamá ya se había dispuesto campamentos improvisados cerca de la frontera de Costa Rica para los migrantes, por lo que fue recibido allí donde esperó durante semanas hasta que Panamá decidió el transporte aéreo de los cubanos a Juárez, a un costo de unos $ 800 cada uno.

Al llegar a la ciudad fronteriza, Peña cruzó a El Paso. En la estación de autobuses de la ciudad, se puso de pie, angustiado. Él no tenía dinero para el viaje a Houston. La voluntad de la gente de El Paso, la colaboración de los lugareños, permitió que Peña, y cientos de cubanos continuaran su tránsito.

En Houston, Peña ha firmado para la capacitación laboral y clases de inglés en la YMCA del área metropolitana de Houston, que en 2016 ha atendido a más de 900 inmigrantes cubanos. Él está buscando trabajo.

“Una vez que sales de Cuba se siente el cambio”, dijo. “Puedes decirte a ti mismo, voy a trabajar duro durante dos meses, y yo voy a comprar esto y se puede. “

Traducción al español de Houston Chronicles 

Written by María Fernanda Muñóz

Periodista venezolana. ¿La mejor arma? Humanidad. Pasión se escribe con P de periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un caimán arrastra a un niño de 2 años a una laguna de un hotel en Disney World (+Video)

Rosa María Payá se reunirá con el Dalai Lama en Washington