in

Comunidad musulmana en Cuba celebra el fin de su ramadán

Loading...
Musulmanes en La Habana / Foto: Archivo
Musulmanes en La Habana / Foto: Archivo

De manera discreta y muy conservadores, los musulmanes en Cuba celebraron el fin de su ramadán (Wikipedia) este fin de semana. Llevado a cabo en un pequeño minarete de un edificio de La Habana Vieja, reseña AFP.

En ese sitió es que los musulmanes se reúnen para realizar sus oraciones. El Estado, inauguró esa pequeña sala de oración improvisada pobremente bautizada como “la primera mezquita de Cuba”.

Musulmanes orando / Foto: MartiNoticias
Musulmanes orando / Foto: MartiNoticias

Los cubanos practicantes de esta religión, no hablan árabe pero lo intentan. “Salam aleikum”, dice Javier, un cubano que se convirtió al islam hace dos años luego de venir de una familia católica.

Loading...

“El texto de la Biblia me parecía incompleto, entonces cambié de religión”, señala Javier explicando el motivo de una decisión que puede ser considerada insólita en una Isla en la que el 70% de sus 11,3 millones de habitantes práctica el sincretismo religioso, mezcla del cristianismo con cultos de origen africano.

“Los turistas pasan a menudo por esta calle y abren los ojos cuando se dan cuenta de que están frente a una mezquita en Cuba”, bromea Ahmed Agüelo, convertido al islam hace 17 años y quien dirige actualmente el culto en esta sala de oración, donde cada viernes se reúnen unos 200 fieles.

Loading...

Turistas e incluso los propios cubanos los confunden con extranjeros por su vestimenta.

Piden una mezquita

Hombre musulmán en La Habana Vieja
Hombre musulmán en La Habana Vieja

Durante la visita del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan en febrero del 2015, este prometió que financiaría la construcción de una mezquita para los musulmanes. Tal proyecto nunca llegó.

Para ellos la sala de oraciones construida por el régimen, fue una regalo tras esperar casi 25 años por una obra como está que se queda corta para los 10 mil fieles que abrazan la religión islámica.

Pedro Lazo es conocido como “el primer cubano que se convirtió al isla”. Recuerda que los musulmanes tenían que reunirse en sus hogares para llevar a cabo sus oraciones.

Según expertos, el islam fue introducido por estudiantes musulmanes que llegaron a la Isla desde países como Pakistán, en los años 70 y 80.

Durante el ramadán, los musulmanes cubanos enfrentan dificultades para respetar la tradición, como la de romper el ayuno con dátiles, un fruto muy difícil encontrar en los supermercados de la Isla.

“Hay que importarlo todo. La embajada de Arabia Saudita nos suministra los dátiles, los atuendos tradicionales, la carne ‘halal’. Hamdoulilah se inventa”, explica Lazo, que se hace llamar Yahya.

Cada noche de ramadán, a la hora de romper el ayuno diario, los musulmanes colman la sala de oración. Los niños corren y juegan en la sección reservada para las mujeres que, separadas de los hombres por un muro, se cubren parcialmente sus rostros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡NO SE DETIENEN! Doble ataque en Bagdad deja más de 160 muertos y cientos de heridos

¿TEMOR? Asamblea Nacional cubana debatirá sobre “indisciplina social”