in ,

¡LA GRAN PREGUNTA! ¿Qué harán los Castro sin Maduro en la presidencia?

Cuba y Venezuela ¿cómo quedan ante el triunfo opositor ?
Raúl Castro y Nicolás Maduro. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

La realización del referendo revocatorio en Venezuela no sólo pone en juego el destino de ese país, sino que genera incertidumbre en el castrocomunismo. Para muchos, Nicolás Maduro, fue la pieza indicada por la dupla Castro, para que gobernara el país ante la salida de Hugo Chávez Frías del poder.

No hay preparación ni contingencia. 17 años de regalías administradas menguadamente por el régimen para la población, preocupan a la cúpula y al pueblo. Si ya la vida es precaria, por lo menos para el pueblo ¿Cómo enfrentarán la pérdida de subsidios que superan los 10.000 millones de dólares al año?

Los estragos comienzan a verse. Venezuela le aporta a Cuba más del 66% del petróleo que se consume en el país. Razón por la que recientemente se anunció la reaparición del racionamiento eléctrico y de combustible.

Diario de Cuba reseña, que «aunque de momento Maduro parece tener suficiente respaldo militar, y obviamente cuenta con todo el apoyo logístico, estratégico y de inteligencia de La Habana, si continúa agravándose la falta de alimentos,  medicinas, artículos de consumo de todo tipo, y continúa la progresiva paralización de la planta industrial y comercial venezolanas por falta de divisas, el protegido de los Castro no tiene un futuro muy promisorio.»

Y es así, porque a diferencia del pueblo cubano, en Venezuela han conocido de las «bondades del capitalismo» que pareciera no rendirse ante el fracaso de un modelo por mucho más tiempo. Parece que la lección fue aprendida y mucho se ha rumorado de un posible estallido social que pondría en juego la estabilidad política del país.

Tal parece que el referendo revocatorio no es una solución para el pueblo y la solución, podría ser inclusive para un ala de la cúpula chavista, que prefiere desligarse de Nicolás Maduro, y darle continuidad a la «revolución bolivariana» con un nuevo rostro.

He allí el dilema. «Maduro es muy especial  para el  castrismo» señala Roberto Álvarez Quiñones, y ese superlativo se lo da la formación bajo la ideología de los Castro. Aún cuando en Venezuela se creía que al salir Chávez de la presidencia, sería Diosdado Cabello quien heredaría el mandato, terminaron los Castro sorprendiendo, con alguien mucho más moledable y manipulable, al que hoy llaman «Hijo de Chávez».

Maduro estudió marxismo-leninismo en La Habana, en la década de los 80. Allí fue captado para la inteligencia del MININT y comenzó a trabajar en el Departamento América, entidad castrista de subversión comunista en Latinoamérica.

Panorama incierto para el castrocomunismo

A continuación, el análisis íntegro publicado en Diario de Cuba, por Roberto Álvarez Quiñones, que pone en perspectiva dos destinos cruzados: Cuba y Venezuela, crónica de una muerte anunciada.

De salir Maduro del Palacio de Miraflores, dado el bajo precio del petróleo, con toda probabilidad el nuevo gobierno chavista reduciría al menos la colosal transferencia de cash  regalado  a la Isla, aun si mantuviese a miles de médicos cubanos en Venezuela. Y si la oposición llega al poder los subsidios desaparecerán.

En Venezuela todo se agrava porque los jefes militares que trasiegan drogas y le roban al Estado no quieren soltar el poder. Y, claro, La Habana les «orienta» que masacren a la gente en las calles si es necesario, pues si la oposición llega al poder ellos irán a cárceles venezolanas o de EEUU.

La nación sudamericana es ya un volcán a punto de hacer erupción. Es muy difícil hacer pronósticos. Y no habrá una solución justa con el diálogo que impulsa el expresidente español José Rodríguez Zapatero —conocido simpatizante del chavismo que además se mueve en aviones de PDVSA— que sirve para que Maduro gane tiempo, adormezca a la oposición, engañe al mundo y evite la realización del referendo en 2016.

No más mecenas

En cuanto a Cuba, de ningún sombrero mágico va a aparecer ya otro mecenas dadivoso que mantenga  a los Castro. China y Rusia son «hermanos solidarios», pero con el billete por delante, o con el compromiso de que el Gobierno pague de alguna forma lo que le prestan o venden. Ni Moscú, ni Pekín regalan nada. Además, cayó la exguerrillera Dilma Rousseff en Brasil, hay un gobierno de derecha en Argentina y muy pronto habrá otro en Perú. Ni Angola, ni Ecuador, ni México, ni Irán, obsequian petróleo.

¿Cómo podría Cuba comprar internacionalmente los 37 millones de barriles anuales de petróleo que le regala Maduro? ¿Cómo suplir los miles de millones de dólares faltantes?  Importar 37 millones de barriles de crudo le costaría al régimen unos 1.850 millones de dólares. Y si solo comprase 20 millones de barriles tendría que pagar  casi 1.000 millones  y se paralizaría parcialmente el país.

Sin combustible suficiente y sin subvenciones, la producción industrial, el comercio, el transporte, la agricultura y toda la economía se afectarían dramáticamente. La improductiva economía cubana apenas produce mercancías vendibles para obtener divisas. En 2015 el valor de las exportaciones cubanas de bienes fue de apenas 3.900 millones de dólares. En cambio, la  pequeña vecina República Dominicana exportó bienes por 9.523 millones. Maravillas del socialismo.

La poca exportación de bienes de Cuba es siempre aliviada  por la explotación  —que no exportación— de médicos y otros profesionales cubanos en Venezuela, a quienes les confiscan el grueso de sus salarios. Eso en 2015 le permitió al régimen hacer importaciones por valor de 13.500 millones de dólares. De acabarse esa esclavitud moderna, Cuba sufriría un derrumbe muy pronunciado de ese nivel de importaciones, de alimentos y de todo tipo.  ¿Y el  turismo qué?

Como Cuba produce muy poco para vender,  tampoco puede comprar, a no ser que le regalen  dinero. Volverían las noches medievales con apagones de 14 horas y la  tiradera de piedras contra vidrieras y ventanas, que esta vez podrían llevar cierto olor a desestabilización política.

Disyuntiva castrista

Tales circunstancias  colocarían a los Castro en una disyuntiva: o adoptan medidas que ellos siempre han rechazado, como ampliar en serio el sector privado; o sumergen a los cubanos en otro «Periodo Especial» muy grave, lo cual podría desatar un nuevo Mariel que acabaría con  la política complaciente de Washington hacia la dictadura.

Cuba necesitaría que se aumentasen las transferencias de divisas desde EEUU, que en 2015 ascendieron a  6.634 millones de dólares, según la consultora The Havana Consulting Group,sumando las remesas y los bienes enviados o llevados a Cuba por los viajeros desde territorio norteamericano. Esa cifra quintuplicó los ingresos netos que dejó el turismo, y casi duplicó el valor de las exportaciones de bienes cubanos.

El régimen tendría que levantar muchas trabas a los cuentapropistas y permitir que importen bienes de capital y materias primas, y que los profesionales presten sus valiosos servicios por su cuenta. Tendría que moderar al menos los ataques a Washington para facilitar que el Congreso levante el embargo.    

Y  quienes en la nomenklatura miran hacia China y  Vietnam tendrían  ahora su oportunidad. La dirigencia postmaoísta  instauraró un capitalismo de Estado  («socialismo de mercado en las condiciones chinas») capitaneado por Deng Xiaoping, quien a la vez ordenó la  masacre de  los manifestantes en la Plaza Tiananmen,  en 1989.

Capitalismo con terror comunista

El sector privado chino hoy genera el 71% del PIB, pero en el poder sigue el mismo Partido Comunista represor que fusiló o mató de  hambre a más de 60 millones de personas en 27 años (1949-1976). En Vietnam, con el Doi Moi (Renovación)  igualmente se liberaron las fuerzas productivas. Hoy es la economía que más crece en Asia, pero la represión política sigue intacta.

Esa simbiosis de capitalismo con terror comunista fascina a muchos generales y jerarcas del castrismo, que quieren ser dueños o ejecutivos de empresas para volverse millonarios igual que los dirigentes comunistas chinos. 

Pero Fidel Castro no quiere que la Junta Militar pierda un ápice del control patológico que tiene de toda la sociedad cubana. El achacoso comandante mantiene todavía una influencia retrógrada en el Partido Comunista (PCC), sobre todo entre los dinosaurios de la Sierra Maestra. Su principal fanático, su hermano Raúl, controla todos los segmentos del poder y no se opone a su hermanito.

Los cuentapropistas no tendrían la misma libertad que en China, pero a causa de los Castro. No comparto la tesis de que el modelo chino no es aplicable  a Cuba por razones culturales, históricas, o por su cercanía a EEUU.  El capital, la propiedad privada y el libre mercado no tienen nacionalidad ni ideología política. Y en materia de controles y represión política el castrismo le puede dar lecciones a Pekín y Hanoi.

¿Tendrán los hermanos de Birán una carta secreta bajo la manga por si  sucumben Maduro o todo el chavismo? En todo caso, gústeles o no, Cuba dependerá más que nunca de los «gusanos» en el exterior, de Estados Unidos y de aflojarle la mano al sector privado.

De los Castro jamás se podrían esperar medidas beneficiosas para el pueblo, pero esta vez estarían obligados a mover  fichas en el tablero estalinista. Es cuestión de vida o muerte también para su dictadura.

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

One Comment

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El fantasma de la perestroika en Cuba

Ricardo Calvo (número 3) y Abrahan Alfonso (12), dos de los voleibolistas arrestados en Finlandia.

Total silencio de Cuba ante escándalo de voleibolistas en Finlandia