in ,

TRÁFICO DE ORQUÍDEAS, belleza cubana furtiva

Cultivador de orquídeas en Soroa
Loading...

Reina un olor en el patio, son notas de chocolate. La pequeña orquídea Encyclia phoenicia floreció y su aroma tan particular es lo que la pone entre las más buscadas del mercado furtivo de especies naturales en Cuba. Los cultivadores de orquídeas las llevan a los sitios turísticos para venderlas y tal vez terminar en la terraza de un nuevo rico o al otro lado del mar.

En los noventa hubo una reapertura al turismo internacional, lo cual aumentó el número de visitantes en el área de Soroa, en la provincia de Artemisa. Su ubicación en la Sierra del Rosario, la belleza de la zona y la presencia de un orquideario  con más de 20.000 ejemplares, le brindaron el boleto a ser fijo en las más famosas rutas de visita.

Así ha ocurrido este año, los pobladores de Soroa ampliaron sus ofertas de orquídeas tanto legales como ilegales a los visitantes. Han aumentado las casas de renta de habitaciones y de igual forma la clandestinidad entre tan exuberante vegetación que se  complemente con las irregularidades de la cordillera. Entre las ofertas informales se encuentra desde artesanía local hasta especies autóctonas de la fauna y flora.

Loading...
Orquideario en Soroa en manos del gobierno cubano
Orquideario en Soroa en manos del gobierno cubano

Las orquídeas son las protagonistas en este comercio furtivo. Las más valoradas son las opciones nativas y existen alrededor de 300 en todo el país. Gran parte de ellas han sido declaradas en peligro de extensión por la Sociedad Cubana de Botánica (Socubot).

El mayor de los éxitos está en obtener una de las dos orquídeas recién descubiertas en la isla por científicos españoles. La Encylia Navarroi y la Tetramicra Riparia este par están en el centro del deseo de coleccionistas sin dejar de lado variedades como la Zanatilla de la Reina y la Catleya que mantienen la preferencia en arreglos florares y el mercado nacional.

Loading...

Las orquídea de cultivo más complicado son las que ostentan de mayor costo a la venta. Esta premisa ha hecho que los floricultores ilegales se las ingenien en cuanto a técnica y afinación de engaños.

En la pequeña carretera a Soroa se cuentan no menos de 15 puntos no estadales de venta de orquídeas. Este mundo se desenvuelve en la sombras, no acepta ni emplea ningún tipo de cartel y anuncios, básicamente porque ninguno de los implicados posee licencia para comercializar las plantas, ni crear un vivero para esta flor.

Las familias residenciadas cerca a esta carretera guindan en sus portales las atractivas plantas para la venta, pero fingen que están allí para la decoración de sus viviendas. Aquel que esté interesado realiza la consulta y sólo de esa manera se conoce el precio de la flor, el cual se encuentra entre los 10 y 50 CUC dependiendo de las características propias del ejemplar.

Con información de 14ymedio.com

Written by Edu Ascanio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO DIJO ALMAGRO: no es normal lo que pasa en Venezuela

Regresa a Miami el primer crucero entre EEUU y Cuba en más de medio siglo

La nueva cola que se hace en Cuba