in , ,

Ángel Fournier va hoy en búsqueda de la final de remo en Río

Loading...

El cubano Ángel Fournier buscará hoy clasificar a la final del par de remos cortos (m) de los XXXI Juegos Olímpicos con sede aquí hasta el venidero 21 de agosto de 2016.

Fournier, campeón de la especialidad en los Juegos Deportivos Panamericanos de Toronto-2015, llega al lago Rodrigo de Freitas animado por su victoria en su heat de cuartos de final con tiempo de 6:51.89 minutos, por delante del australiano Rhys Grant (6:55.14) y el noruego Nils Jakob Hoff (6:57.94).

Junto a estos hombres clasificaron también, el neozelandés Mahe Drysdale (6:46.51), el serbio Ondrej Synek (6:50.51) y el belaruso Stanislau Shcharbachenia (6:55.19 ) en el apartado dos, así como el belga Hannes Obreno (6:48.90), el mexicano Juan Carlos Cabrera (6:50.04) y el egipcio Abdelkhalek Elbanna (6:50.82) en el grupo tres.

Loading...

Por su parte en el cuarto heat, también avanzaron el croata Damir Martin (6:44.44), el británico Alan Campbell (6:49.41) y polaco Natan Wegrzycki (6:53.52). Sin embargo, los latinoamericanos se perderán la disputa de medallas de la jornada en el doble par de remos cortos para hombres y mujeres, así como del doble sin timonel (f) y el cuatro sin timonel para varones.

En la final A del doble par de remos cortos para mujeres, las favoritas serán las campeonas mundiales de Nueva Zelanda, Julia Edward y Sophie MacKenzie, así como las sudafricanas Kirsten McCann y Ursula Grobler, terceras en la lid universal celebrada el año pasado en Francia.

Loading...

Mientras en esa especialidad para hombres sobresalen los franceses Pierre Houin y Jeremie Azou, éste último titular universal en 2015 junto a su compatriota Stany Delayre, así como los noruegos Kristoffer Brun y Are Strandli, bronces en la propia lid.

Por su parte en el doble sin timonel femenino, destacan las británicas campeonas del mundo Helen Glover-Heather Stanning y las estadounidenses Felice Mueller-Eleanor Logan, terceras en Aiguebelette-2015.

La final en el cuatro sin timonel masculino será animada por los ocupantes del podio en la justa mundial francesa, Italia, Australia y Reino Unido, por ese orden.

Ayer la justa regalo cinco metales dorados con destaque para los representantes de Alemania, que ganaron los títulos del cuatro par de remos cortos en uno y otro sexo.

Las germanas ganaron con tiempo de 6:49.39 minutos para aventajar a las parejas de Holanda (6:50.33) y Polonia (6:50.86), por ese orden.

En tanto sus compatriotas del masculino, se agenciaron la corona al detener los relojes en 6:06.81 minutos, por delante de los representantes de Australia (6:07.96) y de Estonia (6:10.65).

Por su parte, en la final de doble sin timonel para hombres, ganaron los neozelandeses Hamish Bond y Eric Murray, quienes cubrieron el tramo de dos mil metros en 6:59.71 minutos para superar a los sudáfricanos Shaun Keeling y Lawrence Brittain (7:02.51).

Las de bronce fueron para la dupla italiana de Marco de Costanzo y Giovanni Abagnale, quienes cronometraron 7:04.52 minutos.

El doble par de remos cortos para mujeres, lo ganaron las remeras polacas Natalia Madaj y Magdalena Fularczyk-Kozlowska, dueñas de un crono de 7:40.10 minutos.

Detrás de las punteras quedaron las chicas del Reino Unido Katherine Grainger y Victoria Thorlnley (7:41.05), así como a las lituanas Milda Valciukaite y Donata Vistartaite (7:43.76).

Los hermanos croatas Valent y Martin Sinkovic se titularon el doble par de remos cortos con marca de 6:50.28 minutos, mejor que los lituanos Mindaugas Griskonis-Saulius Ritter (6:51.39) y los noruegos Kjetil Borch -Olaf Tufte (6:53.25).

Mientras tanto, en el cuatro sin timonel ligero para hombres se impuso el bote suizo con tiempo de 6:20.51 minutos, por delante del de Dinamarca (6:21.97) y del de Francia (6:22.85).

Tomado de radionuevitas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FIDH denuncia malos tratos al opositor Iván Hernández Carrillo

La libertad de prensa en Cuba murió a punta de pistola

#ESPECIAL | La libertad de prensa murió a punta de pistola