in , ,

CUBA ¡se viene el Encuentro Mundial de Bailadores! (+Vídeo)

En el noviembre próximo se prende el danzón en tierras cubanas|Suenacubano.com
Loading...
En el noviembre próximo se prende el danzón en tierras cubanas|Suenacubano.com
En el noviembre próximo se prende el danzón en tierras cubanas|Suenacubano.com

Los eventos “Baila en Cuba”, “Encuentro Mundial de Bailadores” y “Academias de Baile de Casino y Salsa”, celebrarán su 11 edición en La Habana, del 20 al 26 de noviembre de 2016, en esta oportunidad estará dedicada al género musical danzón

En Cuba el baile no se aprende, se nace con el son en la sangre que se contagia entre propios y extraños, porque es imposible visitar esta tierra sin moverse al ritmo de su ancestral cultura musical que invita a la alegría y a la celebración de la vida en pleno ¡esa es Cuba! un paraíso musical.

“Baila en Cuba“, “Encuentro Mundial de Bailadores” y “Academias de Baile de Casino y Salsa” se aproximan como eventos que en su undécima edición rendirán honores al danzón, un ritmo que ha revolucionado todas las pistas de baile conquistando a todo tipo de público a escala planetaria.

Loading...

Según anuncia el sitio suenacubano, en el evento participarán las orquestas: Los Van Van, Adalberto Álvarez y su Son, Pupy y los que Son Son, Manolito Simonet y su Trabuco, Yumurí y sus hermanos, Maykel Blanco y su Salsa Mayor, David Calzado y su Charanga Habanera, Pachito Alonso y sus Kini Kini, José Luis Cortés (El Tosco) y NG La Banda, Elito Revé y su Charangón,Alexander Abreu y Havana D´Primera, entre otras.

El encuentro ha sido organizado por Paradiso, la agencia promotora oficial del turismo cultural de Cuba.

Loading...

Además de disfrutar de este gran espectáculo, los asistentes podrán recibir clases de bailes populares como la salsa, entre otros géneros musicales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Impresionante! un marcador que dibuja y crea circuitos eléctricos simultáneamente

#Opinión| Los malabares de la resolución 9855