in ,

¡DOLOR! Cubanos «raspan» sus pertenencias para sobrevivir en Panamá

El cierre de la frontera con Panamá ha desatado una crisis humanitaria en el Urabá antioqueño, donde decenas de cubanos, haitianos, africanos y asiáticos quieren seguir su camino rumbo a Estados Unidos.
El cierre de la frontera con Panamá ha desatado una crisis humanitaria en el Urabá antioqueño, donde decenas de cubanos, haitianos, africanos y asiáticos quieren seguir su camino rumbo a Estados Unidos.
La cifra total de cubanos trasladados a territorio mexicano durante esta operación asciende a 3,161 personas.
Cubanos varados en Panamá / Foto: Cortesía 

El conflicto que viven los cubanos en Centroamérica les comienza a pasar factura a sus finanzas. El dinero que con tanta ilusión reunieron para salir de Cuba y llegar a los Estados Unidos, hoy se ha vuelto sal y agua, pues el retraso en su camino los ha llevado a gastar más de lo previsto.

Ricardo Velázquez, es uno de los migrantes que se encuentran en el poblado de David, Panamá, frontera con Costa Rica, el hambre comenzaba a desesperarlo y no tuvo otra opción que vender su único bien, el celular, que era lo que le permitía sentirse cerca de su familia en Cuba.

«Los gobiernos nos echan como quien barre la basura de su puerta a la del vecino», dijo un emigrante.

La situación para los cubanos en David, es la misma que en Turbo (Colombia), La Miel, Puerto Obaldía y Ciudad de Panamá. Están varados, deambulando de un lado a otro.

Para los cubanos que no tienen dinero, continuar el camino es casi un suicidio, pero no se dieron por vencidos, y a través de las redes sociales, iniciaron una campaña pidiendo ayuda, la que se materializó el día de ayer de la mano de la Pastoral Social Cáritas Panamá.

Su diácono Víctor Berrio, ofrece a los migrantes techo, alimentos y medicinas. Alrededor de 170 cubanos se encuentran en dos albergues improvisados.

Según el religioso, a las instalaciones de la Pastoral Social Cáritas en Ciudad de Panamá han llegado en pequeños grupos cubanos procedentes de Colombia.

Primero llegaron los enfermos, deshidratados, hambrientos y con los pies destrozados. Eran los que habían atravesado la selva del Darién, explicó. El resto procedía de Costa Rica, habían sido sacados a la fuerza de los hoteles donde estaban en Paso Canoas y llevados a la frontera.

El diácono, secretario ejecutivo de Pastoral Social Cáritas Panamá, dijo que en el censo de la mañana del 23 de agosto se contabilizó un total de 70 cubanos, pero para las horas de la noche llegó un grupo de 100, de los que se encontraban varados en La Miel, en la frontera con Colombia.

En Obaldía queda todavía un grupo significativo que no cuenta con recursos económicos para llegar a Ciudad de Panamá. Según Berrio, se está evaluando la posibilidad de fletar un avión para trasladarlos.

El diácono afirmó que además de alimentación y servicio médico, a los emigrantes se les brindará apoyo social y la asesoría de un grupo de abogados para disipar dudas legales.

Además se hablará con las autoridades de Migración y con la policía.

«Porque a veces hablan de deportación y eso no cabe aquí, ni el presidente (Juan Carlos Varela) habla de la deportación», señaló.

Con información de Diario de Cuba

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al menos 159 muertos y 368 heridos tras el terremoto de Italia: «La mitad del pueblo ya no está» (+Video)

#ElToque: El extraño desvío en la ruta de la izquierda latinoamericana (+Video)