in ,

Las mil y una historias de Tarará

Loading...

“Aquella era mi casa” señala Elena, una cubanoamericana que esta semana regresó a la Isla y visitó el sitió donde vivió su infancia. En Tarará dio sus primeros pasos, pero el lugar apenas se parece al reparto residencial que guarda en sus recuerdos. En cinco décadas ha pasado de ser una barriada de gente rica a una escuela formadora de maestros, un campamento de pioneros, un sanatorio para niños afectados por la radioactividad y una villa para turistas.

En el poblado, ubicado al Este de La Habana en una hermosa zona costera, se radicó la crema y nata de la burguesía habanera a mediados del siglo pasado. Ninguno de los residentes en las 525 casas de este pequeño paraíso pudo imaginar que poco tiempo después de estrenar sus viviendas, solo 17 familias se mantendrían en el lugar y el resto emigraría o perdería su propiedad tras la llegada de Fidel Castro al poder.

“Mi padre compró la parcela con mucha ilusión, siempre decía que aquí viviría sus últimos años”, recuerda ahora Elena. Camina alrededor de la casa que ya ha perdido toda la madera de las puertas y ventanas. Las malas hierbas han tomado la zona de la terraza y en el suelo del salón principal se ve la evidencia de los muchos murciélagos que duermen en el sitio cada noche.

Loading...

Un hombre barre la calle y le pregunta a la recién llegada si ya pasó “por la garita de entrada”, un control donde los visitantes deben pagar para acceder a Tarará. Por cinco pesos convertibles Elena ha regresado al lugar de sus nostalgias, con un “almuerzo incluido” en una solitaria cafetería al borde del mar.

En el poblado, ubicado al Este de La Habana en una hermosa zona costera, se radicó la crema y nata de la burguesía habanera a mediados del siglo pasado

Hacia allá se encamina, no sin antes persignarse ante la solitaria iglesia dedicada a Santa Elena, a la que le han devuelto hace pocos años la cruz exterior, que fuera retirada durante las décadas en que el ateísmo más furibundo se adueñó del lugar. “Aquí bautizaron a mi hermana más chiquita”, evoca la mujer ante la fachada de la capilla.

Loading...

Lea esta noticia completa en 14ymedio.

Written by 14ymedio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#OPINIÓN: La derrota: “Cuba perdió porque se volvió insignificante”

Una explosión en Nueva York causa 29 heridos

Una explosión en Nueva York causa 29 heridos (+Video)