in

¿Trump violó el embargo a Cuba?

Newsweek’s latest cover, “The Castro Connection.” / Foto: Cortesía
Loading...
Newsweek’s latest cover, “The Castro Connection.” / Foto: Cortesía
Newsweek’s latest cover, “The Castro Connection.” / Foto: Cortesía

Una compañía controlada por Donald Trump, desarrolló al parecer en secreto, una serie de actividades empresariales en la Cuba comunista durante el gobierno de Fidel Castro, a pesar de las estrictas prohibiciones comerciales estadounidenses.

Según publica la revista Newsweek , el republicano tenía conocimiento sobre los viajes de algunos ejecutivos hacia la Isla con un gasto de 68 mil dólares, lo que está prohibido sin la autorización del gobierno de los Estados Unidos.

Pero la compañía no gastó los fondos directamente. Ejecutivos canalizaron el dinero para el viaje a Cuba a través de una empresa de consultoría estadounidense llamada Seven Arrows Investment and Development Corporation.

Loading...

Una vez que los consultores de negocios viajaron a la isla, Seven Arrows instruyó a los directivos superiores de la compañía de Trump, entonces llamada Trump Hotels & Casino Resorts, para que hicieran aparecer el gasto de dinero como legal, vinculándolo a un esfuerzo de caridad a favor del pueblo cubano.

Los pagos realizados por Trump Hotels tuvieron lugar poco antes de que el magnate neoyorquino lanzara su primera carrera a la Casa Blanca, buscando ser nominado por el Partido Reformista.

Loading...

En su primer día de campaña, el magnate viajó a Miami donde habló con un grupo de cubanoamericanos, un bloque de votantes vital en un Estado clave. Allí Trump se comprometió a mantener el embargo y nunca gastar dinero suyo o de sus empresas en la Cuba comunista hasta que Fidel Castro fuera sacado del poder.

Pero el magnate no reveló que siete meses antes, Trump Hotels ya había reembolsado a sus consultores el dinero que gastaron en su viaje de negocios secreto a La Habana.


En ese momento, apunta Newsweek, los estadounidenses que viajaban a Cuba tenían que recibir un permiso del Gobierno de EE.UU, que sólo se concedía por un número muy limitado de propósitos, tales como esfuerzos humanitarios.

Ni un estadounidense ni una empresa con sede en los Estados Unidos podían gastar dinero en Cuba; en lugar de ello, una entidad caritativa extranjera u otro patrocinador similar debía pagar todos los gastos, incluidos los de viaje.

Los gastos de Trump Hotels, a falta de una licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), habrían sido una seria violación de la ley federal, dicen los expertos.

En enero de 2015, el Departamento del Tesoro amplió una excepción para”investigación profesional” que, según la interpretación de expertos legales,ampara ahora todo tipo de actividades relacionadas con potenciales inversiones, salvo la firma de acuerdos.

Para finalizar una inversión en Cuba se requiere una licencia específica de la OFAC.

Funcionarios de la campaña de Trump no respondieron a los correos electrónicos de Newsweek en busca de comentarios sobre el viaje a Cuba, tampoco Seven Arrows respondió a preguntas sobre el tema.

En el mes de julio, la prestigiosa revista Bloomberg Businessweek citó a varios testigos que confirman que ejecutivos y asesores de The Trump Organization, que opera 18 campos de golf en cuatro países, viajaron a La Habana a fines de 2012 o principios de 2013.

Identifica entre ellos a Larry Glick, vicepresidente ejecutivo para desarrollo estratégico, que supervisa el golf; Edward Russo, consultor medioambiental para el golf,y el principal asesor legal de la compañía, Jason Greenblatt.

Con información de NewsWeek

Written by María Fernanda Muñóz

Periodista venezolana. ¿La mejor arma? Humanidad. Pasión se escribe con P de periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Sexto: “Tengo un comprimiso con los cubanos que no han despertado” (+VIDEO)

Cubalex exige al régimen el cese de la represión en la Isla (+VIDEO)