in ,

Aponte encabeza la delegación de EEUU a la reunión sobre derechos humanos en La Habana

La secretaria de Estado adjunta en funciones para Latinoamérica, Mari Carmen Aponte. (DEPARTAMENTO DE ESTADO)

Mari Carmen Aponte, la secretaria de Estado adjunta en funciones para Latinoamérica, encabezará la delegación de Estados Unidos en la segunda ronda de diálogo sobre derechos humanos que se realizará en La Habana el día de hoy, así lo informó este jueves el Gobierno estadounidense.

Aponte contará con la compañía de Tom Malinowski, secretario asistente de la Oficina de Derechos Humanos y Democracia del Departamento de Estado.

Por parte de la delegación cubana, estará liderada por Pedro Luis Pedroso, subdirector general para Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional de la Cancillería cubana.

Esta reunión será el segundo encuentro sobre derechos humanos luego del que tuvo lugar en marzo del año 2015 en Washington entre representantes de ambos gobiernos. En la primera de estas rondas de diálogo, ambas partes expresaron claramente sus diferencias y optaron por aplazar cualquier debate a fondo.

El tema referente a los derechos humanos sigue siendo uno de los más delicados a tratar en el proceso de acercamiento bilateral.

En su recurrente postura defensiva, la Cancillería cubana afirmó ayer jueves en una declaración que el nuevo encuentro «se corresponde con la voluntad del Gobierno cubano de intercambiar con el de los Estados Unidos sobre cualquier tema, incluso donde existan diferencias, sobre bases de respeto e igualdad».

No obstante, el régimen no suele considerar críticas en el tema de derechos humanos y de manera automática las desecha como consecuencia de motivaciones políticas y las toma como una agresión.

El Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) afirmó que en el diálogo de marzo del año 2015, sus representantes expresaron «interés en contribuir a un tratamiento eficaz y no discriminatorio de los derechos humanos» y destacaron «la necesidad de observar un balance adecuado entre los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales». De igual forma trasladaron:

«profundas preocupaciones en relación con la garantía y protección de los derechos humanos en los Estados Unidos, entre otros temas, por la agudización de la brutalidad y abuso policial con un patrón discriminatorio, y las limitaciones al ejercicio de los derechos laborales y las libertades sindicales reconocidas internacionalmente, así como las violaciones de derechos humanos en la llamada lucha contra el terrorismo, incluida la tortura, las ejecuciones extrajudiciales con uso de drones y el espionaje y vigilancia extraterritorial».

El régimen preserva sobre la mesa su exigencia del levantamiento del embargo y el retorno de la base naval de Guantánamo, mientras que Washington insiste en el respeto de los derechos humanos, el reconocimiento económico pendiente por la nacionalización de propiedades y el tema de los fugitivos de la justicia estadounidense refugiados en Cuba.

Con información de EFE

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lucila Acosta Fernández

¿Por qué si soy cubana tengo que pedirle a los americanos que me ayuden?

La ONU designa al socialista portugués Antonio Guterres nuevo secretario general