in

Curiosidad: ¿por qué en Estados Unidos se elige al presidente un martes?

elecciones EE.UU
----- Publicidad ---

Si formas parte de aquellos curiosos del por qué de las cosas por excelencia, este artículo es para ti. Hoy en día es sumamente sencillo: se puede llegar caminando al centro de votación, se puede incluso enviar la boleta por correo postal y hasta se puede hacer voto anticipado, como ha estado sucediendo en varios estados con el fin de escoger el próximo presidente de los Estados Unidos.

Pero hace unos casi doscientos año, cuando se estableció una particular norma dentro de la democracia ejercida en Estados Unidos, las cosas no eran tan fáciles.

En la mayoría de los casos de aquel país eminentemente rural y agrícola, los hombres debían trasladarse a caballo o en un carruaje a la capital del condado para lograr ejercer el voto. Y no era descabellado pensar que los trayectos de ida y vuelta tomarían hasta 24 horas a cada elector.

Por lo cual, quedan así descartados el sábado y el domingo -dedicados a la iglesia-, a nadie se le ocurrió tampoco programar las elecciones un día lunes, pues inevitablemente muchos verían afectado su descanso de fin de semana por culpa de las largas distancias que tenían que recorrer  una localidad a otra.

Ante este panorama, desde el año 1845 el martes se definió como el día ideal para ejercer este derecho democrático, ya que el miércoles –habitual día de mercado- tampoco era viable.

Esta es, a modo general, la historia de una fecha de gran valor para Estados Unidos, cuando en casi todos los países restantes del globo los comicios se celebran un día domingo.

Resumiendo: las elecciones en Estados Unidos se realizan cada cuatro años, el primer martes luego del primer lunes del mes de noviembre.

¿Suena extraño?

Sí, para empezar el conteo, tiene que haber un primer lunes en noviembre. Por ejemplo, si el 1 de noviembre cae lunes, pues al día siguiente tendrían lugar las elecciones; pero si ese primer día de noviembre cae un martes -como acaba de ocurrir justo ahora-, corresponde esperar a la siguiente semana.

Hoy por hoy a todos les resulta extraño –y en ciertos casos hasta incómodo- que un evento de tal magnitud como la elección del presidente de un país tenga lugar en un día laboral, lo que para algunos especialistas no representa un estímulo para el elector desinteresado, y hasta le brinda excusas para la abstención.

Para Jacob Soboroff, director de la campaña “Why Tuesday?” (¿Por qué en martes?), se trata de un sinsentido y un modo de no aceptar que los estadounidenses han evolucionado como ciudadanos a lo largo de casi doscientos años.

De lo anterior que este activista haya presentado en múltiples ocasiones un proyecto de ley que busca modificar las normas y llevar las elecciones al fin de semana.

¿Qué hizo a noviembre especial?

Porque para ese momento del año, en pleno siglo XIX, habría culminado ya la temporada de la cosecha, y porque, en espera de las grandes nieves y las bajas temperaturas que azotan a una buena parte del país en invierno, noviembre era un mes de temperaturas templadas, tanto en el norte como en el sur. Recodemos que en 1845 se vivía más pendiente del clima que en la actualidad.

Con información de Telemundo

----- Publicidad ---

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Rompe el silencio! Hijo de Pablo Escobar detalla la muerte y fortuna de su padre (+VIDEO)

Oficiales de la policía cubana arrestando a una integrante de Las Damas de Blanco

¿Por qué los cubanos aguantamos tanto?