in ,

Trump: ¿el «otro presidente de los cubanos»?

Donald Trump le pide a Escocia las gracias
Donald Trump/ Foto: archivo

Durante la «Era Obama», especialmente en sus últimos cuatro años de mandato, la mayoría de las encuestas de organismos nacionales e internacionales entre los cubanos residentes en la isla arrojaban una verdad alarmante: la desconfianza casi total del pueblo hacia la gestión política de Raúl Castro, y una abrumadora esperanza en los pasos que la Casa Blanca iba dando en relación con los cambios que Cuba necesitaba.

En la diáspora, también la mayoría de los casi tres millones de cubanos dispersados por el mundo consideraban beneficiosa la decisión de Washington de apartar su tradicional guerrerismo y apostar por una nueva era de diálogos con La Habana.

¿Por qué entonces gran número de cubanos en Estados Unidos votaron a favor de Trump, pese a sus promesas de poner mano dura a la inmigración? ¿Llegará a ser Trump «el otro presidente de los cubanos», como era considerado Obama por su impacto social en la isla?

Si se quiere encontrar respuestas, hay que empezar por un primer elemento significativo: los cubanos que viven en Estados Unidos no se consideran inmigrantes. Aunque pueda parecer un disparate, los estudios apuntan a ello: a diferencia de mexicanos, puertorriqueños, venezolanos y otros latinoamericanos, Estados Unidos, y en especial La Florida, es para los cubanos una segunda patria. Durante las últimas cinco décadas han llegado allí con la intención de integrarse en un ámbito que incluso desde la isla ya sienten propio, gracias a las cercanías históricas y culturales entre ambas naciones, y también a las facilidades que para la emigración cubana ofrecen las leyes norteamericanas.

El otro elemento destacable es la desilusión de buena parte de los exiliados cubanos en Estados Unidos sobre lo que consideran un error de previsión política en la administración demócrata: pese a las numerosas denuncias internacionales que alertaban sobre el recrudecimiento de la represión al creciente movimiento opositor en la isla, la Casa Blanca mantuvo su decisión de colocar al final de la lista de negociación entre ambos gobiernos las conversaciones sobre el respeto a los derechos humanos, posición que fue secundada también por la Unión Europea.

Una breve mirada al comportamiento de los emigrados cubanos en las redes sociales permite observar que inicialmente se manifestaban temerosos de que a Estados Unidos pudiera llegar un gobernante que dirigiera la gran nación del norte al estilo totalitario de los hermanos Castro, Chávez, Maduro y Ortega, pero cuando Donald Trump prometió revisar la política en relación con Cuba y Venezuela, se produjo un estallido de apoyos a su gestión que fue aumentando el número de sus admiradores entre emigrados provenientes de los países que integran el grupo del ALBA.

En la isla, apenas las noticias comenzaron a dar el triunfo de Trump como una posibilidad cada vez más cercana, los voceros periodísticos reforzaron la visión que venían anunciando desde que comenzó esta campaña presidencial: la llegada de Trump a la Casa Blanca podría significar un retroceso en las relaciones bilaterales y el empeoramiento de la situación económica y social del pueblo cubano. Y mientras ya en las redes sociales los cubanos de la isla se manifiestan tan tristes y derrotados como los votantes demócratas norteamericanos, habrá que esperar qué reacción oficial ofrece el gobierno de Raúl Castro.

Continuar leyendo en DW

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MINTUR: desde 2014 se han aprobado cerca de 40 contratos con compañías extranjeras

Candidato republicano Donald Trump | cpem

Y ganó el Coco…