in ,

El delegado está cansado

Una noche hace poco se había convocado a todos los vecinos a una rendición de cuenta.

Casi siempre participo, porque me interesa saber cómo marchan las cosas en la comunidad, y también para reírme un poco de toda la bobería que se habla, y digo bobería, pues por lo general se exponen problemas que a través de los años continúan sin resolverse.

Por ejemplo: una fosa que drena hacia la calle, y desde hace más de dos años afecta a todos, y no ha tenido solución, porque dicho por el mismo delegado,  y que conste que lo tengo grabado en audio, es la propia institución de Salud Pública la no ha tomado carta en el asunto, pese a que el municipio de Marianao cuenta con muchísimos casos de dengue, y ahora de reciente aparición, zica.

El delegado nos explicó que busca relevo ya que está enfermo y muy cansado, (supongo que por no poder encontrar solución a nada) y que busca relevo en la juventud, porque  lleva treinta años en el puesto y siempre que se hace la votación sale electo.

Lo cierto es que a nadie le interesa ocupar ese cargo, de cualquier manera que todos sabemos lo que eso representa, hay que lidiar con una innumerable lista de demandas que nunca se solucionarán, como ya lo he dicho alguna vez, esto no hay quien lo arregle.

Haciendo acto de presencia, el jefe de Sector (el mismo que asesinó a sangre  fría  al perro de la doctora del consultorio médico) habló de la cantidad de delincuentes juveniles que pululan por las calles en horas de la madrugada, y puso en tela de juicio sus actos.

Algún que otro vecino se quejó, puesto que en horas tardes  de la noche los que no hacen nada se aglomeran en esquinas, y no dejan dormir a quienes tienen que levantarse al día  siguiente a trabajar.

Al final, luego de mucha labia, concluyó la rendición, y todos regresamos a nuestras casas.

Hoy, al despertar y salir a la calle, comprobé que todo tiene los mismos matices. No han dejado de verter la basura en la misma esquina; los muchachos siguen empinando papalotes en techos ajenos; en algunas casas ponen música a volúmenes que compiten con discotecas estatales y las aguas albañales surcan las calles de la ciudad.

Pero no importa, solo pienso en el delegado que está muy cansado, y en que nada tendrá un revés, pues aun así, entre la pudrición que nos rodea, nuestra vida sigue siendo bella.

Publicado originalmente en Havana Times

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medio Oriente: Cientos de iraquíes hacen fila por comida en Mosul

Donald Trump speaking with supporters at a campaign rally at Veterans Memorial Coliseum at the Arizona State Fairgrounds in Phoenix, Arizona

Trump tiene simpatizantes en La Habana