in

Régimen mantiene retenidos a dos periodistas independientes

Egipto tiene la mayor tasa de periodistas encarcelados|www.clasesdeperiodismo.com

Los periodistas independientes Manuel Guerra Pérez, director del boletín Cimarrón de Mayabeque y Lisbey Lora, editora de ese medio, se encuentran detenidos en San José de las Lajas desde el pasado 28 de noviembre.

Según reseña Diario de Cuba, la también periodista del Cimarrón, Rosa Avilés, infomó que familiares de ambos desconocieron su paradero durante cuatro días.

Solo el jueves, la madre de Manuel Guerra fue contactada por la Policía para informarle de la detención de su hijo y decirle que se le hará un registro en su casa, indicó Avilés.

Le permitieron visitar a su hijo y llevarle algunas cosas, pero la visita tuvo lugar en presencia de dos agentes de la Seguridad del Estado, añadió.

Por su parte, Lisbey Lora no pudo ser visitado por su hermana.

Las autoridades han dicho a los familiares que el caso llegará a los tribunales. No se sabe aún qué cargos pretenden imputarle.

No es la primera vez que Guerra Pérez y otros periodistas del Cimarrón son víctimas de detenciones arbitrarias mientras intentan hacer su trabajo.

En las ocasiones anteriores, Guerra Pérez ha recibido desde amenazas de cárcel hasta propuestas de escribir «noticias poco polémicas e incluso falsas».

Esas detenciones duraron horas y después Guerra Pérez fue abandonado en algún sitio despoblado, desde el cual tuvo que caminar kilómetros hasta el pueblo más cercano.

Cimarrón de Mayabeque es uno de los boletines que edita el Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP).

Con información de Diario de Cuba

Written by María Fernanda Muñóz

Periodista venezolana. ¿La mejor arma? Humanidad. Pasión se escribe con P de periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los detalles sobre el funeral de Fidel Castro en Cuba

Fidel Castro: ¿Ya estaba muerto, o me equivoco?

Cenizas de Fidel Castro llegan al cementerio de Santa Ifigenia