in ,

A pesar del triunfo de los cubanos, Fidel Castro satanizó la MLB

La interrogante ahora es saber si de verdad, con el fallecimiento de Fidel Castro, el beisbol de las Grandes Ligas deja de estar ‘satanizado’ en Cuba

La interrogante ahora es saber si con el fallecimiento de Castro, el beisbol de las Grandes Ligas deja de estar 'satanizado' en Cuba y vuelve a ser el deporte pasatiempo nacional que una a ambos países en una nueva realidad.
La interrogante ahora es saber si con el fallecimiento de Castro, el beisbol de las Grandes Ligas deja de estar 'satanizado' en Cuba y vuelve a ser el deporte pasatiempo nacional que una a ambos países en una nueva realidad. EFE
Loading...

El fallecido ex dictador cubano Fidel Castro vio cómo uno de sus sueños deportivos, convertir al beisbol aficionado de su país, considerado deporte nacional, superior al de las Grandes Ligas, nunca se realizó. Por el contrario, los mejores peloteros antillanos fueron los primeros en desertar y renegar del sistema político en el que vivían.

Casi ninguna de las figuras y prospectos cubanos querían quedarse en la isla caribeña y buscaron siempre la manera de abandonar el país y tener la oportunidad de alcanzar su mejor rendimiento, aun a costa de poner en peligro su vida, dejar a sus familiares y de no poder regresar más.

A pesar del embargo económico, también a través de terceros países lograron superar las trabas legales que les permitieron hacerse profesionales, estrellas y millonarios.

Loading...

El lanzador derecho Liván Hernández fue el primero de las grandes estrellas del béisbol cubano que llegó a las mayores y lo hizo para jugar con los Marlins de Miami a los que les dio un título de la Serie Mundial en 1997, cuando recibió el premio de Jugador Más Valioso (MVP), además de ser llamado dos veces al Juego de Estrellas.

Hernández además ganó el MVP por el Campeonato de la Liga Nacional en 1997 y el Bate de Plata en el 2004, de una carrera que duró 17 temporadas.

Loading...

Pero si Liván triunfó, mejor estuvo todavía su hermanastro Orlando ‘El Duque’ Hernández, que siguió sus pasos y desertó de Cuba cuando era lanzador de lujo del béisbol de su país.

‘El Duque’ jugó con los históricos Yanquis de Nueva York con los que consiguió cuatro títulos de la Serie Mundial desde 1998 hasta el 2000 y luego en 2005 con los Medias Blancas de Chicago, además de recibir el premio de MVP por el Campeonato de la Liga Americana en 1999.

Luego llegaría en 2003 otro lanzador espectacular y ganador el también derecho José Contreras, que fue fichado por los Yankees para luego irse con los Medias Blancas de Chicago con quienes en 2005 consiguió el título de la Serie Mundial.

A partir de ese momento la salida del talento del beisbol cubano hacia las Grandes Ligas ha sido permanente y en la actualidad, a pesar del embargo, ya hay más de 20 peloteros antillanos en las mayores.

Lo que significa la decadencia permanente del sistema aficionado de competición del béisbol y del resto de los deportes que existe en Cuba bajo el régimen comunista, donde no pueden desarrollar su mejor talento.

A pesar de que el ex presidente Castro siempre fue un defensor acérrimo del béisbol, que llegó a jugar en su juventud, lo utilizó como imagen de las ‘bondades’ que tenía su régimen en el apartado del desarrollo deportivo y de intercambio de buena voluntad en las relaciones con Estados Unidos.

De ahí que fuese precisamente a través del deporte del béisbol cuando un equipo de las Grandes Ligas, los Orioles de Baltimore, fuesen a competir por primera vez en territorio cubano, el 28 de abril de 1999.

Se trató de algo inolvidable en Cuba, con el país paralizado para ver si su selección nacional podía ganar a un equipo de las Grandes Ligas, algo que no sucedió con Fidel Castro presente en el partido junto al comisionado de las Mayores, Bud Selig, y el dueño de los Orioles, Peter Angelos.

El suceso era inédito y abría una ventana de esperanza en el complejo escenario político-deportivo entre dos países antagónicos.

La prestigiosa selección nacional cubana, doble campeona olímpica y más de 20 veces titular mundial, jugaría por primera vez contra una novena de las ‘satanizadas’ Grandes Ligas desde el triunfo político de Fidel Castro en enero de 1959.

Castro, el mismo que había declarado el 14 de enero de 1962 durante el inicio de la I Serie Nacional (Aficionada) que la renuncia al profesionalismo “era el triunfo de la pelota libre sobre la esclava”, se sentó de manera afable junto a Selig y Angelos.

Los más expertos en política creyeron ver la diplomacia del ‘ping pong’ –utilizada por los Estados Unidos a comienzos de la década del 70 para fomentar el deshielo en las relaciones con China–, ahora con el deporte del béisbol por medio.

Como siempre sucedió con Fidel Castro, todos se equivocaron, en cuanto a ese gesto de cara a la venta de imagen de la calidad del equipo nacional internacionalmente, generase cambios en el sistema político de la isla y permitiese a los peloteros llegar al mejor béisbol del mundo sin tener que renunciar a su país.

Los peloteros cubanos demostraron que podrían competir como un equipo de las Grandes Ligas, pero del resto nada cambió porque todo siguió igual para los ciudadanos de a pie y de los deportistas que no podrían competir en el exterior como profesionales.

Los enfrentamientos deportivos dejaron también un empate con triunfo de los Orioles por 3-2 en 11 entradas disputado en el estadio Latinoamericano, el 28 de marzo, y derrota del equipo estadounidense en su campo del Camden Yard de Baltimore (12-6), el 3 de abril.

Tuvieron que transcurrir 17 años para que la competición de las Grandes Ligas volviese a Cuba, el pasado 22 de marzo, y esta vez con los Rays de Tampa Bay y el presidente estadounidense Barack Obama de espectador de lujo, en la Habana, junto con el actual mandatario cubano Raúl Castro.

Tampoco ha cambiado nada en Cuba en el apartado político, ni en el deportivo, pero sí se ha dado ya el reconocimiento por parte de Tony Castro, vicepresidente de la Federación Internacional de Béisbol (IBAF, por sus siglas en inglés) e hijo del expresidente Castro, que el modelo actual “no sirve” y aboga por lo que todos piden dentro del deporte del béisbol nacional como es tener la libertad de jugar en las ligas extranjeras que deseen.

La interrogante ahora es saber si de verdad, con el fallecimiento de Fidel Castro, el beisbol de las Grandes Ligas deja de estar ‘satanizado’ en Cuba y vuelve a ser el deporte pasatiempo nacional que una a ambos países en una nueva realidad histórica.

Publicado en SwingCompleto

Written by Daniel De Malas Andreu

Baseball Analist, Journalist, Comentator and Fan. In love with my family and perpetual friend of my friends.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los guardianes de Fidel Castro

¡NO HABRÁ CULTO A LA PERSONALIDAD! Los guardianes de Fidel Castro (+Video)

Chucho Valdés hará concierto inaugural de Festival Jazz Plaza de La Habana