in ,

¡ARRECIA LA CENSURA! Cuba sigue censurando a sus artistas

El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar
El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar
 

El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar, en La Habana, según anunció en su página de Facebook. El talentoso creador, quien se desempeña como fotógrafo, director de fotografía, realizador y productor, y es profesor del Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDi), presentaba una fotografía que no será exhibida en donde mostraba a una mujer desnuda limpiándose el ano con el periódico “Trabajadores”, el órgano oficial de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), la organización sindical del gobierno cubano que supuestamente aglutina y defiende los derechos de los trabajadores cubanos.

La pieza de Coll lleva por título “Valor de Uso”, término que en Economía significa “la aptitud que posee un objeto para satisfacer una necesidad”. En este caso, el artista sugiere que ni la central sindical ni la información de este diario tienen beneficio alguno más allá de que su material pueda ser reutilizado en sustitución de un papel sanitario, de gran escasez en la quebrada isla comunista. Se desconoce por el momento si su censura tenga consecuencias mayores, pues es miembro de importantes órganos oficialistas como la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Todos los intentos por contactar a este graduado de la carrera Comunicación Social en la Universidad de La Habana en 2005 y presidente para la Región del Caribe de la Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana (WACC) fueron infructuosos.

Una pieza conceptualmente similar a la de Coll tuvo grandes consecuencias para su autor hace casi 30 años. En 1990 en la muestra “El objeto esculturado”, que tuvo lugar en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, en La Habana Vieja, se incluyó el performance de uno de los artistas cubanos más reconocidos: Ángel Delgado. Su acción consistía en defecar, delante del público tras bajarse el pantalón y quedar semidesnudo, sobre el periódico “Granma”, el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC). Por esta acción, Delgado fue enviado a prisión durante 6 meses, la pena máxima por la que se condena a una persona en la Isla por “escándalo público”.

La censura en el arte cubano tiene una larga historia y ha sido una constante del gobierno de ese país después de 1959, quien desde las primeras décadas de la dictadura de los Castro instauró el arte como un “arma de lucha”. Las obras de artes visuales que critican la situación social actual pueden a veces pasar desapercibidas, pero aquellas que utilizan símbolos que representan al poder y/o al gobierno castrista pueden ser duramente atacadas. Sin embargo, es bien cierto que la mayor preocupación de los censores cubanos son las artes que llegan a un público mayoritario, como lo son los audiovisuales (cine, documentales, series, TV, etc.) y la música, de ahí la prohibición de escuchar a determinados artistas y la de hace unos pocos años de los cines particulares de 3D después de un corto período de aprobación, la lucha contra “El Paquete” y la presentación de su contraparte gubernamental “La Mochila”, así como la presión que existe sobre músicos, sobre todos los que interpretan música popular bailable. El arte que se exhibe en galerías, con sus pinturas, fotos, esculturas y muchas otras modalidades de las artes visuales, es ciertamente para una audiencia reducida.

Solo recuérdese el caso reciente del reguetonero Osmani García, quien luego de la publicación de su película de ficción “Buquenque”, en la que dos amigos deben enfrentar duras dificultades para alcanzar sus sueños, fue censurado completamente en la Isla por considerarse un filme subversivo y se le prohibió cantar en público de nuevo, por lo que pasó más de un año alejado de los escenarios y terminó emigrando hacia Estados Unidos con una visa de trabajo. Según me relató Osmani García, la orden de su censura habría sido dada por el propio vicepresidente cubano Miguel Díaz Canel y que incluso varios dirigentes a nivel provincial en la Isla fueron removidos de sus cargos por permitirle cantar en público luego de que fuera censurado. Esperemos que la historia no se repita con el fotógrafo Erick Coll. Sería lamentable y otro gran crimen contra la libertad de expresión en Cuba.

El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar
El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar
El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar
El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar
El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar
El artista cubano Erick Coll, residente en la Isla, fue censurado recientemente por el Salón de Arte Erótico de Alamar

Por Alejandro Condis

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instalaciones de Odebrecht|Archivo

Intervienen las empresas de Odebrecht en Colombia

Hecho en socialismo: Hambre obliga a venezolanos a cazar animales exóticos