in ,

Trump dice que los cubanos lo adoran, pero podría estar equivocado

Donald Trump | captura
Donald Trump | captura

Una de las ficciones más duraderas y no cuestionadas de Donald Trump es la idea de que los cubano-americanos lo adoran. Repite la mentira todo el tiempo.

Durante la temporada de las elecciones, Trump voló a Miami, hizo una parada en Versalles, y se ganó algunos aplausos después de prometer a los inmigrantes cubanos que iba a agredir al régimen de Castro. Desde esa visita, afirma que es amado en la comunidad cubana de Miami.

Mientras se desarrollaba la ruidosa conferencia de prensa del pasado viernes, en la que podría haberse superado con el pura descaro de sus mentiras, Trump dijo de nuevo que los cubanos lo aman.

Pero los datos básicos del votante contradicen esta idea. Según un análisis independiente de los resultados de las elecciones de noviembre, Trump se desempeñó peor que cualquier otro candidato republicano en la historia en los barrios mayoritariamente cubano-americanos de Miami.

«Cuba ha sido muy buena conmigo, en las elecciones de la Florida, ya sabes, el pueblo cubano, los estadounidenses», dijo.

Trump empezó a discutir sobre Cuba cuando le preguntaron sobre su cena hace dos noches con su esposa Melania y Marco y Jeanette Rubio. Los cuatro invitados a la cena discutieron la política de Cuba la mayor parte de la noche.

Pero la idea de que el pueblo cubano ha sido «muy bueno» para triunfar en las elecciones de la Florida es una tontería.

El único condado de Florida que Trump perdió en la primaria republicana fue el cubano-pesado Miami-Dade. Y, según un informe independiente sobre los resultados de las elecciones generales de 2016, Trump recibió un número históricamente pequeño de votos en los barrios cubano-americanos de Miami-Dade.

Según el informe -que fue compilado en diciembre por el operativo político demócrata Giancarlo Sopo, junto con el profesor de sociología de la Universidad Internacional de Florida, el doctor Guillermo Grenier- Hillary Clinton triunfó en Trump (o hizo ganancias gigantescas) en profundos enclaves cubanos como West Miami , Hialeah, y Westchester, que contiene la mayor concentración de personas cubano-nacidas en América.

«En el condado de Miami-Dade, donde uno de tres residentes es cubanoamericano, Clinton ganó 30 puntos, 64 por ciento a 34 por ciento, una mejora de 81.688 votos para los demócratas a partir de 2012», dice el informe.

En los enclaves cubanos de Miami, Trump apenas consiguió victorias en las ciudades que Mitt Romney ganó con facilidad hace cuatro años. Hialeah normalmente se vuelve duro cada año electoral – Romney ganó la ciudad en 9 puntos porcentuales en 2012. Pero en 2016, Clinton y Trump fueron efectivamente empatados.

En West Miami, los demócratas lograron 13 puntos mejor que en 2012. Y en Westchester, los demócratas obtuvieron 14 puntos. (Trump apenas ganó las tres ciudades.)

El informe dice que Clinton recibió un número medio de votos para un candidato demócrata en esas ciudades. En lugar de eso, dice, Trump casi sopló un montón de victorias. En el recinto, según el estudio, Clinton obtuvo 11 puntos más que Barack Obama en la mayoría de los recintos cubanos en 2012.

Latino Decisions, un servicio de encuestas de opinión pública, también encontró que Clinton ganó la mayoría de los cubano-americanos en todo el país – la primera vez que un candidato demócrata a la presidencia ha golpeado a un republicano en esa demografía.

A mediados de la temporada electoral, Trump tomó una postura dura sobre el régimen de Castro. Probablemente lo hizo como favor con los cubanos mayores en Miami, que tienden a votar republicano.

Pero según Sopo y Grenier, ese cambio de política no hizo casi nada para persuadir a los cubano-americanos escépticos de «hacer que América vuelva a ser grande». (Sin embargo, el movimiento le hizo ganar el primer asentimiento de la Asociación de Veteranos de la Bahía de Cochinos).

«Con Clinton logrando avances significativos en los vecindarios cubano-americanos, las encuestas que muestran que la mayoría de los votantes cubanos apoyan las políticas de compromiso y ninguna señal de que la Cuba de Trump 180 ° lo ayudó, simplemente no hay evidencia que respalde la afirmación de que la política de Obama en Obama dañó a los demócratas O que una postura de línea dura benefició a los republicanos «, dice el informe.

Traducido de Miami News Times

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Luis Almagro (OEA) y Rosa María Payá firman acuerdo. / Foto: Cortesía

Todo listo para entregar el premio Oswaldo Payá

#Cuba Deportados en su propio país

Régimen castrista redobla su acoso contra los ‘cuentapropistas’ cubanos