in ,

Una movida que pone en jaque al régimen

Luis Almagro (OEA) y Rosa María Payá firman acuerdo. / Foto: Cortesía
Luis Almagro (OEA) y Rosa María Payá firman acuerdo. / Foto: Cortesía

Cuando Rosa María Payá —líder de la organización civil Cuba Decide y presidenta de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia—dijo hace apenas una semana que había que mudar el escenario a Cuba, no alcancé a medir la trascendencia de sus palabras. Tampoco supuse que un acto sencillo —como la organización y entrega de un premio— pondría en posición de jaque al régimen de Raúl Castro.

Le confesé ambos detalles a Boris González Arenas, uno de los dos únicos periodistas independientes cubanos que logramos “burlar el cerco” establecido por la Seguridad del Estado en torno a la casa de la familia Payá-Acevedo, donde tuvo lugar la entrega, en la mañana del 22 de febrero, del Premio Oswaldo Payá Libertad y Vida.

Sin embargo sería justo señalar que el propio régimen también contribuyó, con nota de sobresaliente, a este jaque, al cometer tres jugadas suicidas al hilo: negar la entrada al país, para asistir a la entrega del galardón, a Luis Almagro, secretario general de la OEA; a Mariana Aylwin, exministra de Chile; y a Felipe Calderón, expresidente de México.

Quizás para la opinión pública internacional podrían pasar inadvertidos el conjunto de arrestos y de actos represivos por parte del régimen que lograron impedir que activistas, promotores de organizaciones civiles y periodistas independientes —como Iván García y Manuel Guerra— acudieran a la ceremonia.

Incluso también podría pasar desapercibido que el régimen detuviera en el mismo aeropuerto y expulsara del país al chileno Juan Carlos Vargas, miembro de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, junto a otros invitados extranjeros.

Pero es sin duda en aquella torpe faena de negar tres visados donde se destaca el desgaste del régimen en la Isla, que no ha podido calcular el agravio de haber impedido la entrada al país a tres influyentes personalidades políticas latinoamericanas. Un desgaste que también ha estado signado por una zona del contexto nacional poco atendida por la prensa independiente en la Isla: cada día más ciudadanos deciden integrar o colaborar con organizaciones civiles opositoras; cada día más ciudadanos deciden acudir a los periodistas y medios independientes para poner voz y rostro a sus tragedias y dolores; cada día más ciudadanos optan por no participar del “drama revolucionario”.

Es decir, cada día crece la sociedad civil cubana en conciencia de sí misma, y a un mismo tiempo nos toca más cerca aquel vaticinio de Oswaldo Payá “que se le dé la palabra a los cubanos […] y verán como hasta esa parte del pueblo que desfila con uniforme y grita en la Plaza, votará por nuevas leyes, votará por la verdad, votará por la libertad”.

Durante la entrega del Premio Oswaldo Payá —en ausencia de sus ganadores— se leyeron las palabras que desde Miami enviara Ofelia Acevedo, viuda de Oswaldo Payá Sardiñas. También se trasmitió el video del expresidente mexicano Felipe Calderón con su mensaje de solidaridad hacia la causa de la sociedad civil cubana en su camino de transición hacia la democracia.

Los presentes ya teníamos conocimiento previo de las declaraciones que, por su parte, habían ofrecido tanto Luis Almagro como Mariana Aylwin, respecto al desaire del régimen que impidió sus participaciones en el evento. Este conjunto de declaraciones, emotivas, abiertas y sinceras todas, me hicieron comprender finalmente el alcance de la expresión “hay que mudar el escenario a Cuba”.

Y las palabras de apertura de Rosa María Payá, podrían dar idea del próximo jaque: “por mucho tiempo el pueblo cubano se ha sentido solo […]. El día de hoy marca un antes y un después en ese sentimiento de soledad del pueblo cubano”.

Publicado originalmente en Diario de Cuba

Written by Diario de Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Miles de cubanos salieron a la calle por primera vez desde la revolución, para protestar por la crisis del período especial. El fotógrafo holandés Karel Poort, de vacaciones en la isla en ese entonces, captó estas imágenes.

“El pueblo cubano tiene derecho a autogobernarse”

Luis Almagro | twitter

La carta de Almagro a Rosa María Payá tras prohibición de entrar a Cuba