in ,

Cubanos que arriesgan sus vidas por el patético estado de las viviendas (+VIDEO)

Vivienda en Cuba | martinoticias
Vivienda en Cuba | martinoticias
 


Con solo realizar un pequeño recorrido por las calles de La Habana, más allá de los acostumbrados sitios de atracción turística, se puede comprobar cómo el ciudadano de a pie arriesga su vida a diario por el grado de deterioro de las casas del lugar.

De hecho, Hispano Post ha revelado que incluso, varios isleños han fallecido, producto del patético estado en las cuales se encuentran muchas viviendas de los residentes de la isla, donde no ha faltado explosiones de vencidas tuberías de gas, escasez de agua o cortes continuos en la electricidad, entre otras deficiencias.

Una cubana consultada sobre este problema, respondió: “Esto está bastante critico, esto está inhabitable para una persona normal”. Y es que en los alrededores de la vivienda y en su interior se puede evidenciar cómo caminan y corren a todo andar diversos tipos de roedores, entre estos, las ratas, cuyo orine es transmisor por excelencia de la leptospirosis, una enfermedad mortal para los humanos.

Otros cubano residente de una de estas viviendas, manifestó:

Esto está tan mal, estos cables están tan mal, que aquí cualquier fallo que haya, esto coge candela, se prende

Son casas que representan una verdadera guillotina para la vida de cualquiera que la habite. en este ámbito también se ubican los llamados “quimbos“, un término que hace referencia a rústicas viviendas de varias aldeas y tribus de África, y que los cubanos lo usan generalmente de forma despectiva para definir un lugar desagradable o ruinoso.

Estos ‘quimbos’ cubanos, en los predios urbanos, emergen como una solución desesperada ante la falta de viviendas en la nación caribeña.

Son viviendas de lo más disimiles, construidas con los más insospechados materiales, la mayoría reciclados o recogidos en basurales y vertederos.

Materiales como pedazos corroídos de tanques, láminas de hojalata, nailon, cajas de cartón o madera, pedazos de fibrocemento y fibra de vidrio, neumáticos, costanera, restos de madera, pedazos de carrocería automovilística, placas radiográficas, entre otros, sostienen las rústicas viviendas de estos pobres cubanos, víctimas en definitiva de casi sesenta años de dictadura castrista.

Quizás muchas personas podrían sostener que los propios habitantes de estas viviendas deberían preocuparse por mantener el lugar, pero el sueldo promedio de un cubano en la Isla ronda aproximadamente por los 40 dólares, un dinero que por mucho que ahorre cualquier ciudadano de a pie, no podría solventar lo que equivale comprar una vivienda o mantener su propiedad actual en la mayor de Las Antillas. Es cuestión de implementar políticas públicas asertivas que dignifiquen la calidad de vida de la población.

Redacción CPEM

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuba dice presente en la Feria mundial de nuevas tecnologías CeBIT 2017

Los países más felices del mundo están en Europa