in

Denuncian ante la CIDH racismo en Cuba y violaciones de derechos humanos

Una mujer permanece junto a un grafiti pintado en la pared de una vivienda, que muestra la imagen de una afrodescendiente, en La Habana Vieja.
Una mujer permanece junto a un grafiti pintado en la pared de una vivienda, que muestra la imagen de una afrodescendiente, en La Habana Vieja. Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Dos agrupaciones de la sociedad civil cubana llevaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDHsus denuncias sobre discriminación y represión a afrodescendientes en Cuba, así como la violación de sus derechos humanos.

Ante la CIDH, se presentaron para desarrollar en la audiencia por los Derechos Humanos, el Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos y el Comité Ciudadano por la Integración Racial, exponiendo que la desigualdad de oportunidades en Cuba “genera pobreza y marginación social, económica y cultural”.

Según Juan Antonio Madrazo, uno de los portavoces del CIR, el Gobierno de Cuba “invisibiliza” a los afrodescendientes, al no reconocer que son un grupo discriminado, por lo que exigió a las autoridades plena garantía de derechos sociales, económicos y culturales.

«La Revolución (castrista en 1959) piensa que les tenemos que estar agradecidos por tratarnos como personas», añadió.

De acuerdo al testimonio de Madrazo, el Estado cubano, viola los derechos humanos de los afrodescendientes, por lo que destacó la necesidad de definir programas para reducir los estereotipos y perfiles raciales aplicados en el mercado laboral emergente, como el turismo, y que se establezcan «espacios plurales de debate» sobre la problemática racial sin ser perseguidos.

Por su parte, Fernando Palacio, también de esa organización, aseguró  que en Cuba la libre asociación y la libertad de expresión, son derechos violados constantemente y en el caso particular de los afrodescendientes, se les niega el reconocimiento legal a sus asociaciones.

Además denunció que dos activistas de esa agrupación hayan sido detenidos como “delincuentes comunes” con amenazas de cárcel recibiendo expresiones racistas de las propias autoridades.

Por su parte, la vicepresidenta primera de la CIDH, Margarette May Macaulay, consideró que la discriminación es «evidente» considerando que en hoteles y restaurantes, no hay afrodescendientes ocupando los trabajos mejor pagados.

El gobierno cubano no se presentó para refutar los reclamos. Solo las organizaciones de sociedad civil se encontraron ante la CIDH con su “compromiso absoluto”.

En la actualidad, Cuba es el único país de Latinoamérica fuera de la Organización de Estados Americanos (OEA). Durante más de medio siglo, los cubanos han vivido una realidad incierta dentro de la observación internacional, pues a pesar de que el régimen cubano se niega a reincorporarse a la organización, la CIDH sigue atendiendo denuncias de violaciones de Derechos Humanos en la isla, con el propósito de dejar claro que la Comisión está para sus ciudadanos y que el castigo impuesto fue al gobierno, más no al pueblo.

Redacción Cubanos por el Mundo / Con información de Agencias

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Encuentro con la música a través del saxofón | ACN

Inicia el X Encuentro de Saxofonistas en Granma

Cárcel migratoria Siglo XXI en Chiapas, México ; lugar de reclusión de al menos 60 cubanos que esperan llegar a Estados Unidos

«Nos decían que éramos basura»: cubanos cuentan todo lo que vivieron en cárcel mexicana (+AUDIO)