in ,

Aumento del combustible en Cuba podría llegar próximamente

En los próximos días, podría producirse un incremento de los precios actuales del combustible para el sector estatal, donde se calcula solo 0.83 centavos de CUC el litro

El transporte público podría verse afectado por el incremento del combustible
El transporte público podría verse afectado por el incremento del combustible

Cuba podría enfrentarse al año más duro – económicamente hablando- de los últimos tiempos para la isla. Sería este segundo semestre de 2017 una etapa de grandes dificultades para una isla dirigida en nepotismo y altos índices de corrupción, sin separación de poderes, cuyo sistema continúa dejando todo bajo el control del Estado.

No es de sorprenderse, que en la actualidad, los diversos organismos estatales, en su mayoría los vinculados a la producción, corran el riesgo de cierre parcial o temporal, dada la crisis económica que atraviesa la isla, dentro de las que se encuentran fábricas productoras de cemento y materiales para la construcción, algo que pondría a su vez en riesgo importantes proyectos a ejecutarse en la isla.

Ernesto Pérez Chang, para Cubanet, recuerda como a finales de 2016 aún cuando no se reconocía públicamente la crisis que atravesaba Cuba, se pusieron en práctica una serie de medidas que iban desde el extremo ahorro de combustible y evitar que este fuese a parar al mercado negro. Durante 2017, estas medidas de control sobre los hidrocarburos han tenido gran impacto en el cumplimiento de planes productivos de las empresas del Estado.

Según comenta Pérez Chang, en los próximos días, podría producirse un incremento de los precios actuales del combustible para el sector estatal, donde se calcula solo 0.83 centavos de CUC el litro, como para el privado, lo que podría afectar a numerosos servicios, entre ellos, el transporte público.

QUIZÁS DEBAS VER: Cubanos acostumbrados a la ‘barbarie’del transporte urbano

La reducción en el suministro de combustible, se ha topado entonces con un fuerte periodo de sequía, en un momento donde no se sabe a ciencia cierta cuál será el destino de la política estadounidense a Cuba y si llegará el levantamiento del embargo económico como la gran sorpresa de 2017. Todo esto, convertido en una verdadera tormenta de adversidades que harán mucho más compleja la situación interna al aumentar el descontento popular de cara a las elecciones del 2018.

“Se espera que después de junio se ponga bien difícil. No se sabe qué va a pasar ni cómo se va a salir del atolladero. Las cosas no han estado saliendo como se previó y no me refiero solo a la crisis en Venezuela que sí se veía venir sino al problema de la sequía, al comportamiento de las inversiones extranjeras. El boom del turismo que ha sido un verdadero chasco, el descubrir que no estamos aptos para asumir una avalancha de visitantes ni para elevar los estándares de nuestra oferta, en todos los sentidos, y por supuesto, Trump, que ha puesto nervioso a más de uno por allá arriba”, ha dicho a CubaNet, bajo condición de anonimato, un alto funcionario del Ministerio de Economía y Planificación de Cuba.

Mientras, los cubanos temen que se acentúe la precariedad. El regreso de los apagones, la escasez agudizada de agua y la carencia total de alimentos que ya se vive en los comercios. Lo más preocupante para el régimen, que se expanda la urgencia de un cambio político.

“Primero redujeron la mitad de la plantilla. A los que quedamos, nos pusieron primero media jornada de trabajo y como a los seis meses nos mandaron para la casa. Habíamos quedado ‘disponibles’, que es como ellos le llaman a los desempleados. (…) Tienen que reconocer que no pueden. Que no inventen más y que reconozcan que esto se jodió”, comenta Daniel, que trabajara como técnico especialista en la empresa CUPET.

“Hay días en que no se trabaja porque hay que ahorrar electricidad y nos pasamos en el plan. Después, que no hay agua, que si no hay materia prima, así va pasando el mes y al final cobras una porquería. El director dice que ahora estamos bien, que a partir de junio la cosa se pondrá peor. (…) Yo te digo, si me vuelven a meter apagones y otro periodo especial, yo sí salgo para la calle porque esta negra con el estómago vacío sí se pone fea fea”, asegura Regla, obrera de la fábrica de almohadillas sanitarias Mathisa.

Redacción Cubanos por el Mundo / Con información de Cubanet

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡DOLOROSO! La basura de algunos es el sustento de otros

Migrantes ante el Centro de Detención Migratoria de Tapachula, México. (QUE PASA)

Liberan a grupo de cubanos encarcelados en estación migratoria de Chiapas