in ,

«Nos decían que éramos basura»: cubanos cuentan todo lo que vivieron en cárcel mexicana (+AUDIO)

En entrevista con Martí Noticias, dos de los cubanos golpeados en el centro de detención de Chiapas, México, revelaron cómo fue el tormento

Cárcel migratoria Siglo XXI en Chiapas, México ; lugar de reclusión de al menos 60 cubanos que esperan llegar a Estados Unidos
Cárcel migratoria Siglo XXI en Chiapas, México

La liberación de un grupo de cubanos detenidos en la Estación Migratoria Siglo XXI fue la noticia que sorprendió a sus familiares durante este fin de semana, tras un amargo capítulo en una historia de meses intentando llegar a Estados Unidos.

En entrevista con Martí Noticias, dos de los cubanos golpeados en el centro de detención de Chiapas, México, revelaron cómo fue el tormento y cómo se desenvolverán ahora esperando respuesta sobre la petición de asilo, teniendo que presentarse dos veces a la semana ante las autoridades migratorias, durante los próximos 45 días.

“¿Por qué a nosotros no nos pueden dar nuestro salvoconducto igual para esperar en Laredo?”, se cuestionaba uno los migrantes liberados, Guillermo Antonio Álvarez Sánchez.

A sus 21 años, el joven vivió momentos amargos en esa prisión, de la que pensó no saldría, como le habían amenazado agentes del centro de detención, a menos de que solicitara refugio en ese país. Por ello, él tomó la decisión. Eso lo ha llevado a estar bajo la vigilancia oficial mientras espera alguna respuesta.

El paso por esa estación migratoria, era de un par de semanas mientras recibían un permiso de residencia temporal en México para transitar por el país durante al menos 20 días. Que cubanos permanecieran encerrados en esa prisión, era un caso realmente nuevo, todo hasta la cancelación de pies secos/pies mojados.

Guillermo Álvarez, uno de los cubanos liberados de la estación migratoria de Tapachula
Guillermo Álvarez, uno de los cubanos liberados de la estación migratoria de Tapachula

Guillermo logró llegar a México tras haber cruzado varios países de América Latina intentando llegar a Estados Unidos. Partió de Cuba, el 26 de octubre de 2016 con destino a Guyana para luego cruzar a Surinam y Brasil, hasta llegar en vísperas de año nuevo al territorio mexicano.

Al pisar territorio mexicano, se entregó a las autoridades de migración, sin saber que el momento más difícil de su cruzada estaba por llegar.

“Nos decían que nosotros éramos basura”, cuenta Guillermo mientras describe las condiciones del encierro y los maltratos de las autoridades.

 “Allí te tratan mal; la comida muy mala; el agua que parece que le echan hielo. Tú haces alguna pregunta a ellos, y entonces, como ven que tú eres cubano, te tratan mal; no te dan la respuesta que te tienen que dar, y es una mala forma con todo”, insiste.

Los oficiales que se suponían debían velar por el bienestar de los migrantes, terminaban estafando a los familiares, extorsionándolos para evitar que le hicieran algún daño a los privados de libertad.

“Como los teléfonos están pinchados, llaman a tu familia y le dicen: ‘Mira tenemos a tu hijo o a tu sobrino aquí raptado y si no mandas $10.000 dólares o $15.000 dólares, le vamos a arrancar la cabeza’. Entonces la familia desesperada manda el dinero y le roban el dinero”, detalla.

Denunció que tres mujeres embarazadas perdieron sus bebés por las condiciones en las que se encontraban recluidas y por la falta de atención médica durante el encarcelamiento.

La brutal golpiza

Cerca de la medianoche del viernes 10 de marzo, alrededor de 80 oficiales del Instituto de Migración entraron al centro Siglo XXI y empezaron a golpear a todos los que se encontraban a su paso, según comentó Guillermo.

Los cubanos se encontraban protestando a las autoridades para exigir una respuesta, sobre la situación en la que se encontraban y por la que emprendieron una huelga de hambre.

“Lo primero que hicieron fue darle una patada al que tenía la boca cocida”, cuenta. A partir de ese momento trataron de protegerse como pudieron y rogaron por sus vidas: “No, no, no nos den, no nos den”, recuerda el joven que todos gritaban.

Recordó que a un joven le dieron una patada en el área del riñón y en un ojo; y otro al que golpearon en la cabeza y el rostro.

Tras estos sucesos, las víctimas presentaron ante la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Chiapas y el Instituto Nacional de Migración, gracias a la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la misma que también gestionó atención médica para ellos.

“A todos les dieron golpes, pero los más graves están allá adentro todavía”, advierte Guillermo, preocupado por sus compañeros de penurias.

Hasta este martes permanecían detenidos en Siglo XXI, 11 hombres y 7 mujeres de nacionalidad cubana:

Alain Alberto González Díaz

Aracelio Michel Rodríguez Pérez

Pavel Martínez López

Alexis Peña Velázquez

Jordan Plutin Salgado

Alejandro Ochoa Batista,

Michel Acosta Martínez

José Alberto Gómez Bombino

Yasel Saldívar Herrera Erich

Lozano Cartaya

Leonardo José Rondón Martínez

Annieris Morales Fernández,

Jacqueline Silvina Jiménez

Yanet Castro Ferrer

Isnelis Mayans Tamayo

Gleisi Pérez Matos

Yamileydis Velázquez Hernández

Suyin Santana Castañeda

Redacción Cubanos por el Mundo / Con información de Martí Noticias

 

¿QUE OPINAS? NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una mujer permanece junto a un grafiti pintado en la pared de una vivienda, que muestra la imagen de una afrodescendiente, en La Habana Vieja.

Denuncian ante la CIDH racismo en Cuba y violaciones de derechos humanos

Luis Almagro | fotograma

Almagro responde ante activista anónimo que le reclamó su apoyo al pueblo venezolano